20 octubre 2014

Un pan de trigo para una exposicón



No, no quiero confundiros, no es el pan quien fue a la exposición, quien fue a la exposición es la fotografía del pan.
Siempre me gustó la fotografía, pero nunca tuve la posibilidad de poseer una buena cámara.
De pequeña reconozco que fui una "niñapobre", como tantas otras de mi edad que estaban en mis mismas circunstancias. Creo que ya os comenté que tuvimos que emigrar de mi pueblo cuando cerraron la verja de Gibraltar. Estepona nos acogió con cariño, pero fueron tiempos difíciles aquellos, poco trabajo y poco apoyo familiar, porque todos estaban en nuestra misma situación. En casa nunca hubo una cámara de fotos, nos conformábamos con lo que había, que no era mucho la verdad, pero dentro de esa pobreza fueron tiempos felices los de mi infancia.
De joven ya tuve mi primera cámara, una cámara que me trajo mi novio de Ceuta cuando estaba cumpliendo el servicio militar, una cámara muy corriente y de esas que había que poner carretes y revelar.
Luego me casé, tuve mis hijos y siempre hubo alguna prioridad, no es que ya fuese "niñapobre" pero tenia cuatro hijos pequeños y siempre había algo pendiente con ellos, luego los niño crecieron y marcharon fuera a estudiar... seguíamos teniendo prioridades!!!
Comencé mi andadura con el blog con una cámara que le regalaron a mi hija para su comunión; como ya os imaginareis poca cosa se podía conseguir con ella.
Por fin, hace algo más de dos años, mi family unió sus ahorros y me compraron una cámara "medio decente", mi regalo de "Reyes Majos".
Ya tenía una cámara reflex, mi ilusión, pero no sabía sacarle partido, me urgía asistir a un curso y aprender lo básico al menos. Un año después, mi hija Noelia, con motivo de mi cumpleaños me regaló un curso de iniciación a la fotografía.
En ese curso aprendí todo lo básico que debía saber sobre mi cámara, palabras como medir la luz, el histograma, el ISO, la abertura del diafragma, el exposímetro, el balance de blancos, etc... ya no eran palabras desconocidas para mí.
Pero lo mejor de todo fue conocer a mis compis de curso, al profe ya lo conocía desde pequeño pero no habíamos tenido la oportunidad de "intimar".
Llegué al curso medio muerta de miedo, con ilusión pero a la vez con dudas, con poca confianza en mi misma. Todos los participantes eran más jóvenes que yo, algunos demasiado jóvenes; el chaval que se sentaba a mi lado tenia 18 años y había una chica de apenas 15 o 16 años... os imaginais??
 ¿¿¿"madredelamorhermoso", pero donde me he metido yo??? ¡¡¡yo me quiero ir a mi casa!!!
Tengo que reconocer que apenas transcurrió unos día ya me sentí bien con ellos, me sentí una más, me trataron fenomenal, tuvieron mucha paciencia conmigo, me ayudaron mucho, me apoyaron, me trataron con cariño... reconozco que hasta me mimaron un poco!!!
Plantearon que, al finalizar el curso, haríamos una pequeña exposición en la galería de una amiga y participante también del curso. Cada uno podría poner una foto de la que se sintiese, no voy a decir que orgulloso, pero si muy satisfecho.
En principio yo dije que no participaría en la exposición, no me creía cualificada para ello y tampoco tenia ninguna foto de la que me sintiese plenamente satisfecha.
Todos me animaron e insistieron para que participase, mi profe incluso me amenazó (si, si, amenazó) con robarme una foto y exponerla en mi nombre si yo no lo hacía por decisión propia. Ante esto me planteé participar y decidir que foto podría poner. Al final decidí que, puesto que perfeccionar la fotografía culinaria era lo que me había llevado al curso, lo más lógico era participar con algo representativo. Dudé entre la foto de una riquísima tarta y ésta otra del pan, fueron mi profe y mis compis quienes decidieron que fuese ésta última. Me alegré de que fuese así, no sólo representaba el sentido por el cual había acudido al curso, también "panear" había sido un reto para mí y lo había superado con un aprobado, además en su sencillez, en su simpleza me representaba un poco a mí misma.
Hoy, estás dos primeras fotos que veis, están colgada en la pared de mi cocina y me recuerdan, a cada momento, esos maravillosos días que compartí con mi profe y mis compañeros.
En breve comenzaremos un nuevo curso, esta vez aprenderemos algo más sobre fotografía de estudio, retratos, fotos nocturnas y otras cosillas. Ya estoy deseando comenzar, volver a reencontrarme con ellos, volver a echar esos ratillos de risas... ratillos mágicos para mí.
No se si volveréis todos, tampoco puedo mencionaros a todos porque sois muchos, mi cabeza en estos momentos no me da para mucho, dejar alguno sin mencionar me parecería injusto porque todos sois maravillosos. Así que, desde aquí, quiero dedicaros este pequeño homenaje, quiero agradecer públicamente lo bien que me habéis tratado, como me habéis motivado, la ayuda que recibí cuando me hizo falta y que sigo recibiendo a través del grupo. También aprovecho para deciros que, por siempre, estaréis en mi mente y en mi corazón... sois increíbles y os he llegado a querer un montón queridos compis!!!


Ingredientes:
  • 500 gramos de harina blanca de trigo
  • 200 gramos de masa madre (receta aqui pero esto es opcional)
  • 300 gramos de agua
  • Una cucharadita de sal
  • 1/4 de cubito de levadura fresca (unos 6 gramos)

Aqui os dejo este enlace donde explico todas las técnicas que uso hasta ahora, veréis fotos y algunos vídeos tutoriales. Os dejo, también, esta otra receta donde podéis ver todo el paso a paso, en fotos. La elaboración es muy similar a este y veréis también los moldes que uso.




Elaboración:

En un bol mezclamos la levadura con el agua, disolvemos también  la masa madre (esto es opcional) y añadimos la harina .

Mezclamos con ayuda de una cuchara de palo o rasqueta y dejamos reposar un rato, unos 20/30 minutos, por aquello de la autolisis del pan.

Pasado ese tiempo pondremos la sal y volvemos a mezclar.

Pasamos a otro bol ligeramente engrasado con aceite, dentro del mismo bol estiramos un poco la masa y doblamos o plegamos, estiramos y volvemos a plegar, hasta un total de cinco veces.

Dejamos reposar tapada unos 10 minutos aproximadamente,  volvemos a realizar la misma operación un total de cuatro veces.

Formamos una especie de bola, tapamos el bol con papel film, un trapo o un gorro de baño de esos que se usan para dar tintes. Dejamos levar en lugar seco.

Ahora, vamos con el levado, el formado de hogazas y el horneado:

A medio levado le doy unos pequeños dobleces dentro del bol y vuelvo a tapar hasta que termine su levado y la masa haya doblado su volumen.  Esto es opcional, pero irá muy bien para que la masa coja aire. 

El tiempo de levado dependerá siempre de la cantidad y del tipo de levadura, así como de la temperatura alcanzada en vuestra cocina.

Una vez haya levado, enharinamos un poco la encimera y sacamos la masa, que ya habrá doblado su volumen inicial. Desgasificamos un poco y procedemos a formar nuestras hogazas. 

Cortamos la masa en dos porciones, doblamos varias veces y dejamos reposar unos 10 minutos tapadas con un paño. Yo suelo hacer dos porciones, pero también podéis hacer un sólo pan.

Cogemos de nuevo la bola y doblamos varias veces los picos, como si fuese un pañuelo.

Voleamos y redondeamos haciendo presión.

Engrasamos con un poco de aceite nuestros moldes de cristal con tapadera o una olla con asas aptas para el horno. Ponemos en el molde nuestra bola, yo pongo la parte "fea" hacia arriba, tapamos y dejamos levar de nuevo. 

Una vez haya levado lo suficiente, no es necesario que doble su volumen, daremos unos cortes en la superficie y espolvorearemos  con un poco de harina. Llevaremos al horno a 200º con calor arriba y abajo.

Estaremos atentos al horno y cuando la masa haya subido casi hasta alcanzar la tapa del molde, quitaremos ésta y dejaremos cocer destapada, bajaremos la temperatura a 180º. Esto es en mi horno, pero como siempre digo, todo dependerá de las prestaciones del vuestro.

Una vez horneado sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


 Ahora podemos disfrutar de delicioso y sano pan casero al alcance de cualquiera... ya no tenéis excusa alguna!!!



12 comentarios :

  1. Hola Choni!

    Me ha encantado tu entrada, así que me alegro mucho de que hicieras ese curso! Yo me veo en tu misma situación... Me encantaría tener una cámara al menos aceptable y poder hacer algún curso, pero hija, el dinero no sobra para este tipo de cosas... Algún día será...

    Un saludo! Espero aprender de tus fotografías, aunque sea a presentar la escena... Jijiji!

    Tengo nueva receta:

    http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es/2014/10/mousse-de-mango.html

    ResponderEliminar
  2. Acho que fez muito bem em tirado o curso nunca é tarde para aprender.
    Adoro pão esse ficou uma maravilha
    As fotos estão lindas
    Boa semana
    bjs

    ResponderEliminar
  3. Una previosa entrada y una fantásticas fotos de ese riquísimo pan.
    Un abrazo muyy grande :)

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, es para exponerlo!! te ha quedado perfecto!! Bs.
    Julia

    ResponderEliminar
  5. Estas hecha una experta fotógrafa y experta panadera. Las fotos son preciosas, se nota que aprendiste mucho y el pan está para atravesar la pantalla a por una rebanada! Ya me gustaría a mi tener una buena camara, pero es lo que hay!!! A seguir así de animada, besiños.

    ResponderEliminar
  6. Aunque somos de la misma edad, mi vida es diferente en algunas cosas. Coincidimos en que en aquella época, había que trabajar mucho para tener lo básico. Yo también he tenido cámaras, pero no he aprendido casi nada. En una hora empiezo un curso básico. Ya te contaré.
    El pan, de lujo y la foto, preciosa. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Te ha quedado un pan impresionante. Me encanta el pan casero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Choni. El pan y las fotos son para la mejor exposición. Con sabor y aroma a pan bien hecho de los de siempre,muy apetitoso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Mmmmmm.....si hasta llega aquí ese olor a pan...bueno bueno...
    Me llevo un trozo para comer así tal cual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Choni, reina, la foto es preciosa y punto.
    Me reconzco totalmente en tus recuerdos, aunque yo no tengo hijos tengo una hipoteca burbuja que hace las veces y merma mi maltrecha economía de niñapobre o adultahipotecada.
    Aún así, fruto de unos ingresos extra que tuve un día, me compré mi reflex de segunda mano y en breve iniciaré un curso, a ver que tal me va...
    Un beso y me alegra que estés activa y recuperándote!

    ResponderEliminar
  11. ¡Enhorabuena Choni! Unas fotos preciosas y un pan que me dan ganas de pillarlo por banda... Se ve que el curso y la práctica han tenido sus frutos. A ver si yo puedo algún día tener una cámara buena. La mía es una compacta que me han prestado y que le sacamos el rendimiento que podemos ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Tiene una pinta espectacular. Un besazo. La tarta de zanahoria y chocolate se ve de lujo. Un besazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!