10 febrero 2014

Panecillos de orégano


Lunes luneros... lunes paneros!!!
¿¿¿Pensabais que me había olvidado de mis lunes paneros, verdad???...  Pues ya veis que no es así, sigo "paneando" en casa, probando nuevas recetillas y nuevas técnicas de amasados y horneados.
Me reconozco un poco devoradora de libros y, ahora que me dio por esto de "panear", me hice con varios nuevos y muy buenos. Entre ellos se encuentra, como no, el libro que hace poco publicó uno de mis ídolos "paneros" favoritos, Iban Yarza. El libro es tan claro, tan preciso y tiene tantas fotografías del paso a paso, que hasta un niño podría ponerse a elaborar pan.

Si aún no lo tenéis os aconsejo que os hagáis con él; no es por hacerle publicidad ni mucho menos, él no necesita que yo se la haga, pero es un libro muy interesante y son verdaderas clases particulares las que recibimos si le prestamos total atención.
Entre otras cosas, Iban nos anima a probar con nuevos ingredientes, nuevas técnicas de amasados y nuevas formas. También dice que podemos probar con distintas masa madres, con masa antiguas y como, si no tenemos tiempo o nos surge un imprevisto, podemos guardar nuestra masa en el frigo para retardar el levado o incluso congelar.
Esto es más o menos lo que me pasó ayer y como resultado de este imprevisto surgió una nueva receta que a todos encantó... os explico un poquillo vale???
El viernes hice masa para pizza para los míos y de pronto a varios les surgió algo, así que la mitad de la masa se me quedó "retratá" (recordad que somos mucho en casa). Esto no es ningún problema ya que siempre tenemos la opción de guardarla en el frigo para el día siguiente y eso es exactamente lo que hice, guardarla para que ralentizara el levado.
Ayer, de nuevo surgieron cosillas (son muy jóvenes y es normal que el fin de semana lo aprovechen), pero no quise dejar más tiempo mi masa guardada, así que la saqué y en vez de elaborar pizza con ella, me "inventé" esta recetilla que fue todo un acierto.
Suelo poner un poco de orégano a mis masas para las pizzas, esto le aporta un toque especial de sabor y de aroma, por eso, una vez  levado mis panecillos los pulvericé con agua y le añadí otro poco de orégano por encima, el resultado fue delicioso y aquí lo podéis ver.
Me parece increíble que, hace apenas un año, las masas y los panes fuesen una de mis asignaturas pendiente y ahora me guste tanto... cuanto tiempo perdido por miedo!!!
Seguimos teniendo mal tiempo y esto no es bueno para hacer fotografías por la falta de luz, tampoco puedo salir a mi terracita por el frío y las lluvias, así que las fotos no tienen la luz que me gustaría, pero no quería dejar de compartir esta recetilla porque me parece que merece la pena que la probéis.
Sólo me quedaron cuatro panecillos y eso porque los escondí para las fotos, pero salen unos dieciséis, según el tamaño que le pongamos a cada uno, claro... pero así pequeñitos, salen crujientes y deliciosos!!!


Ingredientes:
  • 500 gramos de harina de trigo
  • 250 gramos de agua
  • 50 gramos de aceite de oliva
  • 200 gramos de masa madre (opcional, la receta podéis verla aqui )
  • 10 gramos de levadura fresca de panadero
  • 1 cucharadita de sal
  • Un poco de orégano seco


Elaboración del amasado a modo tradicional:

En un bol ponemos el agua y diluimos la levadura.

Añadimos la harina y la masa madre (si es esa nuestra opción), mezclamos con ayuda de una cuchara de palo o rasqueta y dejamos reposar un rato, unos 20/30 minutos, por aquello de la autolisis del pan.

Pasado ese tiempo pondremos la sal y volvemos a mezclar.

En el mismo bol, estiramos un poco la masa y doblamos o plegamos, estiramos y volvemos a plegar, hasta un total de cinco veces.

Dejamos reposar 10 minutos aproximadamente y volvemos a realizar la misma operación un total de cuatro veces. 

Aquí os dejo una pequeña muestra del paso a paso, no están todas las fotos porque es muy difícil "panear" y hacer fotos a la vez, pero os servirá a modo de orientación. Además al final de la entrada os dejo unos vídeos para que le echéis una miradita.


Formamos una especie de bola, llevamos a otro bol  ligeramente engrasado y tapamos con papel film.

Dejamos levar y a medio levado le doy unos pequeños dobleces dentro del bol, esto es opcional, pero irá muy bien para que la masa coja aire.

El tiempo de levado dependerá siempre de la cantidad y del tipo de levadura, así como de la temperatura alcanzada en vuestra cocina. Para 10 gramos de levadura fresca y 200 gramos de masa madre será de una hora o apenas algo más, siempre dependiendo de la temperatura que haya en ese momento en la casa.


Procedamos ahora al formado de los panecillos y a su horneado:

Transcurrido el  tiempo de levado, enharinamos un poco la encimera y sacamos la masa, que ya habrá doblado su volumen inicial.

Aplastamos ligeramente y desgasificamos un poco, formamos de nuevo una bola y dejamos reposar cinco o diez minutos tapada.

Cortamos pequeñas porciones, doblamos hacia el centro por dos o tres veces y formamos pequeñas bolas.

Esta vez quise probar este "invento", ponerlos en una fuente y tapar con papel de aluminio para llevar al horno, así generará vapor y saldrán más crujientes... para satisfacción mía, el invento dio buen resultado!!!

Boleamos los panecillos y los ponemos dentro de un recipiente grande cristal, dejamos levar nuevamente, tapados y en un lugar templado de la casa hasta que doblen su volumen (otra hora aproximadamente).

Una vez hayan levado, hacemos unos cortes en forma de cruz,  los pulverizamos con agua y espolvoreamos un poco de orégano por encima.

Llevamos al horno previamente calentado, lo tapamos con el papel de aluminio y lo hornearemos durante unos 15/20 minutos aproximadamente, dependiendo del tamaño de los panecillos.

 Lo ponemos a 200º durante los primeros 10 minutos, luego bajaremos un poco la temperatura y quitaremos el papel de aluminio. Pero, como siempre digo, los tiempos de horneado dependerá  de las prestaciones de vuestro horno.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica para evitar que el calor y el vapor que generan los humedezcan por abajo.


Yo me los comí cuando aún estaban calientes... quedan crujientes y deliciosos!!!


Elaboración del amasado en Thermomix:

Aquí tengo mi propia técnica personalizada y, hasta ahora, me está dando buenos resultados.

Ponemos en el vaso de la Termomix el agua y la levadura, programamos 10 sg./ velocidad 3. Será sólo para mezclar los ingredientes.

Añadimos la harina y la masa madre (si es esa nuestra opción), programamos 1 minuto/ vaso cerrado/ velocidad espiga.

Apagamos la maquina y dejamos reposar la masa durante 30 minutos.

Pasado este tiempo añadimos la sal, por aquello de la autolisis del pan. 
Aquí os dejo este  ENLACE  donde nos explican, exactamente, que es la autolisis y para que sirve.

Volvemos a programar la maquina, esta vez 3 minutos/ vaso cerrado/ velocidad espiga.

Dejamos levar, dentro del vaso o bien sacamos la masa y la dejamos levar en un bol untado ligeramente con un poco de aceite, yo prefiero esto último.

El tiempo de levado dependerá siempre de la cantidad y del tipo de levadura, así como de la temperatura alcanzada en vuestra cocina. Para 10 gramos de levadura fresca y 200 gramos de masa madre será de una hora o apenas algo más, siempre dependiendo de la temperatura que haya en ese momento en la casa.

Transcurrido este tiempo sacamos, desgasificamos un poco y seguimos las mismas pautas que os dejo en el amasado a modo tradicional.


Si los haces pequeños quedaran crujientes y deliciosos... y te aseguro que no podrás comer sólo uno!!!


Con estas explicaciones creo que no tendrás problema a la hora de elaborarlos. 

De todos modos, como os comenté ante, aquí os dejo este video de Iban Yarza donde os explica su técnica de amasado, por si aún no te decidiste a "panear".

Os dejo este otro  video de Xavier Barriga, como veis la técnica de amasado son muy similares.

Y por último, este video que encontré de Daniel Jordá.

Sé que corro el riesgo de parece pesada, pero es que yo he aprendido a "panear" con estos vídeo y me parece muy interesante compartir sus contenidos... son un buen fondo de armario!!!


13 comentarios :

  1. Mira que el pan necesita tiempo y cariño. Tú, a pesar de todas las dificultades añadidas, has conseguido amasar estos preciosos panecillos. En casa gustan mucho con orégano. Tengo creo que dos recetas en el blog. Hoy he descongelado uno de mis bollos sin amasado, los que publiqué hace poco y estaban tan crujientes y esponjosos como cuando los hice. Esa sensación de felicidad es la que imagino que es como la que has sentido tú tras probarlos y ver que tus experimentos han valido la pena.
    No eres pesada, has aprendido y lo compartes y a eso yo lo llamo, generosidad. Aquí también hace un tiempo desagradable. Muchos besos y buena semana

    ResponderEliminar
  2. Que ricos y que pinta más buena tienen... me encanta su forma ^.^ Ya su sabor y olor tiene que ser de lo más insuperable.. que buenos. Besos!!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  3. Muy ricos los panecillos de orégano y seguro que van genial con casi todo, incluso solos deben estar ricos. Y además de rico, son monísimos. Un beso

    ResponderEliminar
  4. vaya panecillos mas ricos!!! se ven impresionantes y es q me entran ganas de comermelos sin rellenar xa notar el sabor del oregano q x cierto me encanta

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué ricos! También es una de mis asignaturas pendientes. a ver si me meto en faena y se me da tan bien como a ti porque estoy deseando hacer panecillos como éstos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Me lo estoy imaginando y el orégano le debe dar un sabor y un olor al pan espectacular y diferente. A ver si me animo y me pongo a hacer pan casero y empiezo una entrada como tú, lunes luneros lunes panaderos, me ha encantado! Besos :D

    ResponderEliminar
  7. Una delicia de panes!! y que pintaza tienen es que los pillo y no te dejo ni las migas porque estan de sobresaliente, para esto hay que tener mano y que mano ooohhh!!....Bessss

    ResponderEliminar
  8. Que bonitos.. que doraditos.. que color por favor!!!!

    ResponderEliminar
  9. Tienen un aspecto muy bonito, la forma abierta me encanta. Y me chifla que se vean las hierbas, es como el aviso de los sabores tan ricos que uso se va a encontrar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Últimamente estoy probando muchas recetas de pan distintas, una vez intenté con oregano pero me daba miedo que fuera muy fuerte y al final no sabía a nada, tendré que probar tu receta!

    ResponderEliminar
  11. Me gusta mucho el pan con aroma y sobre todo con orégano, seguro que no tardo en probarlo. Bss.

    ResponderEliminar
  12. otra receta maravillosa de pan que veo hoy. Está claro que es una premonición, yo también tengo que hacer pan!!

    ResponderEliminar
  13. Tienen muy buena pinta!no suelo tener orégano fresco pero eso se puede solucionar.bsts

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!