25 junio 2012

Galletas rellenas de crema con coco (las de mi madre)


Hace mucho que andaba detrás de esta recetilla que hoy compartimos, una receta que siempre me hace evocar, sin querer, la parte más tierna y bonita de mi vida, mi infancia.
Vivíamos en un barrio de gente humilde, por aquellos tiempos pocos privilegios teníamos, os  hablo de los años #sesentaytantos, pero aún así, al ser todos iguales, no había celos, rivalidades, envidias ni nada parecido. Eramos niños sanos, inocentes y realmente felices con lo poco, o quizás lo mucho, que teníamos.
Mi madre era y es una muy buena cocinera, de ella aprendí mis primeras recetas, pero la repostería y los dulces nunca fueron su fuerte. Quizás, en parte, la culpa sea que por no tener, no teníamos ni horno en casa. No sé quien le pasó esta rica y simple recetilla, ni ella misma lo recuerda, pero se que era una delicia para mis hermanos, para mi y para mis amigas, en aquellos primeros años de nuestra vida.
Como anécdota os comentaré que por aquellos años yo tenia, y tengo, una amiga que se llama Carmen. Su padre tenia una pequeña empresa propia, y hasta tenia uno de los pocos coches que había en el barrio, un Land Rover verde. En él, a veces, nos montaba a todos los chiquillos de la calle y nos llevaba a pasear por los alrededores del barrio o por la sierra y aquello era toda una aventura para nosotros.
Su madre tampoco sabia hacer dulces, pero Carmen, era de las pocas  niñas "privilegiadas" que podía darse el lujo de merendar pan con chocolate.... ummm que delicia!!!!
A ella le encantaban estas galletas rellenas que hacia mi madre... y sabéis que haciamos???  Pues que cuando mi  madre las hacia, ella me cambiaba el chocolate de su merienda por mis galletas, jajajaj
Dios, que añoranza y que recuerdos mas gratos guardo de aquellos felices años!!!
Llevaba mucho tiempo queriendo que mi madre me traspasara esta receta, pero, aunque ella se acordaba de los ingredientes usados en su elaboración, no pasaba lo mismo con las cantidades. 
El otro día estaba mi madre en casa, era sábado por la tarde y todos estaban fuera, de pronto me acordé de las galletas y volví a preguntar a mi madre por la receta. De nuevo la misma respuesta, recordaba los ingredientes, pero no las cantidades.
Por simple deducción, después de muchos años elaborando dulces y postres, dí con las cantidades que yo creía serían las correctas. Tenia todos los ingredientes en casa, así que me decidí a probar.
Estaba en plena elaboración cuando sonó el teléfono, era otra amiga, Paqui. Ella es una de mis mejores  amigas, de aquel barrio y aquellos tiempos, y aún tengo el privilegio de conservar su amistad. Le dije que viniese a casa que estaba elaborando las galletas que hacia mi madre cuando eramos pequeñas, ella también se acordaba aún de ellas. Ella vino a casa y digamos que fue, la catadora oficial de la receta una vez elaborada, ella conocía las galletas y sabia que su critica seria constructiva.
Y si, efectivamente, no me había equivocado, una vez elaboradas y probadas, allí estaban, las galletas rellenas que tantos y tan tiernos recuerdos nos traían.
Como ya os digo, es una receta muy simple y sencilla, pero ahora, en esta época, que no se apetece nada encender el horno, puede resultar una merienda exquisita para nuestros peques. Espero que a ellos les gusten tanto como nos gustaban a nosotras!!!!


 Ingredientes:
  • Tres paquetes de galletas tipo Maria Dorada
  • Una tarrina, 250 gramos, de margarina tipo Tulipán ( es la que usaba mi madre)
  • 150 gramos de azúcar (o algo más para los muy golosos)
  • 2 yemas de huevo ( que sean bien frescos y de confianza))
  • Una taza de café ( o leche)
  • Un "chorrito" de coñac ( u otro licor a gusto)
  • Coco rallado para espolvorear


Elaboración modo tradicional:

Con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales (mi madre usaba un simple tenedor), batimos la margarina con el azúcar durante unos pocos minutos.

Le agregamos las yemas de huevo y seguimos batiendo unos minutos más. No batir en exceso, no queremos una mezcla muy líquida, al contrario, debe quedar homogénea y algo compacta.

Una vez  obtengamos una mezcla homogénea, llevamos un rato al frigorífico. 

Procurad que las yemas sean de huevos bien frescos y de toda confianza, porque se tomaran crudas.

Preparamos la taza de café como tengamos costumbre  y le añadimos el "chorrito" de coñac. Dejamos enfriar.
  
  Si no os gusta el café podéis poner un vaso de leche fría, con o sin licor, según si creéis conveniente que lo tomen los niños. Pero al ser tan poca cantidad la que se utiliza, no creo que sea perjudicial... a nosotros nunca nos pasó nada!!!

  Sacamos la crema del frigorífico, untamos una galleta con una porción de crema y cerramos con otra galleta, como si de un sándwich se tratara.

  Pasamos ligeramente por la mezcla de café  luego por el coco rallado.

  Llevamos a una fuente y seguimos haciendo lo mismo con  las demás.


  Una vez estén todas listas, guardamos de nuevo en el frigorífico hasta la hora de tomar.


Elaboración en Thermomix:

Ponemos la mariposa en el vaso de la Thermomix, echamos en él la margarina y el azúcar. Programamos unos pocos segundos en velocidad 3, para mezclar.

Le agregamos las yemas de huevo y seguimos batiendo unos segundos más. No batir en exceso, no queremos una mezcla muy líquida, al contrario, debe quedar homogénea y algo compacta. 


  A continuación seguiremos los mismos pasos que en el modo tradicional.


   Que me decís... a que se ven deliciosas!!!

  

19 comentarios :

  1. Me da mucha alegría que encontraras esta receta de tu infancia. Se ven deliciosas las galletas y me comería un platico con leche fría en este mismo momento.
    Besos,
    Vero

    ResponderEliminar
  2. Por lo que cuentas estas galletas son algo más que simples galletas, me encantan las historias detrás de las recetas...

    Son de coco, tienen que estar buenas!

    ResponderEliminar
  3. Que buenos recuerdos, estas galletas lo hacen mas estriar donaríais, con pequeñas cosas éramos felices, no había envidias, ni rencores, que galletas mas buenas, menos mal que has conseguido recuperarla, besis

    ResponderEliminar
  4. Que entrada mas bonita!!!!mi madre hacia brazos de gitanos también con galletas ,muy parecidas a las tuyas y sabia a gloria jejejeje besetes

    ResponderEliminar
  5. Yo recuerdo esta receta pero no como galletitas individuales sino como tarta que había que cortar en porciones y a todos nos encantaba. Como dices eramos niños y no nos pasaba nada por tomar un poco de café con estas galletas, qué buenas

    ResponderEliminar
  6. Pues tu madre hacia las mismas galletas que yo, es la misma receta, yo también la tengo en el blog, a mis hijas les encantan y las hago muy a menudo, la unica diferencia es que yo las mojo con leche a la que le cuezo canela y limón y no les echo licor, probaré tu versión.
    Lo demás es igual.
    Besos. LOla

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la historia, yo tambien tengo algunos recuerdos de mi niñez y me gustaria recuperar alguna cosa. Respecto a la receta, pues es la tipica que se inventaban nuestras madres para hacer cosas sencillas y con pocos recursos, por cierto que me ha parecido excelente. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. k entrada tan entrañable k recuerdos más lindos de la infancia...lo que no ideasen nuestras madres...

    Muaks

    ResponderEliminar
  9. Muy buena la receta pero es que todo lo que cuentas en torno a ella es tan bonito que no se que me gusta mas.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  10. Suena... delicioso! Cómo me gustan las recetas que traen recuerdos. Un besazo, linda!

    ResponderEliminar
  11. Choni que delicia de galletas, también me traen buenos recuerdos y me encanta el coco. Bss!!

    ResponderEliminar
  12. Madre mía Choni, la de veces que habré comido yo esas galletas!!! Están deliciosas y era un auténtico goloseo!!!
    Besos.

    Pilar

    ResponderEliminar
  13. Fantásticas, pero aún más tus recuerdos que los has reflejado con mucha añoranza y emoción. Creo qeu los niños de esa época tenéis mucho más de lo que realmente importa que los que son niños hoy día. Incluso yo que tuve mi niñez en los ochenta creo que fue una época mucho mejor...Los niños de hoy veo que tienen tanta cosa material que no aprecian lo que realmente importa.

    El caso, un besazo y enhorabuena por esas galletas, esas amistades y esos recuerdos.

    ResponderEliminar
  14. esta combinacion de crema y coco gusta muchisimo en mi casa,yo hago unos pastelitos pero con plancha de bizcocho que algun dia tengo que sbir...te quedaron geniales,las tengo que probar.
    saluditos.

    ResponderEliminar
  15. Pues ésta receta quiero hacerla!! Los ingredientes me encantan y las fotos lo dicen todo. Que tiene que estar divino!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola que ricas esas galletas,tienen una pinta que no veas, yo hago unas parecidas,besos

    ResponderEliminar
  17. Anónimo26/7/13

    A mi me encantan lo único que el relleno con las que yo las e provado es chocolate y le echas un poquito de leche para que este menos espeso y están buenísimas tan bien pero provare tu receta un muak

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!