Ir al contenido principal

Tarta de Santiago para Noelia



Esta deliciosa y esponjosa tarta es una de las preferidas de mi hija Noelia. 
Llevaba mucho tiempo pidiéndomela y aquel día me decidí a hacérsela.
A mi también me gusta mucho porque no lleva harina ni leche, por lo tanto es apta para intolerantes a la lactosa o al gluten, y ya sabeis que yo lo soy a la lactosa.
Lleva pocos ingredientes, es una tarta calórica, claro que si, como todas las tartas, pero es sana y natural... además, que no vamos a comernos la tarta entera... o si lo harías???
Por supuesto que muchos dirán que no es la receta original, puede que no porque hay muchas versiónes de ésta rica y popular tarta. Esta es mí versión, la que hago en casa desde siempre y la que nos gusta a todos.
Con las cantidades que os pongo hago dos tartas pequeñitas. Casi siempre caen las dos porque somos muchos y a todos nos gusta, pero si no es así, podemos guardar o incluso congelar.
Pero, si lo preferís, haceis una sóla tarta más grande... eso lo dejo a vuestra elección!!!


Ingredientes:
  • 200 gramos de almendras crudas peladas (a veces las pongo con piel incluida)
  • 200 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • Rayadura de limón (opcional)
  • 1 cucharada de levadura química (sin gluten)
  • 1 pizca de sal
  • Azúcar molida para decorar

Nota adicional:
La receta está reeditada porque se eliminó sin querer, pero se conserva tal cual de publicó en su día.
Por desgracia vuestros comentario se perdieron... lo siento amigos!!


Elaboración:

Lo primero será pulverizar el azúcar junto con la piel del limón, sin nada blanco porque amargaría. (foto 1)

Trituramos la almendras y reservamos.

Montamos las claras con la pizca de sal, hasta obtener una especie de merengue. Mejor con batidora eléctrica, si no tenéis, utilizáis unas varillas metálicas y un poco de "santa paciencia". (foto 2)

Agregamos las yemas a las claras montadas, sin utilizar batidora, bastará con una simple espátula de silicona. (foto 3)

Añadimos ahora el azúcar pulverizado con la piel de limón y mezclamos con la misma espátula. (foto 4)


Incorporamos las almendras trituradas y la cucharada de levadura. Mezclamos hasta obtener una mezcla espumosa. (fotos 5 y 6)

Engrasamos ligeramente el molde con un poco de aceite de oliva suave o girasol (aunque sea de silicona me gusta hacerlo) y vertemos la mezcla. (foto 7)

Llevamos al horno previamente calentado a 180º  con calor abajo hasta que suba, luego cambiamos a calor arriba y abajo para que se dore.

El tiempo de cocción dependerá de las prestaciones de cada horno. En el mio que es potente y al ser dos tartas pequeñas es poco tiempo, apenas 10 /12 minutos cada tarta. Pero, como ya os digo, eso dependerá de cada horno.

Sacamos una vez estén listas y dejamos enfriar. (foto 8)

Hacemos con cartulina la silueta de la cruz (la encontramos fácilmente en la red), la ponemos encima de la tarta y espolvoreamos con azúcar molida o glas. (foto 9)


En muy pocos minutos tenemos elaborada una rica tarta... ideal para meriendas o postres!!!


Es una tarta muy suave y esponjosa, se mantiene tierna si la envuelves (antes de decorar) en una bolsa de plástico... pero dudo que te dure mucho tiempo!!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Bizcocho de mandarinas