30 marzo 2012

Tarta de manzanas y compota con nata


De nuevo es viernes y se presenta ante nosotros un nuevo y relajante fin de semana.
Creo que no hay una tarta que hay sido versionada más veces que la tarta de manzanas, se adapta a todo tipo de bases y rellenos y todas están riquísimas. Esta que hoy compartimos, por supuesto que no  iba a ser menos, claro está.
Esta tarta  fue otra de las que primero publiqué, pero que se perdieron las fotos del blog y sigo sin saber el por que. Al quemarse el disco duro el año pasado, perdí todas las fotos que tenia guardadas, así que tuve que guardar esta y otras recetillas en borradores, hasta que volviese a elaborarlas y fotografiar de nuevo.
Al día de hoy aún hay algunas recetilla sin fotos, como habréis podido observar si entráis en alguna que otra publicación antigua, pero poco a poco iremos solucionando ese problema, sólo es cuestión de tiempo.
Esta receta es una de las primeras que aprendí a hacer, hace ya algunos años de eso, pero esta vez versioné y acompañé de una rica compota y algo de nata.
Ni que decir tiene que está riquísima, esa es mi opinión, a mi por lo menos me encanta... y espero que a vosotros también!!!
Así que vamos a publicar la recetilla, para que, como cada fin de semana y si tenéis tiempo claro, os animéis a elaborarla, os aseguro que los vuestros os lo agradecerán.


 Ingredientes:
  • 150 gramos de mantequilla o margarina (sin lactosa para intolerantes)
  • 150 gramos de azúcar
  • 100 gramos de harina de repostería
  • 50 gramos de Maizena
  • 3 huevos
  • 1 sobre de azúcar vainillado
  • 1 sobre de levadura
  • Ralladura de limón
  • 3 manzanas amarillas
  • 1 copita de vino dulce de Málaga (o cualquier otro, pero que sea dulce)
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 palito de canela
  • 1 paquete de nata (sin lactosa para intolerantes)
  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 1 cucharadita pequeña de estabilizante de nata (opcional)


Preparación:

Lo primero que haremos será derretir la mantequilla o margarina (yo uso margarina) en un cazo a fuego suave. Reservamos.

Engrasamos un molde y reservamos también. Precalentamos el horno a 180º mientras vamos preparando la receta.

En un bol batimos los huevos, el azúcar, el azúcar vainillado y la pizca de sal, hasta obtener una crema blanquecina.

Añadimos la mantequilla derretida y ya fría y la ralladura de limón, volvemos a batir hasta conseguir una mezcla homogénea.

Cernimos las dos harinas y la levadura y la añadimos a la mezcla que ya tenemos. Mezclamos sin batir en exceso.

Pelamos una manzana y cortamos en laminas finas y cuadradas, tipo tortilla de patatas y la incorporamos a la mezcla.

Vertemos en el molde que teníamos reservado y engrasado y llevamos al horno, unos 40 minutos.Ya sabéis que la temperatura y el tiempo variará dependiendo del modelo de horno.

Una vez transcurrido el tiempo, miramos si está ya hecho el bizcocho. Sabéis que podéis cercioraros si pincháis con una aguja tipo ganchillo en el centro, si sale seca es señal de que está listo.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras tanto, pelamos las dos manzanas restantes y las cortamos, esta vez en trozos grandecitos, como veis en la foto.

Ponemos en un cazo a fuego suave, las manzanas peladas y cortadas, un vaso de agua, la copita de vino dulce, el azúcar moreno y el palito de canela. Cocemos durante unos minutos, no muchos porque son muy tiernas y nos conviene que estén enteras.

Sacamos una vez estén cocidas y escurrimos un poco. Dejamos reducir  un poco el liquido sobrante.

Con ese líquido "emborracharemos" el bizcocho con ayuda de un pincel o brocha de silicona.


 Ahora vamos a decora a gusto:

Para ello pondremos la compota en el hueco del bizcocho, decoramos con el palito de canela.

Montamos la nata como tengamos costumbre, ya sabéis que esta debe estar muy fría, el recipiente donde la vayamos a montar también debe estar frío, así que lo meteremos en el frigorífico un rato antes. 

Le añadimos el azúcar glas y el estabilizante. En caso de no tener estabilizante, podéis poner dos hojas de gelatina hidratada y luego desleída en dos cucharadas de agua caliente, dejar enfriar antes de añadir a la nata.

Ahora decoráis a gusto con la nata, podéis poner más o menos... a gusto de cada uno!!!


 Aquí con algo de nata... me encanta la nata!!!


Y aquí, para todas las amigas que lo piden, os pongo el corte... a que se ve deliciosa ???


26 marzo 2012

Tarta fácil de bizcochitos y crema con frambuesas


Esta es una receta que hacia tiempo quería compartir con todos vosotros. Está sacada de una de esas revistas de las que tanto os hablo y que desempolvé después de muchos años guardadas. Desde que volví a verla, supe que sería una de las que compartiría, precisamente por lo fácil de su elaboración.
La revista es del año 83, justo el año en que me casé. Por aquel tiempo, y a pesar de ser muy precoz mi afición, apenas era una jovencita iniciándose en esto de la  cocina... ya ha llovido desde entonces, si!!!

16 marzo 2012

Copa deliciosa de plátanos (para papá)


  Hola amig@s:
  Este fin de semana celebramos el día del padre. ¿Habéis pensado ya con que rica tarta o postre sorprenderéis a papá? No, pues entonces igual os viene bien esta rica sugerencia... quieres compartirla?
  Es una adaptación mía, o sea una receta tuneada, de un postre que vi en un libro de recetas. Vaya usted a saber cual, con lo despistada que soy!!!
  Lo cierto es que  cuando la vi, enseguida pensé en elaborarla. Pedí opinión a mi queridisimo marido, con respecto a que licor usar, y como no, escogió el whisky porque de todas las bebidas es su preferida, claro.
  Hice sólo dos, una para mi marido y otra para mi, pues el fin de semana pasado no había nadie en casa. Pero os dejo la receta adaptada para seis copas.
  A los dos nos gusto mucho la combinación de sabores, así que he decidido que este año no habrá tarta para papá, habrá copas deliciosas de plátanos... te animas tu a probarlas????
  Si tenéis niños y van a tomarla, ya sabéis que no hay problemas porque el alcohol se evapora con el fuego, pero si os digo que el sabor intenso del whisky igual no les gusta y tenéis que cambiar por cualquier otro licor sin alcohol, más suave para sus paladares.
  Vayamos ahora con la receta, pero antes, quisiera desear un feliz día a todos los Jose, Pepe, Josefa, Josefina, Pepa, Pepita. Y por supuesto, a todos los papis del mundo, se lo merecen por lo mucho que nos quieren, nos cuidan y nos protegen, por todo lo que trabajan y se esfuerzan para que nada nos falte.
  Por desgracia no tengo el mio presente, pero también irá un recuerdo hermoso para él en este día.


  Ingredientes:
  Para seis personas.
  • 12 bizcochitos de huevo o similares
  • 4 plátanos
  • Una cucharada colmada de mantequilla o margarina
  • Dos cucharadas colmadas de azúcar moreno
  • Una copita, generosa, de whisky
  • Un bote de dulce de leche
  • Una tarrina de queso Mascarpone
  • Un brik de nata (200ml.)
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar
  • Cacao para decorar

   Preparación:

   En una sartén pequeña ponemos la cucharada de mantequilla  y llevamos al fuego, suave.

  Añadimos las dos cucharadas de azúcar moreno y derretimos siempre a fuego suave para que no se nos queme.

  Le añadimos la copita de whisky y dejamos evaporar un poco el alcohol.

  Añadimos los plátanos pelados y troceados. Damos una vueltita para que tome sabor, pero no pasarlo mucho. Reservamos.

  En un bol ponemos la nata y el queso Mascarpone y batimos con batidora de varillas hasta montar. Añadimos dos o tres cucharadas de azúcar.

  Pasamos ahora a montar las copas:

  Ponemos dos bizcochitos troceados en cada copa.

  Repartimos en ellas el plátano flambeado y la salsa resultante para que se "emborrachen" los bizcochos.


  Añadimos dos o tres cucharadas de dulce de leche, a gusto de cada uno.

  Pondremos la nata y el queso en una manga pastelera y decoraremos nuestras copas deliciosas con ella.

  Por ultimo decoramos con un poco de cacao en polvo.


  Listas para tomar... creéis que será un rico regalo para papá????



15 marzo 2012

Espaguetis con picadillo de chorizo y toque de nueces



Hola amig@s:
Hace días que no paso por aquí, sé que os tengo un tanto abandonad@s. Pero sé también que sois benevolentes y entendéis que son por causa ajenas a mi voluntad.
Preparar una receta, elaborarla, hacer fotos, corregir y publicar, aunque no os lo creáis, requiere un tremendo esfuerzo. Sobre todo cuando vamos tan corta de tiempo como en estos momentos.
Por eso, mucho me temo que a partir de ahora y por motivos varios, las recetillas que publiquemos serán, como la mayoría de las veces, fáciles de elaborar y que no requiera de mucho esfuerzo por nuestra parte. Eso si, prometo que  serán todas ricas, ricas!!!
Como este plato de espaguetis con picadillo de chorizo y un ligero toque de nueces.
El picadillo, ya os comenté en otra publicación, es el resultado de picar la carne, adobar y preparar para elaborar los chorizos. Justo lo que mi carnicero favorito, Jorge, hacía ayer de mañana cuando le visité, preparar ricos chorizos caseros. Me regaló un poco y me dijo que hiciese espaguetis con ellos, la verdad es que me sorprendió pues nunca había hecho los espaguetis con picadillo.
Así que, como llegaba algo tarde porque llevo días de pruebas y revisiones, no me lo pensé y me puse a ver que salia de aquello. Como podéis ver, lo que salió no está nada mal, verdad???? 
El toque de nueces es idea de mi hijo y tengo que reconocer que la combinación de sabores es fantástica... uy, cuanto saben estos jóvenes!!!
Este niño apunta maneras, y tengo que apostar por él, porque la verdad es que no lo hace nada mal. Justo ayer comentábamos que quiere ir a una escuela de hostelería el próximo año. Me encanta la idea y lo apoyo en ello... ojalá yo pudiese!!!
La receta estoy segura que gustará a niños y jóvenes, porque sé que la pasta es uno de sus platos preferidos... y a ti, te gusta la receta que hoy compartimos????


Ingredientes:
Para seis personas
  • Un paquete de espaguetis de 500 gramos (sin gluten para intolerantes)
  • 300 gramos de picadillo de chorizo (o chorizo fresco si no encontráis el picadillo)
  • 1 cebolla
  • 3 o 4 dientes de ajos
  • 500 gramos de tomate frito
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Orégano
  • Unas nueces picadas

Preparación:

Lo primero será pelar y picar la cebolla y los ajos y trocearlos  pequeños.

Ponemos al fuego, suave, un wok o sartén grande. Ponemos un fondo no muy abundante de  aceite y añadimos los ajos picados y la cebolla. 

Agregamos el picadillo y algo de sal, salteamos un poco. Tapamos y dejamos hacer.

Mientras tanto, cocemos la pasta como tengamos costumbre. Yo suelo cocerla en agua con un chorrito de aceite y sal. Escurrimos, enjuagamos y reservamos.

Una vez esté el picadillo hecho, le agregamos el tomate frito y el orégano, a gusto. Rectificamos de sal si fuese necesario.


 Echamos la pasta  en el wok y removemos.

Emplatamos y  le agregamos las nueces picadas, a gusto de cada uno y decoramos con un poco de orégano fresco o albahaca.


Así de fácil tenemos listo este rico plato de pasta... os gusta la sugerencia????



10 marzo 2012

Corona de queso y melocotón (Tradicional y Thermomix)

  Hola amig@s:
  Un fin de semana más y una nueva receta dulce para compartir. Hoy es un postre, una rica corona de queso y melocotón.
  Esta es una de esas recetilla sacada de las múltiples revistas atrasadas que tengo en mi poder, como si de un tesoro se tratase, y que ya tantas veces os comenté.
  Me encanta este tipo de postre, lastima que por mi intolerancia  a la lactosa no pueda disfrutarlos tanto como quisiera. A ver cuando logramos que comercialicen estos tipos de quesos sin lactosa, para intolerantes, como en mi caso.
  Por lo pronto he conseguido en la farmacia unas pastillas de lactasa, que a veces, sin abusar claro, me tomo cuando quiero darme un merecido homenaje como este.
  De sabor estaba muy rico y suave, pero cuando llegue la temporada, pienso probar con melocotones frescos, seguro que el sabor gana mucho más y el aroma también.
  Pero por lo pronto, nos conformamos con compartir la receta con melocotones en almíbar, por si os animáis a prepararlo este fin de semana, la ventaja del melocotón en almíbar, es que podemos disfrutarlo todo el año.
  Espero que paseis, como siempre, de un feliz fin de semana... en compañía de la family, si puede ser!!!


   Ingredientes:
  • 350 gramos de queso tipo Philadelfia
  • 50 gramos de nata
  • 1 lata grande de melocotones en almíbar
  • 175 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 5 hojas de gelatina neutra
  • nata para decorar

   Preparación modo tradicional:

  Lo primero será abrir la lata de melocotones y escurrirlos en un colador. Reservamos.
  
  Montamos las claras a punto de nieve  y reservamos también.

  Ponemos en un bol con un poco de agua fría la gelatina a hidratar.

  A continuacion ponemos en un cazo 4 o 5 cucharadas del almíbar de los melocotones y  lo ponemos a calentar a fuego suave. Añadimos la gelatina ya hidratada  hasta que se funda. Reservamos.

  Apartamos 3 mitades de melocotón para la decoración y el resto lo ponemos en el vaso de la batidora  y lo trituramos. 

  Ponemos en un bol los melocotones triturados, las yemas de huevo, el queso, la nata y el azúcar y los batimos. Añadimos la gelatina ya disuelta y volvemos a batir hasta  que consigamos una mezcla homogénea.

  Agregamos las claras a punto de nieve que teníamos reservada y mezclamos con ayuda unas varillas manuales, con suave movimiento envolvente para que no se bajen.

 Vertemos la mezcla en un molde, de silicona a poder ser, y llevamos al frigorífico durante varias horas, hasta el momento de servir.


   Para conseguir un desmoldado perfecto, ya os comente el truki que utilizo en otras ocasiones.
  Lleváis durante un rato el molde, una vez esté cuajada la mezcla, al congelador, sin que llegue a congelar del todo, pero si, que esté lo suficientemente duro como para desmoldar sin problemas. Por eso os recomiendo el molde de silicona, porque se desmolda mejor.

  Sacáis un rato antes de utilizar y os quedará ideal... decoráis a gusto!!!



  Preparación en Thermomix:


  Lo primero será abrir la lata de melocotones y escurrirlos en un colador. Reservamos.
  
  Montamos a punto de nieve las claras, muy frías, en el vaso como tengamos costumbre, sacamos del vaso y reservamos también.

  Ponemos en un bol con un poco de agua fría la gelatina a hidratar.

  A continuacion ponemos en un cazo 4 o 5 cucharadas del almíbar de los melocotones y  lo ponemos a calentar a fuego suave. Añadimos la gelatina ya hidratada  hasta que se funda. Reservamos.

  Apartamos 3 mitades de melocotón para la decoración y el resto lo ponemos en el vaso de Thermomix y lo trituramos durante unos 15 o 20 seg / velocidad 5 

  Agregamos las yemas de huevo, el queso, la nata y el azúcar y batimos unos 20 sg. / velocidad 4. 

  Añadimos la gelatina ya disuelta y volvemos a batir unos segundos más  y a la misma velocidad, hasta conseguir una mezcla homogénea.

 Pasamos a un bol y agregamos las claras a punto de nieve que teníamos reservada y mezclamos con ayuda unas varillas manuales, con suave movimiento envolvente, para que no se bajen.

 Vertemos la mezcla en un molde, de silicona a poder ser, y llevamos al frigorífico durante varias horas, hasta el momento de servir.

 Para conseguir un desmoldado perfecto, ya os comenté en otras ocasiones el truki que utilizo.
 Lleváis durante un rato el molde, una vez esté cuajada la mezcla, al congelador, sin que llegue a congelar del todo, pero si, que esté lo suficientemente duro como para desmoldar sin problemas. Por eso os recomiendo el molde de silicona, porque se desmolda mejor.

  Sacáis un rato antes de utilizar y os quedará ideal... decoráis a gusto!!




07 marzo 2012

Sopa de verduras



Hace varios días que no publico nada, la razón ya la sabéis, motivos laborales y personales me lo impiden
Quizás en un tiempo no pueda compartir con la asiduidad que lo veníamos haciendo, espero que entendáis  los motivos y nos disculpéis. Tampoco podremos pasar a visitar a los amigos, que a lo largo de todo este tiempo hemos tenido la suerte de conocer y mucho menos podremos pararnos a comentar en sus blogs. Sólo será cuestión de un tiempo y una vez termine la temporada de costura, volveremos con las mismas ganas e ilusión de siempre.
Hoy traemos una rica, económica  y fácil sugerencia, como viene siendo habitual en el blog, se trata de una rica sopa de verduras.

02 marzo 2012

Tarta de natillas y galletas a modo tradicional


Lo prometido es deuda, o por lo menos eso es lo que dicen. Así que tal y como prometimos hace unos días, aquí tenemos ya, la rica tarta de natillas y galletas, elaborada a modo tradicional.
Son much@s l@s amig@s que la pidieron elaborada de esta forma y hoy por fin pueden disfrutar de ella.
Recordaros que es una tarta que elaboré para mi hija Marta, que lo hice con ayuda de Thermomix y que podéis acceder a ella si pincháis aqui.
Esta vez la elaboré para regalar, por lo que, nuevamente, siento no poder poner el corte de la tarta, pero os aseguro que está riquísima. Eso si, quiero comentaros, que si utilizáis merengue para elaborar la decoración de la tarta, os cercioréis que los huevos son de confianza, ya sabéis que el merengue se elabora con clara de huevo y que ésta va cruda. La salud de los nuestros debe ser, ante todo, nuestra  principal preocupación.
Ésta es, sin duda alguna, una nueva forma de tomar este tradicional y rico postre casero, tan conocido en todos los hogares.
Espero que disfrutéis de un buen fin de semana y que os animéis a elaborarla... os aseguro que os gustará!!!


  Ingredientes:
  • Un paquete de galletas tipo Maria (sin lactosa ni gluten para intolerantes)
  • 75 gramos de mantequilla (sin lactosa para intolerantes)
  • 600 ml. de leche (sin lactosa para intolerantes)
  • 5 yemas de huevos medianos (4 si son  muy grandes)
  • 120 gramos de azúcar
  • 1 sobre de azúcar vainillado
  • 3 cucharadas colmadas de Maizena (unos 50 gramos aprox.)
  • 2 hojas de gelatina
  • Galletas para decorar (sin lactosa ni gluten para intolerantes)
  • Canela molida para decorar
  • 3 claras de huevo para el merengue
  • Una cucharadita de crémor tártaro para el merengue
  • 5 o 6 cucharadas de azúcar glas para el merengue


Elaboración:

Lo primero será elaborar la base de galletas como tengáis costumbre de hacer. Yo suelo triturar  un paquete de galletas con robot de cocina o bien con ayuda de un rodillo.  Una vez estén trituradas, no muy finas, añado la mantequilla y mezclo.

Engraso un molde desmontable y llevo al horno unos 8 o 10 minuto tan solo, de esta forma la base queda más durita. Pero como ya dije, podéis elaborarla según tengáis costumbre.

De los 600 ml. de leche, apartamos 100 en un vaso. El resto lo ponemos a calentar en un cazo a fuego suave y apartamos antes de hervir.

En un bol pequeño hidratamos la gelatina con un poco de agua fría.  Una vez estén hidratadas la escurrimos y le añadimos un poco de la leche caliente y desleimos. Reservamos.

En otro bol, batimos las yemas junto con el azúcar y el azúcar  vainillado.
Lo haremos con varillas, eléctricas o manuales, hasta conseguir una mezcla cremosa.

Poco a poco iremos incorporando la leche tibia, nunca hirviendo, y mezclaremos con ayuda de las varillas, mejor manualmente.

Volvemos a llevar la mezcla al cazo, añadimos la gelatina y ponemos al fuego. Movemos con ayuda, ahora, de una cuchara o de la misma varilla.

En el resto de leche que teníamos reservado, desleímos las dos cucharadas de Maizena y se la incorporamos a la mezcla.

Seguimos batiendo sin parar y siempre a fuego suave, hasta que la mezcla espese.

Vertemos en el molde que teníamos  reservado y llevamos al frigorífico hasta el momento de servir.


Yo elaboré un rico merengue con las claras que nos quedan de elaborar las natillas y un poco de canela molida, pero vosotros podéis decorar a gusto.

Para elaborar el merengue ya sabéis que las claras deben estar muy limpias y frías, añado una pizca de sal y bato con batidora de varillas en un bol. Una vez esté bien montada iremos añadiendo el azúcar glas y un poco de crémor tártaro, que hará que el merengue suba más y se mantenga firme durante más tiempo. Si no tenéis pues lo omitís, pero ya sabéis que ese merengue debe comerse pronto. Estará listo cuando forme picos y al poner el bol boca abajo no se nos caiga.


Decoramos con ayuda de una manga pastelera y un poquito de imaginación.
Podéis espolvorear, también, con cacao en polvo, si no os gusta la canela.