Ir al contenido principal

Yogurt natural casero con avellanas

 


Hace muchos años que elaboro mis propios yogures caseros, tantos años como tiene mi hija Marta... y ya son unos pocos!!
Que los yogures son, en cierto modo, un medicamento natural, es un hecho que demuestra incansablemente la ciencia. Regula el tracto intestinal, cortando diarreas o evitando estreñimientos, ayuda a combatir el mal aliento, las caries y los problemas de encías...entre otras muchas cosas.
Así que, buscando el bienestar de los míos no dudé en adaptarlos a nuestro ámbito diario de alimentación y a elaborarlos yo misma.
Años después, por mi intolerancia a la lactosa, esto aún se haría más necesario, pues no encontraba muchos alimentos exentos de ella.
Mi primera yogurtera dio paso a una segunda y ahora ya vamos por la tercera. Hasta mi hija Noelia se ha comprado una para empezar a elaborar los primeros yogures para su bebé. 
La verdad es que son tan fáciles de elaborar que apenas me da pereza y los hago con mucha asiduidad.
Con el tiempo fui aprendiendo e integrando otros alimentos para dar sabor y enriquecerlos... extractos, miel, mermeladas, coco o frutos secos.
Este que os traigo hoy es uno de mis favoritos, los de avellana. Me encantan todos los frutos secos, pero la avellana en especial y no dudo en utilizarla en múltiples recetas, tanto dulces como saladas.


Ingredientes:

  • 1 yogurt natural (en mi caso sin lactosa)
  • Leche fresca de vaca (en mi caso sin lactosa
  • Un puñado de avellanas tostadas (a gusto, en mi caso 75 gramos)
  • Azúcar  (opcional)
_La cantidad de leche dependerá de los vasitos que vayamos a utilizar. En mi caso la yogurtera tiene 8 vasos, asi que pongo siete vasos de leche y uno de yogurt.
_El azúcar es opcional y un poco  a gusto. Yo pongo ocho cucharaditas muy pequeñas... tantas como vasos tengo.


Elaboración en yogurtera:

La elaboración en yogurtera es muy fácil, basta con seguir los pasos que nos marca nuestro fabricante.
De todos modos te doy mi receta particular, la que hago desde hace años.

Lo primero será triturar bien las avellanas y reservar.

Ponemos en un recipiente alto la leche, el yogurt natural y el azúcar si optáis por ella.

Mezclamos todo con ayuda de la batidora o de una simple varilla metálica. No batir en exceso.

Agregamos las avellanas molidas.

A continuación echamos la mezcla de leche y avellanas en los vasos.

Llevamos a la yogurtera... no hay que tapar los vasos.

Ponemos la tapa a la yogurtera, enchufamos a la red eléctrica y ponemos a funcionar. 

Se aconsejan unas ocho horas aproximadamente, pero todo dependerá de la temperatura que haga en  tu cocina. En verano, y en el sur, será mucho menos, asi que hay que estar atentos las primeras veces.

Cuidado con pasaros de tiempo pues habría sobrefermentación y perderían propiedades.

Siempre tapo la yogurtera con un paño de cocina en forma de abrigo para que guarde más el calor.


Pasado el tiempo estipulado los sacamos de la yogurtera y dejamos enfriar.

Una vez estén fríos los tapamos y llevamos al frigorífico.


La textura es muy suave, quizás algo más que los comercializados, esto puede solucionarse añadiendo un poco de leche en polvo. En mi caso no suelo hacerlo porque, a los mios, les gusta asi... tal cual!!!

Comentarios

  1. Choni,con esa pinta yo dejaría el vasito como en la Ultima foto,,,,,,,la verdad es que me estoy planteando comprar una yogurtera,,,,,,,,,,la única pega es el sitio para guardarla
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  2. Que yogur más rico. Que buena idea para preparar deliciosos yogures para toda la familia. En casa tenemos yogurtera y la verdad es que realiza unos yogures deliciosos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

OTRAS RECETAS

Tarta mousse de fresas

Mermelada casera de mandarinas

Tarta mousse de limón en horno

Bizcocho de mandarinas

Salsa pesto genovés

Mermelada tradicional y casera de higos negros

Tarta mousse de chocolate (Sin gluten ni lactosa)