10 mayo 2014

Galletas de coco y avena



Creo que esto de hacer un curso de fotografía me va a costar caro, ahora me exijo mucho más a la hora de presentar mis recetas y me temo que, con tan poco tiempo libre, al final me veré un poco agobiada.
Estas galletas las hice hace ya un tiempo y ahora veo muchos fallos en las fotografías, pero como voy algo mal de tiempo me temo que tendréis que conformaros con ellas.
Son unas galletas deliciosas y muy nutritivas, con un aporte extra de avena que viene ideal para todos, pequeños y mayores y un toque de coco que, a mí particularmente, me gusta mucho en este tipo de galletas.
Nunca hice galletas, era una de las asignatura pendiente que tenía, pero ahora, desde que descubrí este maravilloso mundo, suelo elaborarlas a menudo. Son pequeños placeres cotidianos y además una forma sana de alimentar a los nuestros por  llevar poca grasa, tan sólo tres cucharadas de aceite de girasol y un único huevo.
Con estas cantidades salen unas 28/30 galletas, dependiendo del tamaño que hagamos, pero yo suelo elaborar el doble... y os aseguro que no queda ninguna!!!


Ingredientes:
  • 50 gramos de harina normal de trigo
  • 50 gramos de harina integral de trigo
  • 50 gramos de copos de avena
  • 30 / 50 gramos de coco deshidratado (a gusto)
  • 100 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (exenta de lactosa para intolerantes)
  • 1 pizca de sal

Preparación:

Ponemos en un bol la harina, la levadura, la avena y el azúcar, mezclamos todo.

Batimos ligeramente el huevo con la pizca de sal y la esencia de vainilla.

Hacemos un hueco en el centro de la harina y vertemos el huevo batido y el aceite.

Volvemos a mezclar para, por último, dar paso a un pequeño amasado con las manos.

Dejamos reposar la masa un ratito y mientras tanto, limpiamos los "cachivaches" que hemos utilizado y preparamos dos bandejas de horno con papel sulfurizado.


Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Hacemos pequeñas bolas con la masa, como si de albóndigas se tratase y ponemos en la bandeja. 

Aplastamos con la palma de mano y llevamos la bandeja al horno durante unos 8 / 10 minutos, siempre dependiendo de las prestaciones del horno. 

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Aunque parezca que están tiernas y que todavía no están horneadas, recordad que una vez se hayan enfriado se endurecerán un poco.



5 comentarios :

  1. Estas son el tipo de galleta que me encanta .Me apunto la receta . A mi me pasa como a ti , cada día me exijo más en las fotos y cuando miro recetas más antiguas solo veo defectos. Besos !!!!

    ResponderEliminar
  2. me encanta este tipo de galletas aunque no soy muy coquero

    ResponderEliminar
  3. Unas muy finas y ricas galletas, con una presentación muy cuidada...un besito.

    ResponderEliminar
  4. unas galletas buenísimas, tienen una pinta impresionante

    ResponderEliminar
  5. Yo me llevo un par para desayunar mañana. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!