23 julio 2014

Albóndigas con salsa de tomate y aroma de albahaca


A veces, me siento un poco cansada, abrumada por la rutina diaria, agotada por tanto trabajo, por tantos problemas y entro, sin querer, en una especie de apatía, de hastío, de desmotivación. Entonces pienso en abandonarlo todo, cerrar el blog y todo lo que conlleva su mantenimiento... sé que a muchos os pasa y me entendéis, verdad???
Normalmente suele suceder siempre en las mismas fechas, las estivales, cuando tras una larga y dura temporada de "costureo" siento como las fuerzas me flaquean, como me agota y me tensa este trabajo mio.
No, no es la primera vez que me pasa, pero tengo que reconocer que esta vez se acentuó aún más si cabe. ¿¿¿Será cosa de edad???... si, posiblemente... la adolescencia que es muuuu mala, "jomios"!!!
Perdonadme si no publico todo lo que debería, si no acudo a vuestras cocinas, si sentís que no os sigo, que no comento con vosotros, que os tengo un tanto olvidados... os aseguro que no es así!!
Es sólo que mi cuerpo y mi mente necesita un poco de descanso, de relax, necesita recargar las pilas de nuevo.
Cada día soy más consciente de lo frágil que soy, de mis pequeñas limitaciones, consciente de que no soy la persona que era... no, ya no soy una "superwoman"!!!!
Por eso, estoy intentando aprender a escucharme, a hacer aquello que mi cuerpo y que mi mente me pide, y en estos momentos, queridos amigos, lo que me pide es dejarme llevar, desconectar de todo, estar en "stand bay".
En fin, vamos a darnos una tregua, un descanso relativo y quizás, en unos días, veamos las cosas de diferente forma. No voy a abandonar el blog, sólo vamos a ir más tranquilos, más pausadamente... os parece bien???
Dicho todo esto, vamos  a compartir una recetilla muy sencilla, nutritiva y económica que gusta mucho en casa. Son las albóndigas con salsa de tomate que yo elaboro en casa desde siempre, una recta muy común y tradicional por aquí. Las hice con carne de magro de cerdo porque la ternera la tengo prohibida en mi dieta, pero vosotros podéis utilizarla si os gusta más o bien utilizar una mezcla de ambas.


Ingredientes para cuatro personas aproximadamente:

Para las albóndigas:
  • 750 gramos de carne magra de cerdo (puede ser mezcla de cerdo y ternera)
  • 1 huevo 
  • 2 o 3 dientes de ajos
  • 1 ramillete de perejil
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • 1 chorrito de leche (sin lactosa para intolerantes)
  • Un poco de sal (a gusto)
  • Un poco de pimienta negra
  • Pan rallado (sin gluten para intolerantes)
  • Aceite de oliva virgen extra para freír las albóndigas
Para la salsa de tomate:
  • 1 kilo de tomate maduros (podéis optar por tomates de lata troceados)
  • 1 cebolla grande
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (a gusto)
  • Una cucharadita de azúcar (para restar acidez al tomate)
  • Unas hojas de albahaca fresca


Elaboración de las albóndigas:

Ponemos en el vaso de la batidora la leche, el huevo, los dientes de ajos pelados, el perejil, la albahaca, la sal y la pimienta. Batimos todo junto y reservamos.

En un bol ponemos la carne picada y le añadimos los ingredientes que tenemos en el vaso.

Añadimos el pan rallado, ni  poco ni mucho, el que admita. Llevo mucho tiempo cocinando y la verdad es que nunca me dio por medir la cantidad de pan, de todos modos la masa te lo dirá. Tiene que tener un poco de 
consistencia para poder hacer las bolas, pero tampoco demasiada porque saldrían muy duras.

Amasamos y hacemos pequeñas bolas con la masa resultante.

Freímos en abundante aceite caliente y reservamos. Si queréis podéis pasar primero por harina, mucha gente suele hacerlo así, pero yo no suelo hacerlo, con el pan rallado ya es suficiente.

Elaboración de la salsa:

Ponemos agua hirviendo en una olla y echamos los tomates unos minutos. 

Escaldamos un poco para poder quitarles la piel, sacamos y troceamos. Reservamos.

Pelamos la cebolla y la troceamos pequeñita.

En una cazuela o sarten grande ponemos un fondo de aceite de oliva.

Echamos la cebolla y sofreímos un poco, hasta que la veamos transparente.

Incorporamos los tomates troceados, la sal y el azúcar, para restar acidez al tomate y dejamos sofreír a fuego suave. 

Removemos, de vez en cuando, para evitar que se nos pegue al fondo de la cazuela y con ayuda de un tenedor vamos aplastando ligeramente el tomate.

Pasada una media hora, aproximadamente, estará lista la salsa, pero si veis que aún no está lista, dejad unos minutos más.

Una vez esté lista nuestra salsa le incorporaremos las albóndigas que tenemos reservadas.

Dejamos unos minutos a fuego suave, para que se mezclen bien y luego apartamos.


Entonces cogeremos unas hojas de albahaca fresca y las picaremos por encima de las albóndigas. Esto le aportará un suave sabor y aroma a albahaca.


No te preocupe si las "bolas" no te salen perfectas... lo importante es el sabor!!!


12 comentarios :

  1. Ummmm con lo que me gusta a mi unas alhóndigas, enhorabuena sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  2. Como si salieran cuadradas las albóndigas Choni, con lo ricas que tienen que estar me las comería sin decir ni mu. Que buenísima pinta con esa salsa de tomate y albahaca.

    Besinesss

    ResponderEliminar
  3. jajaja he comido albondigas hoy con tomate! Las tuyas tienen una pinta tremenda!
    Me encanta! Un bss

    ResponderEliminar
  4. Espero que un pequeño descanso te ayude a encontrar la motivación que te falta para continuar con este precioso blog. Las albóndigas te han quedado de lujo.

    Un besito desde Las Palmas

    ResponderEliminar
  5. Claro que te entendemos! Yo misma he estado unos 20 días sin actualizar el blog y eso no me había pasado en seis años!! pero mira, a veces no se puede y otras veces no apetece lo que debiera así que si hay que tomarse tiempo, se toma. Las albóndigas riquísimas y las fotos una preciosidad.

    besitos

    ResponderEliminar
  6. Pues yo te animo a seguir, porque aunque te conozco hace poco yo estoy encantada con lo que publicas y como lo publicas. para mí eres admirable una gran mujer y trabajadora nata. Pero hay que tomarse un respiro de vez en cuando , relajarse y disfrutar de todo un poco. Después se vuelve de otra manera y las cosas se ven mejor.
    Y ahora:las albóndigas espectaculares, dan ganas de coger el tenedor y no parar!!! Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Pero chica, como puedes hacer estas albóndigas y no ser una superwoman!!! Están divinas, para entrar en un standby de esos que dices en el momento de tomarlas de ricas que deben estar.
    Mucho ánimo que el blog está precioso!!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las chachas.
    No se nos olvide, en nuestro blog estamos de sorteo ¿No has participado aún? Sorteo de Aceites Cazorla y Flan de Aceite de Oliva Virgen Extra

    ResponderEliminar
  8. Me encantan las albóndigas y estas tienen una pinta estupenda. Me llevo la receta
    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Las cosas con gusto, no cuesta tanto hacerlas, asi que tu a tu ritmo, que estas albóndigas tienen una pinta...

    ResponderEliminar
  10. Ánimo Choni, que a todos nos pasa lo mismo con los blogs, especialmente cuando el verano está ya encima y todo el mundo se pone en modo vacacional, y no pasa nada por darse un respiro, el blog ha de ser para divertirse, no para agobiarse!
    Ah!y las albóndigas, una apuesta segura siempre.
    Saludos
    marisa.

    ResponderEliminar
  11. Un plato típico que nunca pasa de moda por lo rico que esta!!bsts

    ResponderEliminar
  12. Que cazuela ....estupendas !!!!! y con ese aroma de la albahaca que me llega desde aquí.....
    Besitossss.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!