12 septiembre 2013

Salpicón de mariscos


En verano cambia todo, hasta nuestra gastronomía y el uso, o abuso, de según que alimentos.
En esta estacion del año, tan calurosa, nos decantamos más por las ensaladas refrescantes y por el consumo de muchas verduras y hortalizas crudas que nos aportan nutrientes y nos ayuda a hidratarnos. Incluso es muy común ver estas recetas en los bares de nuestros pueblos, sobre todo aquí en el sur. Son las famosas tapitas del bar, esas que solemos tomar en nuestros momentos de relax u ocio, para acompañar a una cervecita bien fresquita, un vinito blanco o un buen tintillo de verano. Por supuesto que, para ello, es imprescindible elegir siempre la mejor compañía posible!!!
Ésta, que hoy traemos, es una recetilla deliciosa, refrescante y llena de ricos nutrientes que aportan a nuestros organismos, un tanto "desordenados" en esta estación del año, ese equilibrio necesario.
Sus ingredientes principales son:
- El tomate, que puede ser considerado como una fruta o una hortaliza ya que ambas denominaciones son correctas. El beneficio que aporta esta sencilla hortaliza a nuestro organismo es superior a ningún otro fármaco que el hombre haya inventado hasta ahora y ningún medicamento ha conseguido poseer tantas propiedades terapéuticas como el tomate. 
Fuente de vitaminas y minerales aporta a nuestro organismo un buen numero de antioxidantes, previene hasta un total de nueve tipos de cáncer, reduce el colesterol, combate infecciones, fortalece el sistema inmunológico, elimina el ácido úrico en la sangre, aplaca el dolor artrítico y reduce el riesgo de infarto. Es un poderoso remineralizante y desintoxicante y protege de enfermedades cardiovasculares.
 Es aconsejable comerlo crudo para que no pierda ninguna  de sus propiedades.
- En el pimiento destaca un importante aporte de vitaminas C, vitamina A, vitaminas B2 y B6 y vitamina E.
Por su alto contenido en betacaroteno es un importante antioxidante que protege a las células de la contaminación y el envejecimiento precoz. Ayuda a prevenir el cáncer, enfermedades cardíacas, hemorragias cerebrales y cataratas. También es aconsejable comerlo crudo para aprovechar todos sus nutrientes y propiedades.
- La cebolla es un poderoso desinfectante natural. Rica en vitaminas, minerales y oligoelementos. Estimula el apetito, regulariza las funciones del estomago y el ser diurética la convierte en  un  buen medio para depurar nuestro organismo. Ayuda a combatir la diabetes, baja los niveles de colesterol, los trigliceridos y el ácido úrico en la sangre. Combate el estreñimiento, los parásitos intestinales, el nerviosismo, el reumatismo, la obesidad y la celulitis. Estudios recientes han demostrado que incluso favorece el desarrollo del tejido oseo, combatiendo así la osteoporosis. Tiene otras muchas propiedades, pero enumerarlas aquí todas seria tarea casi imposible. Por supuesto que es aconsejable su consumo cruda para un mayor beneficio en nuestro organismo.
- Los mariscos los podemos distinguir en tres clases:
Los crustáceos, que son los que poseen caparazón, como las gambas y los cangrejos.
Los moluscos, que son los que tienen concha, como las almejas y los mejillones.
Los cefalópodos no tienen concha ni caparazón y por ello muchos especialistas no los consideran mariscos, estos son los pulpos, sepias y calamares.
Fundamentalmente nos aportan proteínas, pero también algo de grasas de buena calidad y, por supuesto, minerales y vitaminas, entre las que destacamos  la vitamina A y la vitamina B12, vitamina que los alimentos de origen vegetal no contienen.
Entre sus minerales nos encontramos con el hierro, el fósforo, el zinc, el potasio y por supuesto con el yodo.
Apenas tienen aporte calórico y muy pocas grasas lo que los convierten en alimentos ideales para dietas.
Bueno, pues como veis, no sólo estamos aportando nutrientes a nuestro organismo, también contribuimos a mantener en perfecto estado nuestra salud... y de paso, disfrutamos con ello!!!


Ingredientes:
  • 2  tomates 
  • 2 pimientos
  • 1 cebolla pequeña o media grande
  • 250 gramos de gambas o langostinos 
  • 500 gramos de mejillones
  • 1 pulpo no muy grande
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana o de uva
  • Sal


Preparación de los mariscos:

Lo primero será limpiar el pulpo y poner a cocer como tengamos costumbre. Yo os pongo mi forma habitual de hacerlo, la forma  que me enseño mi tío... un hombre de la mar!!!
Ponemos agua en una olla a calentar, con una cebolla pelada y un chorrito de leche. No poner sal, la sal lo endurece.
Cuando el agua  hierva metemos el pulpo cogido por la capucha, lo metemos y sacamos durante tres veces, hasta que coja la forma característica.
Dejamos cocer a fuego medio durante unos 30/40 minutos, siempre dependiendo del tamaño. 
El pulpo debe quedar "al dente" es decir que esté en su punto de cocción. Recordad que si se cuece mucho se deshidrata y se endurece. Aunque parezca que está un poco duro, al enfriar veremos que no es así.
Una vez cocido apartamos y reservamos, mejor dejar reposar durante unas horas en el frigorífico. 

Cocemos las gambas o langostinos y para ello pondremos agua con sal en una olla y la llevaremos al fuego.
Una vez hierva el agua echamos las gambas. Al echarlas al agua, ésta se enfriará, así que dejamos que vuelva a hervir y entonces apartamos... recordad, sólo eso!!!
Escurrimos y las ponemos en un bol con agua fría, con sal y con hielo, así se conservaran bien duritas y frescas. Reservamos hasta el momento de utilizar, entonces pelaremos.

Hervimos los mejillones y para ello los limpiamos de toda "pelusilla", los enjuagamos y ponemos en una cazuela. Llevamos la cazuela al fuego, lento y sin agua, porque con el vapor y con el agua que ellos mismos sueltan se cocerán. Reservamos  hasta el momento de utilizar, entonces sacaremos de sus conchas.

Podemos prescindir de estos pasos si compramos los mariscos ya cocidos... pero a mí, personalmente, no me gusta!!!


Preparamos la ensalada o salpicón:

Pelamos y  troceamos los tomates en trozos pequeños.

Lavamos y picamos, pequeñitos, los pimientos y se lo agregamos .

Pelamos y troceamos  la cebolla, también pequeña, y la agregamos.

Ponemos  todo en una fuente o ensaladera.

Troceamos el pulpo y lo añadimos a la fuente.

Sacamos los mejillones de sus conchas y lo añadimos también.

Quitamos las cascaras de las gambas y las incorporamos a la fuente.


Por último, aderezamos con un chorrito de buen aceite de oliva virgen extra, un poco de vinagre (a gusto) y otro poco de sal si fuese necesario. Removemos un poco y decoramos a gusto.


Una de las ensaladas mas representativas de nuestra zona, por ser costera y  mediterránea.


9 comentarios :

  1. Las tapitas del bar son esas que se nos quedan guardadas en la memoria y en la cintura, pero en este caso solo en la memoria, apetitosa cien por cien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Has acertado de lleno. Es uno de nuestros aliñitos preferidos. Fresquito en verano es lo mejor. Besos

    ResponderEliminar
  3. pero qué rico es este plato!! yo lo hago mucho en verano, y siempre triunfa

    ResponderEliminar
  4. Un plato exquisito y preparado con buen gusto.

    ResponderEliminar
  5. Una receta muy rica, me encanta en verano. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Un lujo de plato que, con variantes, se ve por toda España porque lo bueno triunfa siempre. Personalmente confieso mi adicción al salpicón y, como no podía ser menos, mi costumbre de añadirle chile fresco, ya sabes, ¡con guindilla todo sabe mejor!, ;)

    ResponderEliminar
  7. Que buena pinta tiene esta receta de salpicón!no sabía que para cocer el pulpo había que poner leche...tomo nota!así me animo con uno.bsts

    ResponderEliminar
  8. mmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.... que buena pinta!!! me encanta el salpicón y éste es el mejor que he visto!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!