Ir al contenido principal

Deliciosa receta de ajetes, o ajos tiernos, con langostinos


Hoy os traigo una receta sencilla que espero sea de vuestro agrado.
Se trata de unos ajetes, o ajos tiernos, con langostinos, un plato que gusta mucho en casa.
Los ajos y ajetes son ambos la misma planta y proceden de la familia de las liláceas. La única diferencia entre ambos es que tienen diferentes tiempos de recolección. 
Si se recogen antes de que se forme su cabeza tendremos nuestros ajetes, a medio camino está el ajo porro, un ajete con un tallo redondo y algo mayor en su extremo y finalmente, al formarse la cabeza con los dientes, tendremos el ajo común. Podríamos decir que un ajete es un ajo en plena adolescencia.
La composición nutricional de ambos es la misma, puesto que ambos son misma planta, simplemente el ajete tiene más agua y, por lo tanto, todos sus nutrientes están más diluidos.
Aportan pocas calorías e hidratos de carbono, sin embargo contiene inulina, un tipo de fibra soluble muy beneficiosa para nuestra flora intestinal, contiene potasio, hierro y una fuente importante de azufre. También tienen propiedades antibióticas que ayudan a aumentar las defensa de nuestro organismo.
Es un producto de temporada ya que suele recolectarse a últimos de febrero o primero de marzo. Con todo el lío del cambio climático y "la eterna primavera del sur" incluso es posible encontrarlos un poco antes, como fue mi caso.
Hasta abril serán los mejores meses para disfrutarlos en condiciones normales, luego ya pasariamos al ajo porro o porrino. Finalmente, en verano, tendremos nuestros queridos ajos nuevos en el mercado, tan útiles y necesarios en nuestras cocinas.
El ajete es largo y muy fino de color blanquecino, llegando a veces a ser un poco morados en el extremo superior y sus hojas son de un color verde intenso en el extremo opuesto.
Es muy similar a una cebolla tierna o cebolleta pero no hay que confundir nunca, el sabor no es igual.
Normalmente se come en forma de tortillas o revueltos con huevos, setas, jamón o gambas. También se pueden poner  a la brasa o añadirlos a ricos arroces.
Estos ajetes fueron regalo de un buen amigo que conoce bien nuestros gustos. Estaban recién recogidos del campo y yo quise hacer algo un poco más especial, por eso añadi unos langostinos que tenia en el congelador.
Por supuesto el éxito de un buen plato va unido a la calidad de los ingredientes y para ello un buen aceite es esencial. Yo sigo apostando por Oleum Alzay un aceite de oliva virgen extra con varios premios internacionales y el sabor de mil años de historia.
Esta es una receta que gusta mucho en casa... espero que, a partir de ahora, en la tuya también!!!


Ingredientes:
  • Un manojo grande de ajetes 
  • 400 gramos de langostinos congelados
  • 3 o 4 dientes de ajos
  • 1 guindilla (opcional)
  • Un poco de pimienta (opcional)
  • Una hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra (recomiendo Alzay)
  • Un poco de sal (a gusto)


Elaboración:

La elaboración es muy sencilla, haremos igual que si fuese una cazuela de langostinos al ajillo, cuya receta puedes ver si clicas aquí.

Limpiamos los ajetes de posible arenilla, los mios venian muy bien lavados, troceamos aprovechando parte de sus hojas verdes y reservamos.

En una sarten grande ponemos un buen chorreon de aceite y calentamos.

Añadimos los dientes de ajos pelados y laminados junto con una cayena si es nuestra opción.

Cuando estén dorados añadimos los langostinos pelados, la hoja de laurel, un poco de sal y un poco de pimienta.

Damos unas vueltas y apartamos los langostinos y los ajos laminados. Reservamos tapados para que no se enfríen demasiado.

En ese mismo aceite (que ahora tiene aportado mucho sabor) ponemos nuestros ajetes y sofreímos un poco.

Ponemos algo de sal, tapamos y dejamos hacer a fuego suave tapado. Seran pocos minutos porque son muy tiernos. Si fuese precioso añadimos un par de cucharaditas de agua.

En principio parecen muchos, pero merman y se quedarán en nada si los cocinas demasiado.

Cuando los veamos tiernos, ya digo que será poco tiempo, añadimos de nuevo los langostinos y los ajos laminados.

Removemos un poco para  que se aúnen los sabores y apartamos del fuego.


Servimos recién apartado y acompañamos de una copita de vino blanco.

Decoramos con un poco de perejil fresco... pero vamos, que no necesitan ni decoración!!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tarta mousse de fresas

Llega la primavera y con ella llega la temporada de fresas, una de mis frutas preferidas. Son tantas las recetas que se pueden elaborar partiendo de esta exquisita fruta que seria imposible de enumerar ya que vale tanto para recetas dulces como para saladas. Esta vez me decidí por una tarta tipo mousse, una tarta fresquita, de las que no necesitan horno y con la que triunfaras seguro. Es una de esas tartas que vienen ideal para tomar como postre... un bocado dulce y sabroso con el que poner el punto final a una buena comida!!!

Roscos fritos de Semana Santa con naranja y aroma a azahar

Quienes me conocen saben que no soy persona de hermandades, cofradías, tronos ni imágenes. Vivo mi religión a mi manera, no mejor ni peor que otros, siempre consecuente con mis ideas y mi forma de ser. Pero tengo mucho respeto a las tradiciones, la cultura de nuestro pueblo, y la Semana Santa es una muestra de ellas. Me gusta ver las procesiones, los tronos por las calles, el esfuerzo y el sudor de esos costaleros o portadores. Me gusta por todo lo que conlleva consigo en cuanto a sentimientos. Me encanta ver las calles llenas de gente en la noche, los olores a incienso y cera sobre el asfalto. El olor que desprende los naranjos que se alzan erguidos enfilando las calles por donde pasarán nuestros titulares. El clima cálido que se respira en sus calles, a pesar de que algunas veces haga un poco de frío. El silencio solo perturbado por el sonido de los tambores, las campanas o la voz del capataz dando ánimos a sus hombres al grito de : ¡¡Al cielo con el!!! Son tradiciones qu

Tarta mousse de limón en horno

Esta es la tarta que me auto-regalé para el dia de la madre. Se trata de una deliciosa tarta de limon con base de pasta flora o masa quebrada. La original lleva base de galletas, pero me gusta más este otro tipo de bases y opté por ella. Las tarta tipo queso o mousse son de mis favoritas, por lo refrescante que suelen ser. Eso las  convierte en postres ideales para finalizar una buena comida familiar...sea ésta especial o no!! El limón es un ingrediente indispensable en mi cocina y está presente en muchas de mis elaboraciones, bien como ingrediente o a modo de aliño. Mi familia suele poner limón a todo y, por supuesto, las tartas elaboradas con éste ingrediente son un éxito asegurado en casa. La verdad es que esta vez no me arriesgué mucho... sabía de antemano que acertaría... y así fue!!!

Postre rico de manzanas con vino dulce de Málaga y aroma de canela

Uno de los postres más tradicionales que quizás conozcamos es nuestra popular compota de frutas. Aunque normalmente suele hacerse triturada, yo las prefiero en trozos grandes y la tomo como postre. Esta vez la probaremos con manzanas, un toque de vino dulce de la zona y un ligero aroma de canela. En invierno suelo elaborarla mucho y es parte de mi cena en más de una ocasión. Si prefieres usarla para rellenos solo tienen que triturar un poco una vez esté hecha. Es una de esas  recetas fáciles y tradicionales, heredadas de madres o abuelas, que suelen traer tantos y tan buenos recuerdos de otros tiempos a nuestra mente. Tiempos donde pocos postres podíamos comer, a menos que no lo elaborasen en casa, y nuestro repertorio o abanico de posibilidades era muy limitado. Fundamentalmente porque no existía la comercialización que hoy conocemos y porque tampoco existían los hornos caseros; asi que todo se preparaba en el fuego o nos limitabamos a comer la fruta de temporada que hubiese en esa es

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Esta es otra tradicional receta andaluza y malagueña, una receta de mi precioso pueblo blanco, costero, campero y marinero. Hoy voy a hablaros de  la cazuela de "fideos guisaos", una receta tradicional, como ya digo, heredada de madres a hijas durante años, una receta que nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas porque estaba presente en nuestro menú diario. Hay quien la hace con carne pero, normalmente, se elabora con pescado o mariscos... a mi, particularmente, me gusta más así!!!

Masa madre para elaborar bizcochos

Son ya varios los bizcochos que hemos publicados con masa madre y sois muchos también los que preguntáis por ella y como conseguirla. Para comenzar os diré que conozco la masa madre desde hace muchos años. Fue mi tía Mari quien me dio a conocer la historia de la masa y quien quiso compartirla conmigo, supongo que por aquello que dicen que da suerte, salud y fortuna a quien la comparte y a quien la recibe. Todos habréis oído hablar del famoso bizcocho elaborado con esta masa madre, conocido como el bizcocho de las madres Carmelitas, bizcocho del padre Pio o bizcocho de la suerte y la fortuna. Si entráis en la red seguro que encontrareis mil y una historias referente a esta leyenda y su cadena.

Delicioso flan casero de huevos y calabaza

    Esta demostrado que la mejor forma de terminar una buena comida es con algo dulce en forma de postre, ya sean tartas, flanes, helados o fruta fresca de temporada...es el colofón perfecto!!! Yo, sin duda alguna, me inclino siempre por los flanes caseros, aportan ese toque dulce tan tradicional y hogareño y no suelen ser muy pesados. Mi marido, sin embargo, se inclina más por los helados por acabar con esa sensación refrescante, todo esta permitido porque es cuestión de gustos. Este que hoy os traigo es un flan casero de huevos, mis favoritos, a los que he añadido un ligero toque de calabaza y especias para aportar un poco de más sabor o, mejor dicho, por aportar un sabor diferente. La calabaza podéis ponerla cocida o asada, como os venga mejor, yo opté por la asada porque tiene un sabor algo más dulce y almibarado. Las propiedades de las calabazas son innumerables, especialmente las variedades de otoño invierno, que son las que ahora mismo encontramos en nuestros mercados. Contienen