11 diciembre 2012

Pestiños tradicionales y caseros con miel


Esta fue una de mis primeras recetas publicadas y hoy la quiero actualizar.
Recordad que el blog apenas cumplió dos años hace unos días,  por lo tanto, estábamos muy cerca de la Navidad cuando lo creamos.
El motivo de la actualización es el mismo de siempre, la poca (más bien nula) calidad de las fotos, que no de la recetilla en cuestión.
Estos son los tradicionales pestiños navideños de mi tierra. Una receta que tengo en mi poder desde hace muchos años y que ni siquiera sé de donde saqué, pero que os puedo asegurar que están ricos, ricos, de verdad.
Esta receta y  todo su proceso de elaboración me traen gratos recuerdos, pero también a la vez me invade una enorme  nostalgia. Nostalgia de un tiempo que pasó y que ya no volverá... que le vamos a hacer, la vida es así y hay que aceptarla!!!
La elaboración de esta receta era algo así como el pistoletazo de salida (más bien de entrada) de la Navidad. Era la receta preferida por mis hijos, porque todos colaboraban en  su elaboración, todos "empringaos" de harina y dispuesto a amasar y hacer figurillas. Figurillas que luego no se podían comer de lo manoseadas que estaban...que recuerdo más gratos!!!
Era  la receta ideal para esas tardes de festivo, lloviendo y con los villancicos oyéndose por alguna parte... ummm, entendéis ahora mi añoranza?
Bueno, pero nada de tristeza, ahora seguimos haciéndolos, igual, sólo que ya son más mayores.
 ¿Recodáis los roscos de la "agüela"Paca?... pues su elaboración es algo similar, ya observaréis que hasta las recetas son parecidas. Necesitaremos algo de ayuda en su elaboración y por este motivo, disponemos de la excusa perfecta a la hora de buscar complicidad con los más peques de la casa.
Para aquellas que ahora estáis disfrutando (si, si, habéis oído bien, dije disfrutando) de ese proceso de crianza y educación de los hijos, tarea difícil, dura, y a veces poco valorada, me atrevería a daros un consejo de "vieja": 
Disfrutad todo lo que podáis de vuestros peques porque antes de que os deis cuenta se habrán hecho mayores y entonces evocareis estos tiempos con añoranza y con cariño... como ahora hago yo!!!. 
Si sois amantes de la cocina y los fogones, y se que lo sois, compartid ese cariño con vuestros hijos, transmitirles ese amor y esa preocupación por una alimentación rica y sana, ellos lo valoraran con el tiempo. Seguro que a la larga vosotras os veréis compensadas... y ellos conservaran un grato recuerdo, por siempre jamás!!!


Ingredientes:
  • Un vaso de aceite de oliva
  • Medio vaso de aguardiente seco
  • Medio vaso de vino blanco (común)
  • Dos o tres cucharadas de azúcar
  • Un puñadito de matalahuga (anís)
  • Cascara de naranja mandarina
  • Zumo y ralladura de una naranja
  • Harina la que admita (unos 700 gramos)
  • Una cucharadita de levadura química
  • Aceite de girasol para freírlos
  • Miel


Elaboración:

Ponemos a calentar el aceite con unas cascaras de naranja (para este paso yo uso mandarina).
  
Cuando la cascara se va arriba, es la señal de que el aceite está en su punto.
  
Echamos entonces la matalahuga, removemos un poco y sacamos del fuego (no freír la matalahuga, sólo dorar un poco).
  
Dejamos enfriar durante unas horas, ha de estar bien frío. Lo ideal es hacer este paso por la mañana y así por la tarde lo tendremos en su punto.

Desechamos las cascaras de mandarina y colamos el aceite, esperamos a que haya soltado todo el aceite la matalahuga.

Echamos en un bol (antes se usaba el "lebrillo") la harina cernida junto con la levadura y reservamos.

Cuando veamos que la matalahuga está bien escurrida la echamos en un "mortero" junto con el azúcar y lo molemos un poco. También podéis usar un robot de cocina para triturarla.

Se lo agregamos a la harina junto con la ralladura de naranja y removemos un poco.

Añadimos ahora el aceite, el zumo de naranja, el vino y el  aguardiente (que debe ser seco) .

Amasamos todo con ayuda de una cuchara de palo y finalmente involucraremos las manos. 

Si hiciese falta más harina, la iríamos incorporando poco a poco. La masa debe quedar suelta, sin adherirse a las paredes del bol ni a las manos.


Dejamos reposar unos minutos tapada, pocos, los suficiente para ir recogiendo un poco los "cachivaches" que se estaban utilizando y que ya no hacen falta.

Espolvoreamos ligeramente la  encimera de la cocina, cogemos pequeñas bolas y estiramos con ayuda de un rodillo, hasta dejar una lamina fina que cortamos en  pequeños cuadrados.

 Doblamos dos de los picos y sellamos.


Ahora llega la hora de empezar a freírlos:

Para este paso es conveniente contar con ayuda, pues la masa no se puede dejar reposar, de lo contrario encogería. Así que mientras una persona va haciendo las figuras la otra va friéndolos.

Ponemos en una sartén abundante aceite, esta vez de girasol, e incorporamos nuestros pestiños.

Sacamos y ponemos en un colador o sobre papel secante, para que suelten el exceso de aceite. 

Una vez fritos todos los pestiños, ponemos a calentar la miel junto con unas cucharadas de agua, a gusto. 

Pasamos a un bol y con  ayuda de unas pinzas, pasamos los pestiños por la miel. Ponemos en una fuente y espolvoreamos con anises de colores.


   Dejamos enfriar un poco y ya tenemos preparados nuestros ricos pestiños caseros!!!


    Yo pienso que ha valido la pena actualizar esta rica recetilla... vosotros que pensáis???


Como ya os dije, esta recetilla es un poco el pistoletazo de entrada en la Navidad... espero sea del disfrute de todos!!


13 comentarios :

  1. qué ricos, me gustan un montón..la última vez los comí en Tánger, exquisitos

    ResponderEliminar
  2. Holaaaa, claro que ha valido la pena actualizarla, me ha encantado verla! una masa casera y rica rica. Tienen que estar buenísimos!
    Ay cuanta razón tienes con lo de los hijos! la mía que en breve cumplirá 24 años y fíjate, parece que fue ayer cuando le daba la teta. He disfrutado mucho, y la he inculcado los buenos valores de la vida y una alimentación sana. Y aunque hubo un tiempo en que pensaba que todo eso iba a caer en saco roto, no no, no es así. Según van creciendo y haciéndose adultos todo lo que inculcaste va saliendo. Eso si que me pone asssiiiiin de ancha jajajajajaja
    Cuantos buenos momentos vividos, y malos, por qué no decirlo, a veces malos, pero pasajeros. La adolescencia es así. Ahora todo el trabajo va dando sus frutos.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  3. Que ricos los pestiños, las recetas tradicionales jamás debemos perderlas, me encanta también la tarta que tienes debajo, la selva negra toda una delicia. Felicidades por esos dos añitos, yo los he cumplido también este puente de la Inmaculada, besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu receta los he hecho un par de veces y no me acordaba bien de las proporciones...

    ResponderEliminar
  5. Te han salido de pastelería, la masa es parecida a los borrachuelos, son unos dulces deliciosos.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  6. Unas fotos y una presentación muy bonita..... solo una queja!!!! no me has traído ni uno... ten amiga para esto !!!

    ResponderEliminar
  7. Nunca los he probado y en cambio forman parte de mi infancia. Siempre estaban presentes en los libros que leía Los Hollister. Esta Navidad deberé cumplir un sueño de la infancia
    Besinos

    ResponderEliminar
  8. Como me gustan los pestiños. Merece la pena volver a editar recetas de los comienzos del blog, no sólo para mejorar las fotos sino para compartirla con muchos más seguidores.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  9. Como se nota por tus palabras que tienes a "la niña" lejos... Sabes que desde que me he ido de Málaga no he vuelto a comer pestiños?? Me da que voy a tener que preparar unos cuantos!!!
    Un beso.

    Pilar

    ResponderEliminar
  10. Que ricos tienen una pinta estupenda un beso

    ResponderEliminar
  11. feliz navidad también para los tuyos, con cariño. me gustan muchísimo los pestiños, los hago a la mínima de cambio, sin necesidad de que sean fiestas señaladas, pero los motivos con lo que los haces tu, bien merecen la espera. los hijos crecen y echan el vuelo, tan rápido, que no nos da tiempo a darnos cuenta de ello hasta que no pasa. un beso fuerte y de verdad, te felicito por esta y todas las recetas.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!