02 marzo 2017

Arroz con conejo de los montes malagueños


De todas las recetas de arroz creo que ésta, con conejo, es la que más me gusta... y si lo hace mi madre, mucho más!!!
No se si esta es la receta correcta, cada maestrillo tiene su librillo y cada día asoma algún que otro "purista" que tiene algo que objetar o decir al respecto.
Esta es la receta que hacía mi madre en casa, la que yo heredé y que recuerdo con cariño y con nostalgia. Recuerdos de mi niñez en mi querido pueblo campero-marinero y malagueño.
Mi madre criaba conejos en casa, ni que decir tiene que luego tenía que engañarnos a la hora de matarlos, no queríamos que los matasen y llorabamos,... segun ella siempre se escapaban y nosotros, pobres inocentes, lo creíamos.
También recuerdo a Antonio, el marido de nuestra vecina, cuando venía  de cazar con los conejos colgando del cinturón, o del "morral" de cazador... que lastima me daban!!!
Pero tengo que reconocer que la carne y el sabor de esos conejos de monte no tenían nada que ver con los que estamos acostumbrados a comer ahora.
El conejo me gusta en todas sus variantes, al ajillo con patatas, en  una rica fritá o, como esta vez, con arroz... de todas formas está delicioso.
Su precio es económico, su carne blanca aporta 140 calorías por cada 100 gramos, es por lo tanto una de las carnes con menos grasa y es recomendada por esto en dietas de adelgazamiento.
Es rica en vitaminas del grupo B, vitamina A, vitamina E y vitamina K.
Entre sus minerales destaca el calcio, potasio, sodio y fósforo.
Como veis todo son ventajas a la hora de su consumo... y además está riquísima!!!


Ingredientes:
Para unas seis personas
  • Una cebolla
  • Tres pimientos verdes italianos (los largos y finos)
  • Tres tomates grandes y maduros
  • Tres o cuatro dientes de ajos
  • Un puñado de guisantes (a gusto)
  • Una copa de buen vino blanco
  • Dos zanahorias
  • Dos alcachofas
  • Un conejo troceado
  • 1 hoja de laurel (opcional y a gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Unos 500 gramos de arroz  redondo (aprox. 70 gramos por persona)
  • Sal
Mi madre tambien ponía, a veces, habas tiernas. Esta vez no lo hice, pero puedes ponerlas si quieres.


Elaboración:

Cortamos el conejo en trozos pequeños. Reservamos

Pelamos la cebolla y los ajos y picamos. Picamos también el pimiento, quitamos la piel a los tomates  y troceamos. Todo muy pequeñito para que luego no encuentren muchos tropezones.

Ponemos todo en una cazuela o sartén con un fondo no muy abundante de aceite (no me gusta cocinar con mucho aceite).Yo pongo el aceite en frío, no suelo calentar el aceite, es menos indigesto y el estomago lo agradecerá. 

Removemos y pochamos un poco a fuego suave.

Pelamos y troceamos la zanahoria. Reservamos.

Ponemos agua a hervir y la tenemos reservada caliente.

Una vez  esté todo pochadito, añadimos el conejo, los guisantes, la zanahoria pelada y troceada, una copita de buen vino blanco, la hoja de laurel (si es nuestra opción) y un poco de sal. 

Aqui añadiriamos las habas si tenemos, esta vez no tenía en casa.

Dejamos cocer a fuego suave y tapado durante unos 20/30 minutos (el tiempo dependerá de la cochura del conejo) o hasta que veamos que el conejo esté medio tierno.

Vamos dando vueltas de vez en cuando para que no se nos queme y si es necesario vamos añadiendo algo de agua, de poco en poco, siempre caliente.

Una vez veamos a medio cocer el conejo añadimos el arroz y rehogamos un poco.

Añadimos el agua que teníamos previamente hervida, hasta cubrir el arroz. Aproximadamente doble cantidad de agua que de arroz.


Pelamos las alcachofas, cortamos las puntas, la partimos en trozos y las añadimos.

La cantidad de arroz es difícil de calcular, dicen que aproximadamente debe ser 70 gramos por persona, aunque eso siempre dependerá del comensal. 

Yo uso el truki de la barquita, consiste en poner la mano cóncava, a modo de "barca", y ponemos en ella el  arroz. Pondremos dos "barquitas" por adultos, una para los más peques de la casa y una última para la "cazuela"... por si viene un visitante inesperado o alguien quiere repetir.

Este truki a mí me funciona, claro que yo tengo una mano pequeña.

Rectificamos de sal y añadimos azafrán o colorante domestico. Dejamos cocer a fuego suave. 

Si hiciese falta más agua, añadiríamos la que teníamos puesta a hervir, para evitar el contraste de temperaturas.

Una vez el arroz esté tierno, apartamos y dejamos reposar un ratito, para que se consuma el caldito sobrante.



Apartamos y servimos caliente... un chorrito de limón aportará sabor... buen provecho amigos!!!


6 comentarios :

  1. Seguro que está de infarto este arroz. Tiene un color estupendo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado delicioso, me lo comía para cenar, eh.
    A ver si ya me aclaro en la casa nueva y me hago un buen arroz que llevo desde Junio sin catarlo y encima veo este y se me hace la boca agua.
    Un besito mi niña preciosa.

    ResponderEliminar
  3. ´Tiene una pinta muy rica el arroz, besos.

    ResponderEliminar
  4. Ummmmm.....que arroz mas rico,tiene que estar de rechupete¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el arroz, todas las semanas preparo uno así que me lo apunto. bsts

    ResponderEliminar
  6. Tu receta espectacular, riquisima, deliciosa!!!! Y como tu bien dices, cada "maestrillo" tiene su "librillo", te invito si gustas a ver la que suelo preparar en casa, totalmente diferente.
    Probaré la tuya....que me ha encantado. Y las fotos, madre del amor hermoso...qué fotos!!! Lo tuyo, vuelvo a decir, no solo es arte gastronómico, es arte fotografico, es arte personal...aunque en ésta ocasión el plato no sea blanco, el conjunto es perfecto.
    Por cierto, a mi padre le regalaban los conejos en Periana, cada semana habia uno blanco, vivo, con los ojos rojos al que yo alimentaba con zanahoria y alfalfa.....estuve años, décadas más bien, sin comer conejo; me venía el recuerdo de cuando yo tenía que aguantarlo de las patas mientras mi madre quitaba la piel y lo limpiaba por dentro aún caliente. El que lo mataba era mi padre cuando no le veiamos. Todo un trauma. Lo he casi superado....casi.
    Besitos preciosa...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme cada vez más, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!