26 febrero 2015

Calamares o potas con salsa de cebollas y guisantes


Hoy vamos a compartir una recetilla de esas que conozco de toda la vida, de las que hice siempre en casa, una receta tradicional de mi tierra, la costa malagueña.
Normalmente suelo hacerla con sepia o jibia, como normalmente la conocemos por aquí, o bien con calamares, pero esta vez la hice con potas frescas de la lonja que encontré en el mercado.
La pota es prima hermana del calamar, quizás un poco más grande y algo más dura, de sabor algo más intenso y mucho más económica. Su valor nutritivo es prácticamente el mismo que el calamar y tienen un aporte muy bajo de grasas.
En nuestro pueblo podemos encontrarlas en las pescaderías, frescas y a muy buen precio.
A mi gusta comerla en todas las  formas, fritas están muy ricas, en arroz es deliciosa, (ya lo veréis en unos días en otra receta que hice) y se adapta muy bien a una buena variedad de salsas.
Os dejo dos versiones de elaboración, la tradicional y en Robochef, mi leal y fiel "olla mágica".
Particularmente, yo prefiero comer potas frescas de la zona, antes que calamares congelados llegados desde los confines de la tierra.... y tu, que prefieres???


Ingredientes:

  • 1/2 kilo de potas frescas o calamares
  • 1 cebolla grande
  • 2 o 3 dientes de ajos
  • Un puñadito de guisantes frescos o congelados
  • Un poco de vino blanco (no mucho)
  • Un poco de nuez moscada
  • 1 o 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Patatas como guarnición


Elaboración a modo tradicional:

Lo primero será limpiar bien los calamares o las potas y trocearlas. Reservar.

En una olla o cacerola ponemos un fondo de buen aceite de oliva virgen, no mucho, no me gusta excederme con el aceite.

Pelamos y  troceamos muy pequeña la cebolla y los ajos, los ponemos en la cacerola y pochamos.

Agregamos a la cacerola el resto de ingredientes, los guisantes, las potas, el vino, el laurel, un poco de nuez moscada y algo de sal. Mezclamos todo y dejamos cocer a fuego suave y tapado. Si hiciese falta añadimos un poco de agua.

Mientras tanto, pelamos y troceamos unas patatas.

Freímos en abundante aceite caliente y apartamos sobre papel de cocina para quitar exceso de acetite.

Una vez veamos que las potas están tiernas apartamos.


Elaboración en Robochef:

Lo primero será limpiar bien las potas y trocearlas. Reservar.

En la cubeta de la olla ponemos un fondo de buen aceite de oliva virgen, no mucho, no me gusta excederme con el aceite.

Pelamos y  troceamos muy pequeña la cebolla y los ajos, los ponemos en la cubeta y programamos.
Menú SOFREIR-FREIR / 6 minutos / 180º. Una vez pochados cancelamos la función.

Agregamos a la olla el resto de ingredientes, los guisantes, las potas, el vino, el laurel, un poco de nuez moscada y algo de sal. Mezclamos todo y programamos de nuevo. Menú PRESIÓN / 3 minutos / 135º

Mientras tanto, pelamos y troceamos unas patatas.

Freímos en abundante aceite caliente y apartamos sobre papel de cocina para quitar exceso de acetite.

Una vez terminado el menú elegido abrimos la olla y servimos caliente con las las patatas como guarnición.


4 comentarios :

  1. Una delicia de plato!! los de siempre, los de toda la vida son los mejores!! Te ha quedado estupendo!! Bs.

    ResponderEliminar
  2. un plato sencillo y delicioso, los que mas me gustan! tiene una pinta estupenda
    un besote y buen finde

    ResponderEliminar
  3. Estos platos son una maravilla para el invierno! Me encantan, con verduritas y muy ricos...

    ResponderEliminar
  4. Que rica la receta!Yo desde luego prefiero comprarlas frescas, sobre todo cuando voy a zonas cercanas al mar. Bsts!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!