17 septiembre 2018

Helado cremoso de chocolate blanco y coco (Para Marta)


Los helados caseros son un rico postre, una deliciosa forma de alimentar a los nuestros, de hacer más llevadera las extremas temperaturas del verano y de disfrutar comiendo, gracias a su amplio abanico de sabores.
Muchas personas piensan, erróneamente, que los helados engordan... y eso no es cierto.
Un helado aporta solamente un 10% de las calorías necesarias para un día, lógicamente siempre y cuando lo comamos con moderación. Tampoco es una fuente de calorías vacías, ya que contienen proteínas y vitaminas presentes en la leche, el yogurt, la fruta o el chocolate, ingredientes comunes en los helados. Además, si el helado es casero, esos ingredientes serán  mucho mas sanos, ya que no pasan por un proceso de industrialización.
Éste verano pude disfrutar durante unos días de la presencia de mi hija, creo que ya sabeis que se encuentra muy lejos y solo la veo una vez al año.
Cuando viene quiero hacerle de todo, pero ella no me deja, insiste en que yo descanse y disfrute de esos días sin el agobio de la cocina.
Tenia claro que un helado casero le haría al menos. Le pregunté cual seria su favorito y es éste que veis, el helado de chocolate blanco con coco.
Esta vez no pude hacerlo sin lactosa, sabeis que soy intolerante a ella, pero es que no encontré aún chocolate blanco sin lactosa en  mi pueblo... espero que en breve pueda conseguirla y poder disfrutar de todo el sabor de este delicioso helado.
Es un helado delicioso y muy refrescante que, a partir de ahora, pasará a ser el favorito de muchos en casa... en la tuya también???


Ingredientes:
  • 200 gramos de chocolate blanco
  • 200 ml. de leche de coco
  • 50 gramos de coco rallado
  • 400 ml. de nata para montar
  • 50 gramos de azúcar molida
  • 2 cucharadas de licor de coco (ayuda a que no cristalice)
  • Si van a tomar niños prescindir del licor y cambiar por dos cucharadas de miel (ayuda a que no cristalice)


Elaboración en heladera:

Lo primero será poner un cazo al fuego con la leche y el chocolate blanco, a fuego suave  y removiendo hasta que se deshaga el chocolate. Dejar enfriar. (foto 1)

Una vez haya enfriado agregamos al cazo las dos cucharadas de licor, o la miel, según sea vuestra opción. (foto 2)

Añadimos también el coco rallado y removemos todo. Reservamos. (foto 3)


Montamos la nata como tengamos costumbre. Ya sabeis que la nata y el recipiente deben estar bien fríos para que monte bien.

A medio montar añadimos el azúcar molido y seguimos batiendo hasta montar completamente. Cuidado de no pasaros o podría convertirse en mantequilla. (foto 4)

Con cuidado, con suave movimiento envolvente, vamos agregando los ingredientes que teníamos en el cazo. (esta foto se me olvido, lo siento)

Tapamos con papel film y llevamos al frigorífico durante unas horas. La maquina recomienda unas cuatro horas, pero puede ser algo menos. (foto 5)

Transcurrido este tiempo establecido sacamos la mezcla del frigorífico y enchufamos la heladera a la toma eléctrica. (foto 6)

Ponemos en funcionamiento la máquina y vamos echando la mezcla por el bocal.

Dejamos la maquina trabajar hasta que el helado haya adquirido la consistencia deseada.
Se recomienda no forzar la maquina más de 40 minutos.

Sacamos el helado del recipiente de la maquina y vertemos sobre el molde deseado.


Podemos degustarlo inmediatamente o guardarlo en el congelador  hasta el momento de ser consumido.

Si preferimos una consistencia más firme lo alisaremos con ayuda de una espátula de silicona y taparemos con papel film.

 Llevamos de nuevo al congelador, hasta el momento de tomar, sacamos con ayuda de una cuchara y ponemos sobre el molde deseado

Se recomienda sacar del congelador unos minutos antes de tomar.


Elaboración sin heladera:

Prácticamente es lo mismo, sólo cambia el paso final.

Lo primero será poner un cazo al fuego con la leche y el chocolate blanco, a fuego suave  y removiendo hasta que se deshaga el chocolate. Dejar enfriar. (foto 1)

Una vez haya enfriado agregamos al cazo las dos cucharadas de licor, o la miel, según sea vuestra opción. (foto 2)

Añadimos también el coco rallado y removemos todo. Reservamos. (foto 3)

Montamos la nata como tengamos costumbre. Ya sabeis que la nata y el recipiente deben estar bien fríos para que monte bien.

A medio montar añadimos el azúcar molido y seguimos batiendo hasta montar completamente. Cuidado de no pasaros o podría convertirse en mantequilla. (foto 4)

Con cuidado, con suave movimiento envolvente, vamos agregando los ingredientes que teníamos en el cazo. (esta foto se me olvido, lo siento)

Tapamos con papel film. (foto 4)

Aquí viene la parte diferente:

Llevamos al congelador durante una hora aproximadamente.

Pasado este tiempo sacamos y mezclamos, tapamos con film transparente y llevamos, de nuevo, al congelador. (mejor si el bol es metálico)

Sacamos cada hora, removemos para evitar que se produzcan cristales de hielo y llevamos al congelador.

Repetimos esta operación durante tres veces consecutivas... o sea, sacamos cada hora y mezclamos.

Por último ponemos en el molde deseado, tapamos y volvemos a poner en el congelador hasta el momento de su consumo.


Se recomienda sacar del congelador unos minutos antes para que quede más cremoso.



9 comentarios :

  1. Hola Choni,ya de vuelta a la globosfera y me parace un helado maravilloso el que nos has hecho para seguir combatiendo el calor
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  2. Se antoja. Y por supuesto que he de hacerlo. Gracias.
    Luce genial.Gracias.
    Un abrazo desde Bogotá.

    ResponderEliminar
  3. Hola Choni, cómo nos gusta complacer a nuestras niñas, te entiendo porque sé lo que es tener a los tuyos en la distancia, y verse limitada a una o dos visitas al año, es duro de llevar, a pesar de las nuevas tecnologías que nos hacen sentir más cerca, como es el contacto físico, nada de nada.
    Un helado que sin duda hará que tu hija no olvide dónde te tiene para lo que haga falta. Naturalmente.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ay nuestras niñas...siempre niñas!!! Y cuando las vemos poco más aún. Me imagino que Marta se habrá llevado todo el corazón repleto de tu amor y cómo no en su memoria de los sabores le habrá hecho un hueco especial para este delicioso helado. Maravilloso!!!

    ResponderEliminar
  5. PERo que combinación mas apetecible. Tomo muy buena nota. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Un helado super apetecible

    ResponderEliminar
  7. Bufff chiquilla es que con tan solo leer chocolate blanco se me derrite la boca y ya se que es el que más grasa tiene pero es el que más me gusta. Tiene que estar bien rico ese heladito.
    Por cierto, esas fotos buenísimas. Besosss

    ResponderEliminar
  8. Hola Choni. Me has alegrado el día y me alegro nuevamente al saber que has podido disfrutar de Marta. Una vez al año es muy poco y puedo imaginar lo duro que tiene que ser. Ella ha querido que no trabajes, pero te entiendo porque yo también hubiera cocinado para un regimiento.
    El helado habla con solo ver las preciosas fotos. Tiene que estar muy rico.
    Gracias mil, besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Tiene una pinta deliciosa que rico!!besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...