09 febrero 2015

Salsa guacamole, mi versión


El guacamole es una rica salsa mejicana cuyo principal ingrediente es el aguacate.
Por supuesto hay muchas versiones de esta rica salsa, yo también tengo la mía particular y es la que hoy quiero compartir con todos vosotros.
Normalmente se toma con los famosos nachos mejicanos, pero a mi particularmente me gusta más untadas sobre tostaditas crujientes de pan.
El aguacate es un delicioso fruto tropical que se cultiva muy bien en toda la zona sur, estos son de mi pueblo, de la costa malagueña concretamente.
Tienen un poco de mala fama, muchos piensan que engorda mucho y eso no es del todo correcto. Es cierto que contiene algo de grasa, pero usado con moderación podemos beneficiarnos de sus muchas propiedades nutricionales, muy ventajosas en todas las edades y, sobre todo, en el embarazo y la lactancia.
Contiene ácidos grasos esenciales y proteína de fácil absorción. Es rico en vitamina E, vitamina A, vitaminas B1, B2, B3 y algo menos de vitamina C.
Entre sus minerales abundan el hierro, fósforo, magnesio y ácido fólico, entre otros.
Muy útil en la lucha contra el colesterol, ayuda a combatir el envejecimiento y problemas de la piel, también ayuda a la absorción del calcio y fósforo.
Como veis son múltiples sus beneficios y además es una rica forma de alimentarnos bien.


Ingredientes:
  • Dos aguacates maduros
  • Un tomate maduro pero que esté durito
  • Una cebolleta (o un trozo de cebolla común)
  • Unas hojas de perejil fresco (o cilantro)
  • Media cucharadita de Tabasco
  • Un poco de vinagre (zumo de lima o limón, a gusto de cada uno)
  • Un poco de sal


 Elaboración:
  
Pelamos los aguacates y quitamos el hueso.

Ponemos en un plato o ensaladera pequeña, los machacamos con un tenedor y regamos con un poco de zumo de limón para evitar que se ennegrezcan.

Pelamos los tomates, los cortamos en cuadraditos muy pequeños y se lo agregamos.

Pelamos la cebolleta y picamos muy pequeñita, la agregamos  también.

Picamos muy finamente el perejil y se lo añadimos.

Por último aderezamos con el Tabasco, la sal y el vinagre o limón, a gusto de cada uno.



Untamos sobre tostadas crujientes, acompañamos a unos ricos nacho o podemos utilizar como relleno para algún que otro plato.


9 comentarios :

  1. En casa somos verdaderos fans del guacamole!
    Lo tomamos de todas las maneras y formas posibles... pero de ésta todavía no... descuida, que caerá el fin de semana, ¡seguro!
    Saludos desde Spezialia

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el aguacate. Aqui he encontrado un buen regalo para San Valentín

    http://www.ebay.es/itm/121562813072

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Pues hacemos las dos la misma version, riquisima. Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el guacamole!!Lo hago igual que tu salvo por el tabasco que no lo pongo. bsts!

    ResponderEliminar
  5. Gosto muito e com o toque de tabasco deve ter ficado uma maravilha
    Boa semana
    bj

    ResponderEliminar
  6. delicioso, como no yo suelo ponerle una pizca de pimienta negra recién molida y un poquito de ajo finísimamente picadito...otra versión! como ves...cada uno tenemos la nuestra. Bss

    ResponderEliminar
  7. Me encanta !!!!...si te pillo el cuenco no te queda ni rastro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta muchooo!! Y más que con nachos me gusta comerlo como aperitivo con pan plano, de pita o incluso con doritos antes que con nachos, le da muchísimo sabor. Tu versión es muy 'española', me gusta ese toque casero!

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡ Qué padreeeee !!!! Como dirían los mejicanos. ¡¡ Qué maravilla !! Te ha quedado genial, delicioso....yo pongo la Coronita....

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!