29 octubre 2015

Tarta de calabaza y naranja para Halloween... o no!!!


En casa no solemos celebrar esta fiesta de halloween, eso tengo que reconocerlo. Y no es porque tenga nada en contra de esta fiesta, ni muchos menos, soy una persona que cree en lo enriquecedora que es la diversidad de culturas y tradiciones en nuestras vidas, en nuestra forma de ser y actuar. Esa diversidad también nos llega al nivel gastronómico o culinario y, por eso, siempre estoy abierta a probar nuevos olores y sabores. Por poner un ejemplo, la famosa tarta de calabaza.. como me ha sorprendido su textura y su sabor!!!
Esta "moda"  de halloween llegó cuando mis hijos ya eran un poco mayor y creo que, precisamente ese, es el motivo de que se haya hecho tan popular últimamente, el uso y disfrute de los niños.
Para mi, los niños son seres únicos, especiales, el mayor tesoro que la vida nos puede regalar, nos enseñan a diario y son un ejemplo a seguir. Así que, si los niños disfrutan con ella... yo encantada de celebrar halloween!!!
Tampoco suelo celebrar la fiesta de los santos o los difuntos. Lo siento mucho y respeto toda opinión que difiera a la mía, pero creo que tampoco son fiestas para celebrar. Mis seres queridos, que ya no están conmigo, para mi no están muertos, están ausentes; pero siguen vivos, en mi corazón y mi mente, cada día del año, no un día en especial. Y se que algún día, espero que lejano aún, tendré la dicha de volver  a verlos y abrazarlos nuevamente.
Así que, como veis, estos días no son especiales para mí, bueno sí, algo especial sí que son. Estos días celebro mi aniversario de bodas... algo terrorífico de recordar!!! jajjaja
Bromas aparte, el caso es que hace unos días hice esta deliciosa tarta y hoy quiero compartirla con vosotros.
Es muy similar  a la que publicamos el año pasado por estas fechas y que podéis ver si pinchais en el enlace de pastel de calabaza y chocolate con nueces. He modificado un poco los ingredientes, la he aromatizado con algo de naranja y he cambiado la cobertura de chocolate por un frosting de crema de queso, aprovechando que los intolerantes a la lactosa ya podemos disfrutar de ella.
El resultado es espectacular, cumplió con todas mis expectativas, eso ya lo veis en las fotos, pero su sabor solo podrás saberlo si te animas a elaborarla... lo harás????


Ingredientes:
  • 350 gramos de calabaza pelada y cortada en trozos medianos
  • 100 gramos de aceite de girasol
  • 50 gramos de leche (sin lactosa para intolerantes) 
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de harina
  • 3 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de bicarbonato
  • 1/2 sobre de levadura
  • Un poco de licor de naranja u otro similar
  • El zumo de dos naranjas
  • Ralladura de naranja
  • Un puñadito de nueces troceadas
  • Un puñadito de pasas secas (usé arándanos  deshidratados)
  • 5 o 6 dátiles sin hueso
  • 200 ml. de nata (sin lactosa para intolerantes)
  • 150 ml. de queso crema (sin lactosa para intolerantes)
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar molido para el frosting


Elaboración de los bizcochos:

Yo hice dos bizcochos pequeños con estas cantidades. Podéis hacerlo en uno sólo o adaptar más cantidades si los queréis más grandes.

Lo primero es poner a macerar los dátiles y los arándanos (o pasas) en la mezcla de zumo de una naranja y algo de licor.

Pelamos y troceamos la calabaza, cocemos o bien podemos asarla, eso a gusto de cada uno, yo la cocí al vapor.

Una vez cocida sacamos y dejamos enfriar, luego haremos con ella un puré suave con ayuda de un simple tenedor. Reservamos.

Ponemos a macerar los dátiles y los arándanos (o pasas) en una mezcla de zumo de naranja y algo de licor.

Ponemos los huevos en un bol con una pizca de sal. Añadimos el azúcar y la ralladura de naranja, batimos unos minutos, hasta conseguir una mezcla espumosa, esta acción es mejor hacerla con batidora eléctrica de varillas.

(No están todas la fotografías, es muy difícil cocinar y fotografiar al mismo tiempo, pero creo que con estas os haréis una idea. La fotografía que veis de los huevos es de otro que hice y al que añadí algo de canela molida, pero a esta, en concreto, no le puse)

Añadimos el aceite y batimos de nuevo, incorporamos también la leche y batimos hasta que quede una mezcla homogénea.

Añadimos la calabaza triturada.


Mezclamos la harina, el bicarbonato, la levadura. Cernimos la mezcla de harina sobre la mezcla del bol y removemos para mezclar todo, con paleta de silicona o cuchara de palo, ya no necesitamos batidora.

Agregamos las nueces troceadas, las pasas y los dátiles una vez escurridos de su líquido de maceración.

Añadimos una par de cucharaditas del liquido de la maceración para dar aroma y sabor. Volvemos a mezclar todo hasta conseguir una mezcla totalmente homogénea y de un bonito color anaranjado.

Engrasamos ligeramente un molde y ponemos la mezcla en él, yo puse en dos pequeños.

Llevamos al horno, previamente calentado a 180º con calor abajo. El tiempo dependerá siempre de las prestaciones de nuestro horno, el mío es bastante potente y no es más de 20 minutos.

Una vez haya subido el bizcocho cambiamos a 160º y ponemos calor arriba y abajo para dorar.


Terminada la cocción del bizcocho, sacamos y dejamos enfriar un poco. Ya sabeis que podéis pinchar con un palillo en el centro, si sale seco está listo.

Esta vez no pondremos sobre una rejilla metálica para que enfríe, esta vez taparemos con una campana de cristal. Si no tenéis campana de cristal envolveis en una bolsa de plástico, de esta forma el bizcocho suda y se queda más suave y esponjoso.

No es un bizcocho que suba mucho, pero queda bastante esponjoso y suave.

Una vez frío sacamos y decoramos, aunque también podemos comerlo tal cual... sin decoración alguna!!!


Elaboramos el frosting de queso crema:

Montamos la nata como tengamos costumbre. Yo uso varillas eléctricas, 

Montamos un poco la nata, agregamos el azúcar molido a gusto y seguimos batiendo hasta conseguir el punto correcto.
Ya sabeis que la nata para que monte bien debe estar bien fría y el recipiente donde la pongamos también.

Añadimos el queso crema y mezclamos todo.


Elaboramos un almíbar suave:

Para ello ponemos en un cazo a fuego suave el líquido que quedó de macerar los arándanos (o pasas) y los dátiles. Añadimos el zumo de la otra naranja, dos cucharadas de azúcar y un poco de licor de naranja u otro similar. Una vez se derrita el azúcar y obtengamos el almíbar lo apartamos y dejamos enfriar. No temáis si van a comer niños, el alcohol se evapora al hervir.


Decoramos la tarta:

Ponemos en una base uno de los bizcochos. Si has hecho solo uno, lo abres por la mitad.

Emborrachamos ligeramente el bizcocho con el almíbar que tenemos reservado.

Ponemos una buena capa de crema de queso y tapamos con el otro bizcocho.

Repetimos la misma acción de emborrachar este nuevo bizcocho y ponemos otra capa de crema de queso.


Aqui podeis jugar con la decoración, yo hice algo muy sencillo. Aplique la crema de queso con manga pastelera con boquilla rizada y espolvoree un poco de ralladura de naranja por encima.


El resultado ya lo veis... suave, jugosa, deliciosa... y llena de ricos nutrientes!!!



9 comentarios :

  1. Peazo de tarta, excelentes fotos y relamiendome estoy ...¡Que buenaaaaaaaaaaaaa!!! Besito guapa.

    ResponderEliminar
  2. Me matas!!. Que delicia de tarta, solo con verla ya babea una. Te ha quedado fabulosa, muy pero que muy apetecible.

    Besines

    ResponderEliminar
  3. Qué buena pinta tiene esta tarta, se ve deliciosa!! Bss.

    ResponderEliminar
  4. Adoro bolos com abobora e acho que combina bem com a laranja
    Ficou um bolo lindo, a fatia esta super tentadora

    ResponderEliminar
  5. Merhabalar, çok leziz ve iştah açıcı görünüyor. Ellerinize sağlık.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
  6. El día que vaya por allí te aviso antes para que tengas el horno preparado
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. El día que vaya por allí te aviso antes para que tengas el horno preparado
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. En mi casa tampoco celebramos Halloween pero la tarta me la como encantada hoy y cualquier día,jeje. bsts

    ResponderEliminar
  9. Vaya pintaza más tierna y jugosa que tiene esta tarta! Se ve irresistible, madre mía!
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!