7 de octubre de 2020

Las galletas doble chocolate de mi peque


Recién empezó el otoño y con él la entrada al cole, este año un tanto atípica para los peques.
Pero, como cada Octubre, con el cambio de estación, las temperaturas bajan, anochece más pronto y hay días de cielo gris o incluso de lluvia. Días de tardes largas que se apetece encender el horno y preparar algo rico para los nuestros, sobre todo para los más peques de la casa, que estos días son los protagonistas por el retorno al cole y la adaptación a esta "nueva-normalidad"
Te apetecería sorprenderlos, premiarlos y alimentarlos a la vez, con estas deliciosas galletas???
Estas son las primeras galletas que hice en mi vida y las hice precisamente para mi peque, que por entonces debía rondar los 12 o 13 años...pero seguía, y sigue, siendo mi peque!!!
Las galletas eran mis muchas asignaturas pendientes por aquel entonces y, gracias un grupo de amigas que nos juntamos en Facebooklandia, por fin la pude superar. 
Teníamos un grupo e hicimos un reto...el reto de las galletas y magdalenas!!!
Cada semana haríamos una receta diferente de galletas y otra semana de magdalenas. Todas las participantes elaboraría la receta escogida y la publicaría en el grupo. La receta mas votada ganaría esa semana. 
El premio era la satisfacción personal de aprobar nuevas asignaturas, de probar nuevas recetas y el cariño y reconocimiento por parte del grupo... no está mal, verdad?
Mis primeras magdalenas fueron un fracaso total...que bien lo pasábamos y como nos reíamos en aquellas noches locas...Facebook era otra cosa entonces!!!
Las galletas fueron otra cosa, perdí el miedo y ví lo fácil y divertida que era su elaboración. 
Esta fue la primera receta de galletas que escogimos. Era una gris y fría tarde-noche de otoño y conté, para su elaboración, con la ayuda de mi peque que, dicho sea de paso, le gustaba y no se le daba mal la cocina por aquellos días y con el tiempo ha mejorado bastante.


La receta esta sacada del libro "Con las manos en la masa...cien galletas" de Linda Doerser.
Son  muy fáciles de elaborar y quedaron deliciosas, no esperamos ni a que enfriaran... las que veis en el la bandeja fueron las únicas que logre salvar para el reto.
Sabéis quién ganó esa semana???...Siiii, mi peque y yo!!!
Aunque, si he de ser sincera, creo que me dieron el premio por pena, para que no  me desmoralizara por lo de las magdalenas. 😃😃😃
La receta estaba publicada desde entonces, hará unos diez años, pero las fotos eran malísimas, así que  hace poco decidí quitarla del blog. Por aquel entonces solo contaba con una cámara de esas pequeñas que regalaron a mi hija para la comunión.


Esta es una de las fotos originales de aquellas primera galletas. La bandeja y taza era de mi peque... cuando aún era peque de verdad. Todavía las conservo guardadas como oro en paño, quizás las use Luca cuando venga a merendar a casa de la abuela... o los futuros hijos de Pablo...quien sabe!!!
 No es que ahora sea una fotógrafa profesional, ni lo pretendo siquiera. Es cierto que me gusta mucho, pero es un mundo muy complejo para mí y mi escaso tiempo libre, aunque debo reconocer que algo mejor si que salieron estas fotos nuevas.
Estos días pasados sentí un poco de añoranza y me decidí a elaborarlas de nuevo y volver a publicar porque la receta merece ser compartida. 
Será un homenaje, nuevamente, a mi peque que con sus 23 años se encuentra muy lejos, en Vancouver (Canadá). Ya lleva cuatro años allí, con su hermana y su "hermano Javi". 
Todos los años consigo verle una vez al año, algo es algo, pero es muy duro para mi pobre corazón de madre.
Este año, por culpa de la "maldita pandemia" no pudo venir. Me llama a menudo por vídeo conferencia o nos escribimos por whatsapp, pero os aseguro que no es lo mismo. Existe un vínculo muy especial entre nosotros y cada día lo añoro más...que ganas tengo de darle un buen "achuchón"... me entendéis verdad???
Los objetos que veis en la foto están sacados todos de su habitación, que permanece tal cual lo dejó hace cuatro años. Con sus juguetes de cuando era peque, sus lápices de colores, sus libros, sus pelotas, sus trofeos de fútbol...esperando un pronto regreso al nido!!!


Ingredientes:
  • 225 gramos de mantequilla blanda
  • 140 gramos de azúcar extrafino
  • 1 yema de huevo ligeramente batida
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 250 gramos de harina
  • 25 gramos de cacao  puro en polvo (uso Valor)
  • 1 puñado de pepitas de chocolate (a gusto)
  • 50 gramos de cerezas confitadas picadas
  • 1 pizca de sal


Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º y forramos dos bandejas con papel de hornear.
 
Ponemos la mantequilla y el azúcar en un bol y mezclamos bien con una cuchara de madera o paleta de silicona.

Incorporamos la yema y el extracto de vainilla mientras batimos.

Tamizamos la harina, la sal y el cacao. 

La añadimos a la mezcla junto con las pepitas de chocolate y las cerezas troceadas pequeñas..

Removemos hasta que esté todo bien ligado.

Con una cuchara tomamos una porción de la mezcla y formamos una bola. 

Colocamos las bolas en las bandejas, dejando un espacio entre ellas y aplastamos un poco.

Seguimos el mismo procedimiento con el resto de la masa, hasta acabarla.

Horneamos aproximadamente 8 /10 minutos, según las prestaciones de cada horno, a 180º y calor arriba-abajo

Se hacen rápido, aunque creáis que están poco hechas no tengáis miedo, cuando enfrían endurecen un poco. Tened cuidado porque al ser oscura se podrían quemar y no lo notaríais.

Una vez fuera del horno dejamos enfriar en una rejilla metálica.


Se conservan bien en una lata o un bote de cristal hermético...aunque dudo que duren mucho!!!


Para mi peque con todo mi amor... te "loviu" Pablo!!!


2 comentarios:

  1. La fotografía lógicamente, y con el arte innato que tu tienes para todo, la has mejorado mucho, muchísimo (ya sabes que te admiro....y que te envidio, sanamente que conste, sabes que ésa envidia es super cariñosa y positiva); pero sigues siendo tú. Tu arte no está en lo que haces, está en tu interior, en cómo lo haces de corazón, por lo que estoy totalmente segura que no ganarías por lástima, ni muchisimo menos.
    No deberías quitar o borrar las entradas, eran lo que eran y como eran, con los medios, la timidez de los principios de blogger. Yo también quisiera borrarla, pero Pedro me aconseja que las deje y que así se vea la trayectoria de éste gran trabajo que nos apasiona: hacer y publicar un blog. No borres nada, dejanos disfrutar de tu camino bloguero.
    Las galletas espectaculares, riquisimas.....y sí, te entiendo, comprendo tu pesar en cuanto a la lejanía de los hijos. El mio vive muy cerca de mí, pero con el tema tan duro que nos ha tocado vivir no puedo "achucharle" ni tan siquiera verle tanto como quisiera...yo también tengo un hijo por wasap y video llamadas.
    No cambies nunca.....eres especial.

    ResponderEliminar
  2. Umm de chocolate, doblemente ricas!!
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!