12 agosto 2014

Helado de pasas con vino dulce de Málaga (Sin gluten ni lactosa)


Estrenamos esta tardía temporada de helados con uno de lo más delicioso, el helado de pasas y vino dulce.
Este verano está siendo un poco especial, algo complicaillo para nosotros, pero aun así quise sacar un ratillo para poner en practica esta idea que tenia en mente.
El año pasado, en una heladería,  mi marido probó este rico helado y le gustó mucho, desde entonces supe que algún día intentaría preparaselo en casa como homenaje a él y un poco a mí misma, ya que, como sabeis, soy intolerante  a la lactosa y tengo que privarme de muchos pequeños placeres.
Por suerte, nuestros amigos de Kaiku, están consiguiendo con mucho acierto que, cada día, sea más llevadero nuestro problema... gracias chicos!!!
La receta la saqué de un libro de bolsillo, un libro pequeño, muy económico pero muy interesante. Os lo recomiendo porque son recetas muy ricas, económicas y nada complicadas, es de la editorial NGV y se llama "Helados, sorbetes y otros". La receta original es de ron con pasas, pero que yo adapté un poco cambiando el ron por vino dulce y alguna que otra cosilla.
Para esta receta usé uvas pasas de mi tierra, Málaga, concretamente de un pueblo vecino, Manilva. Son algo más grandes que las pasas sultana y llevan pepitas, pero su sabor es diferente, más dulce y ricas para mi gusto.
Las pasas son uvas dulces, desecada y conservada entera, generalmente de la variedad moscatel. Su textura es jugosa, con un interior carnoso, de pulpa elástica y que presenta un sabor dulce intenso.
Son algo más grande que la uva sultana, conserva en su interior las características pepitas de la uva y se produce y elabora a lo largo de la zona del litoral malagueño.
Por si quieres saber algo más sobre este rico alimento, aquí te dejo este enlace.
También usé un vino moscatel de Manilva que es bastante dulce e ideal para acompañar postres.
Los vinos de la Denominación de Origen Málaga se elaboran principalmente con las variedades blancas, Pedro Ximénez y Moscatel.  La zona de producción de estos vinos la compones 67 municipios situados en cinco ámbitos geográficos de producción, la Axarquía, Montes de Málaga, Norte, Serranía de Ronda y Manilva.
Si quieres conocer algo más sobre la producción de nuestros vinos te dejo este enlace donde encontraras información adicional.
Y, por supuesto, usé algo de miel también de la zona.
La miel, por su riqueza en azucares, constituye una buena fuente de energía rápida y saludable. Contiene principalmente fructosa y glucosa que son absorbidas rápidamente por el intestino. Cabe destacar que la miel posee un  conjunto de encimas que hacen posible una mejor utilización de los azucares consiguiendo que se digieran mejor y engorden menos.
Aquí te dejo, también, este otro enlace donde puedes informarte de todas sus propiedades.
Con productos tan maravillosos y naturales sólo podía salir algo delicioso... como, por ejemplo, este rico helado!!!


Ingredientes:
  • 200 gramos de nata sin lactosa (uso Kaiku)
  • 150 ml. de leche sin lactosa (uso Kaiku)
  • 50 gramos de azúcar glas o pulverizada
  • 1 sobre de azúcar vainillado
  • 1 cucharada de miel
  • 3 yemas de huevo
  • 1 puñado de pasas de uva moscatel
  • 1 chorrito de vino dulce de Málaga


Elaboración en heladera:

Esta vez cambié un poco la elaboración del helado, esta vez calenté la leche e hice una crema suave.

Lo primero ya sabéis que será meter el recipiente de la heladera en el congelador durante al menos 24 horas.

Maceramos las pasas con el vino dulce, mejor si lo dejamos unas horas macerando.

Lo siguiente será pulverizar el azúcar con ayuda de algun robot de cocina.

En un bol ponemos las yemas de huevo junto con el azúcar glas.Con ayuda de varillas, eléctricas o manuales, batimos unos minutos hasta que la mezcla se vuelva pálida y un poco espumosa. (foto1)

En un cazo ponemos la leche con la mitad de la nata y la cucharada de miel. La miel ayuda a que el helado no cristalice.(foto2)

 Llevamos al fuego hasta que casi hierva, mejor fuego medio. Apartamos del fuego, agregamos a la mezcla de yemas y azúcar y removemos hasta integrar todo. (fotos3 y 4)

Ponemos la mezcla sobre un cazo con agua hirviendo, al baño Maria, removemos sin parar y sin dejar que hierva. (foto 5)

Una vez obtengamos una crema suave apartamos y dejamos enfriar removiendo sobre un baño de hielo o agua helada. (foto 6)


Montamos el resto de la nata, con el azúcar vainillado, como tengamos costumbre. Recordad que montará mejor si está muy fría y el recipiente también. Reservamos en el frigorífico.(foto 7)

Mientras tanto, escurrimos las pasas y colamos el vino sobrante. Como estas pasas son más grande y tienen pepitas, yo opté por córtalas por la mitad y extraerles las pepitas. Reservamos. (fotos 8 y 9)

Una vez esté fría la crema añadimos dos cucharadas del vino de la maceración y las pasas, removemos. Llevamos al congelador, tapado con papel film, durante unas tres horas. (foto 10)


Pasadas esas tres horas sacamos del congelador y añadimos la nata montada reservada, removiendo con suaves movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla homogénea. (fotos 11 y 12)

Sacamos la cubitera del frigorífico, la ponemos en la heladera y ponemos en funcionamiento.

Añadimos la mezcla por el bocal  respetando el tiempo de mezclado puesto en el manual de instrucciones. Mi heladera es la del Lidl y son 30/40 minutos. (foto 13)

Transcurrido este tiempo estará listo nuestro helado, sacamos de la heladera y ponemos en el recipiente elegido, podemos tomarlo ya o bien guardarlo en el congelador tapado con papel film, hasta el momento de tomar.(fotos 14 y 15)


El resultado ya podéis verlo, un delicioso y cremoso helado... de sabor inigualable!!!


Elaboración sin heladera:

La elaboración sin heladera es prácticamente la misma, sólo cambia la parte final.

Maceramos las pasas con el vino dulce, mejor si lo dejamos unas horas macerando.

Lo siguiente será pulverizar el azúcar con ayuda de algun robot de cocina.

En un bol ponemos las yemas de huevo junto con el azúcar glas.Con ayuda de varillas, eléctricas o manuales, batimos unos minutos hasta que la mezcla se vuelva pálida y un poco espumosa. (foto1)

En un cazo ponemos la leche con la mitad de la nata y la cucharada de miel. La miel ayuda a que el helado no cristalice.(foto2)

 Llevamos al fuego hasta que casi hierva, mejor fuego medio. Apartamos del fuego, agregamos a la mezcla de yemas y azúcar y removemos hasta integrar todo. (fotos3 y 4)

Ponemos la mezcla sobre un cazo con agua hirviendo, al baño Maria, removemos sin parar y sin dejar que hierva. (foto 5)

Una vez obtengamos una crema suave apartamos y dejamos enfriar removiendo sobre un baño de hielo o agua helada. (foto 6)

Montamos el resto de la nata, con el azúcar vainillado, como tengamos costumbre. Recordad que montará mejor si está muy fría y el recipiente también. Reservamos en el frigorífico.(foto 7)

Mientras tanto, escurrimos las pasas y colamos el vino sobrante. Como estas pasas son más grande y tienen pepitas, yo opté por córtalas por la mitad y extraerles las pepitas. Reservamos. (fotos 8 y 9)

Una vez esté fría la crema añadimos dos cucharadas del vino de la maceración y las pasas, removemos. Llevamos al congelador, tapado con papel film, durante unas tres horas. (foto 10)

Pasadas esas tres horas sacamos del congelador y añadimos la nata montada reservada, removiendo con suaves movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla homogénea. (fotos 11 y 12)

Ahora llega la parte diferente:

Volvemos a llevar al congelador tapada con papel film, mejor si es en un recipiente de acero o aluminio, durante al menos una hora.

Sacamos del congelador transcurrida esa hora y removemos para evitar que cristalice.

Llevamos de nuevo al congelador y repetimos este paso al menos tres veces, o sea, sacamos cada hora, removemos y volvemos a meterlo, así por tres veces consecutivas.

Transcurrido este tiempo estará listo nuestro helado, podemos tomarlo ya o bien guardarlo en el congelador hasta el momento de tomar.


Animaos a probarlo, no es nada difícil de elaborar, quizás algo laborioso... pero el resultado final hace que merezca la apena!!!

El viento caliente de poniente o "terrá" como lo llamamos por aquí, no fue el más propicio para la sesión de fotos... pero no podía esperar más, de lo contrario temía que no quedara helado!!!


7 comentarios :

  1. Un helado maravilloso, me ha encantado el toque de las pasas, siempre me han gustado en el helado y si son totalmente naturales son mucho mejores. Y además, este helado lo puedo tomar al no llevar lactosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. pero que rico! este helado tiene que estar delicioso para estos días calurosos
    un beso!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. que delicia de helado ¡¡¡ seguro que esta de vicio ¡¡¡ un besote

    ResponderEliminar
  4. Mira por donde tengo en casa el vino dulce que me regaló una amiga mía malagueña cuando subió a visitarme a Galicia. En la vida se me hubiera ocurrido hacer helado con él, y bueno, visto lo visto me animaré Choni. Te ha quedado super cremosito, con sus pasas por el medio que me gustan una barbaridad, tiene que estar la mar de rico. Yo probaré sin heladera, a ver como me va :)

    Besinessss

    ResponderEliminar
  5. Que rico!!yo me compre la heladera del lidl y solo la he usado una vez!!para matarme!!a ver si saco tiempo y hago este helado que tiene una pinta estupenda.bsts

    ResponderEliminar
  6. Qué cremoso se ve y que rico sabrá!! Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Lo hice, Choni, y está riquísimo. A mi marido le ha gustado mucho.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!