Ir al contenido principal

Salsa gaucha

 


Sin duda alguna el secreto de esta popular y rica salsa argentina es su mezcla de sabores. 
Partiendo de la base de una buen salsa de tomate, casera a ser posible, un buen aceite de oliva virgen extra y una mezcla de diferentes especias, conseguimos una deliciosa salsa que enriquecerá nuestras carnes a la brasa. 
También sirve para marinar, como aderezo de unas buenas patatas fritas, en sándwiches o como integrante de una rica pizza sabor barbacoa... su uso y disfrute lo dejo a tu elección!!!
Hace tiempo que puse mi confianza en un aceite de oliva virgen en especial, se trata de Oleum Alzay, una pequeña empresa de Jaén. Con unos empresarios muy jóvenes, pero con cientos de años de tradición. Con técnicas nuevas, habilidades propias y algún que otro secreto de sus abuelos que guardaron con celo hasta nuestros días. Ese legado, esas raíces, esas tradiciones heredadas, se unen para ofrecer al consumidor el mejor de los productos, el famoso Oro Verde de nuestra tierra.
Desde que florecen los primeros olivos hasta que se extrae este aceite han de transcurrir nueve largos meses. Ese largo recorrido a través de las cuatro estaciones conlleva un duro trabajo, amor a la tierra y la sabiduría de un siglo de tradición. Todo esto se aúna para  hacer que sus productos sean de excelente calidad.
En su variedad Picual, más intenso, o Lucio, algo más suave, estos aceites nunca os decepcionarán, os lo garantizo, y por eso aconsejo su  uso.
Este año recién estrenan producción de otra variedad autóctona de la zona y de características aromáticas, la variedad Picudo. Ésta variedad, tengo que reconocer que aun no la he probado, pero sé que no me defraudará.
A pesar de todas las dificultades a las que este año, la sociedad nos tuvimos que enfrentar, con el virus, la pandemia y el confinamiento, esta joven empresa celebran su cuarta cosecha. Y lo hacen obteniendo premios, éxitos y satisfacciones, como en años anteriores.
 Clicando aquí te dejo un enlace a su página web, donde puedes consultar y obtener más información. 


Siguiendo con la salsa te diré que su elaboración es muy sencilla. Podemos hacerla de forma tradicional o en Thermomix, como os venga mejor, por eso voy a dejarte ambas opciones de elaboración. Por supuesto se trata de mi versión particular, muy similar a la original pero con pequeños cambios.
Tiene un característico color anaranjado, hay quien pone un poco de colorante alimentario, yo no lo aconsejo. Si partimos de una buena salsa de tomate casera no será necesario. Si quieres mi receta personal de la salsa de tomate casera pues verla clicando aquí.
Una vez elaborada la podemos guardar en botes herméticos de cristal, en frigorífico dura varios días.
En las fotos podéis ver su textura y color... el sabor ya es algo mas complicado, para eso tendréis que animaros  a hacerla... lo haréis???!!!


Ingredientes:
  • 150 gramos de salsa de tomate (la mía casera clicando aquí)
  • 2 dientes de ajos
  • 2 cucharadas de orégano
  • 1 cucharadita de pimentón  (puse picante)
  • 2 cucharaditas de comino en polvo
  • 3 cucharadas de vinagre (puse de manzana)
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Un poco de sal (a gusto)
  • Zumo de medio limón (no muy grande)
  • 200 gramos de aceite de oliva virgen extra (aconsejo Oleum Alzay en cualquier variedad)

Elaboración  a modo tradicional:

La elaboración a modo tradicional es muy sencilla, similar a una mayonesa casera.

Lo primero será pesar la cantidad de aceite y salsa de tomate. Reservamos ambos.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora, a excepción del aceite y la sal.

Lo trituramos todo durante unos segundos.

Cuando esté todo bien triturado vamos añadiendo, poco a poco el aceite. Bajamos y subimos el brazo de la batidora para conseguir que emulsione bien. 

Como ya he dicho anteriormente será igual que si hacemos mayonesa.

Una vez conseguida la textura deseada probamos y añadimos la sal si fuese necesario.


Elaboración en Thermomix:

La elaboración en Thermomix es muy sencilla, similar a una mayonesa casera.

Lo primero será pesar la cantidad de aceite y salsa de tomate. Reservamos ambos.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso, a excepción del aceite y la sal.

Programamos 5 segundos / velocidad 5. Sin temperatura alguna, solo triturar.

Una vez triturado abrimos, bajamos los restos con ayuda de una espátula y ponemos la tapa y el cubilete.

Programamos 1 minuto en velocidad 5 y vamos echando el aceite poco a poco por el bocal, recordad que el cubilete debe estar puesto.

Es algo similar  a hacer una mayonesa.

Una vez finalizado este tiempo y hayamos puesto todo el aceite, programamos de nuevo. 

Esta vez será unos pocos segundos, apenas unos 30, en velocidad progresiva 5 / 10.

Debe quedar una salsa muy homogénea, si no es así batir unos segundos mas en velocidad progresiva 5 / 10.

Por último probamos y añadimos la sal si fuese necesario.


Comentarios

  1. Una salsa maravillosa para una carne a la brasa¡¡¡
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  2. es una salsa que he comprado alguna vez, y la verdad es que me gusta muchísimo el sabor que tiene

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Bizcocho de mandarinas