31 julio 2015

Granizado de sandía



Hoy quiero actualizar una recetilla que publiqué hace dos años. Las fotos dejaban mucho que desear y la receta se merecía algo mejor,  ahora no es que sean perfectas pero invitan más  a probarla.
No es una receta en si misma, es más bien una rica y refrescante sugerencia para esos días de calor. Es una buena forma de alimentarnos y cuidarnos y por que no, de aprovechar esas sandias que a veces nos salen un poco insípidas.
Eso fue justo lo que me pasó a mi, me regalaron una sandia y estaba algo insípida, le faltaba dulzor. Pero como la crisis dicen que agudiza el ingenio, decidí sacar provecho de ella y hacer, para todos, un rico granizado.
Era una lastima tirarla porque sabia que era una sandia de mi pueblo, ecológica, cultivada sin productos químicos y, además, la persona que me la regaló lo hizo con mucho cariño. Así que, como veis, la " tuneamos" un poco y pudimos disfrutar, de un modo u otro, de ese regalo que sirvió de refrescante bebida en una tarde calurosa de verano.
Podéis utilizar, por supuesto, sandias dulces, si es así, sólo evitaremos poner azúcar en exceso.
Aquí las 6 de la tarde y delante de una ventana no es el mejor lugar, ni momento, para hacer la sesión de fotos y el pobre granizado se resintió un poco. Pero es lo que hay, tenemos que amoldarnos  a las circunstancias de cada uno. Aun así, quedo suficientemente fresquita y pudimos disfrutar después de su sabor y su frescura.... os invito  aprobarla, queréis un poco???


Ingredientes:
  • Una sandia mediana
  • Algo de azúcar (a gusto)
  • Unas hojas de hierbabuena (para decorar)


Elaboración:

La elaboración es muy fácil, yo utilicé para ello la licuadora.

Quitamos la cascara a la sandia y troceamos.

Ponemos la licuadora en marcha y licuamos toda la fruta, yo puse incluso las semillas porque eran muy pequeñas.

Una vez obtenido el jugo de la fruta lo pasamos a una jarra de boca ancha, agregamos azúcar a gusto y llevamos al congelador durante una hora.

Transcurrido ese tiempo, sacamos y removemos. Volvemos a llevar de nuevo al congelador.

Repetimos esta acción por tres o cuatro veces, cada hora, rompiendo los cristales que se van formando.

Una vez tenga la textura deseada podemos tomar.

Servimos en una copa y decoramos poniendo un poco de azúcar en la boca de la copa y unas hojas de hierbabuena.


Lista para disfrutar, en la terracita, en una tarde calurosa de verano o después de una cena ligerita... y si es con buena compañía,  mejor!!!



5 comentarios :

  1. Ya tengo la sandía en la despensa !!!! este fin de semana le hago tu homenaje !!! vaya festival nos vamos a dar. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Que rica, se le ve muy buena y refrescante.Bssss

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los granizados, ahora con este calor vienen genial, te ha quedado de lujo!!
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. que rico granizado ¡¡¡¡¡ un besote princesa

    ResponderEliminar
  5. Qué rica y que sencilla, las fotos si dan ganas de tomarse este granizado!mmm!!bsts

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!