Ir al contenido principal

Arroz con bacalao, guisantes y alcachofas


Volvemos con una nueva recetilla de arroz, esta vez se trata de un delicioso arroz con bacalao que gusta mucho en casa y que espero sea de vuestro agrado también.
En casa somos mucho más de pescado que de carnes, algo normal teniendo en cuenta que somos de costa, pero a la hora de preparar arroz no tengo ningún problema, porque el arroz les gusta en todas sus variantes y formas.
Esta vez elegí bacalao salado para elaborar este plato y fue un acierto pleno, aunque eso ya lo sabía porque jugaba con ventaja, el bacalao nos gusta a todos.
El bacalao es un pescado, en salazón, que me trae muchos y buenos recuerdos de la infancia. 
Era habitual encontrarlo en nuestra dieta diaria y mucho más por estas fechas, Cuaresma y Semana Santa, donde las costumbres y tradiciones se llevaban a rajatabla. Claro que, por aquel entonces, era un pescado económico y era más asequible a los bolsillos de nuestras madres que a los nuestros ahora mismo.
Esta receta siempre estuvo presente en mi casa, por eso, una vez casada heredé la receta de mi madre.
Era uno de los platos preferido de mi padre y a mí siempre me gustó mucho también. Hoy, es mi marido quien más lo pide y se ha convertido en uno de nuestros arroces preferidos.
Es un pescado de los llamados blancos y es fuente de proteínas, vitaminas y minerales. Tiene un aporte escaso de grasas, pero múltiples nutrientes, todos beneficiosos para nuestro organismo y nuestra salud.
Al ser un salazón podemos disfrutarlo durante todo el año en múltiples recetas, todas ellas riquísimas y sanísimas pero, eso sí, deberán tomarlo con precaución aquellas personas que sean hipertensas.
Para elaborar un buen arroz es indispensable un buen aceite de oliva virgen extra, yo sigo apostando por uno en concreto, sigo apostando por Oleum Alzay y os lo recomiendo en todas sus variedades.
Esta receta ya estuvo publicada hace años, pero perdí parte de las fotos de muchas recetas, todavía no sé por qué. Como es una receta interesante y se acercan días de ayuno y vigilia, por tradición más que otra cosa, creí oportuno actualizarla.
Solo cambié las fotos y parte del texto que os escribo, la receta está editada tal cual lo estuvo en su día.


Ingredientes:
Para seis personas, pero podéis añadir algo más si son muy comilones.
  • 2 o 3 tomates grandes y bien maduros
  • 2 o 3 pimientos verdes
  • 1 cebolla pequeña
  • 4 o 5 dientes de ajos
  • Unos guisantes frescos o congelados (la cantidad a gusto)
  • 2 alcachofas
  • 400-500 gramos de bacalao troceado
  • 500 gramos de arroz (aproximadamente)
  • Un poco de caldo de pescado o una pastilla de caldo concentrado (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Colorante alimentario o azafrán si te gusta y está a tu alcance.


Elaboración:

Lo primero será desalar el bacalao, para ello lo pondremos troceado en un bol con agua fría durante 24 horas y cambiaremos el agua, por tres veces, en  todo el proceso.

El caldo de pescado lo hago poniendo a hervir agua con los restos de bacalao que más espinas tienen. 
Si tenéis un poco de caldo de haber cocido las cascaras de unas gambas, lo añadís, porque el resultado será mucho mejor. Yo siempre tengo en el  congelador, aunque sea poca cantidad, porque aporta mucho sabor.

Pelamos y picamos finamente los ajos, la cebolla, los tomate y  los pimientos.

Ponemos en una cacerola o paellera un fondo de aceite. 

Primero sofreímos los ajos, un poco para dar sabor al aceite, y luego añadimos el resto de ingredientes por orden de dureza. Yo prefiero hacer este paso en cacerola pequeña y luego lo paso a la paellera. 

Pochamos un poco e incorporamos los guisantes, que esta vez eran congelados, y un poco de sal.

Dejamos cocer unos minutos a fuego lento y tapado durante unos minutos.

A continuación añadimos las alcachofas, peladas y troceadas (bañadas con un poco de zumo de limón para que no se ennegrezcan) y rehogamos un poco.

Calentamos el caldo de pescado y un poco de agua y reservamos.

Ahora es cuando yo paso todo el sofrito a la paellera, echamos el arroz y doramos un poco. 

Cubrimos con todo el caldo de pescado y el agua que tenemos reservados caliente. Si decidimos poner solo la pastilla de caldo de pescado concentrado, la disolvemos en el agua caliente.

Ya sabéis que la cantidad de caldo o de agua serán tres partes de agua por una de arroz, aproximadamente, aunque siempre dependerá del tipo de arroz que utilicéis.

En este momento añadiremos el bacalao ya desalado, añadimos el colorante o azafrán y dejamos terminar la cocción. 

Si fuese necesario añadimos algo más del agua que teníamos reservada, siempre caliente para no romper la cadena de calor.

Por último, probamos y rectificamos de sal si fuese necesario, apartamos y dejamos reposar un poco.


Un delicioso plato lleno de ricos nutriente... te gusta???


Comentarios

  1. Hola Choni, guapa!
    Qué gracia! ayer hice arroz, por cierto muy parecido al que hoy publicas pero con calamares y el caldo lo puse vegetal. Y lo que me ha hecho gracia es que lo hice en una cazuela como la tuya ¡ya ves!
    Es escuchar arroz y voy, además con bacalao ¡ummm! me has hecho recordar que una vez hice un arroz con bacalao en salado que quedó delicioso, y no sé dónde tengo yo esa receta... ¡jajaja!
    Bueno, no me extraña que tu marido te lo pida. Queda super rico, y además si la receta es de tu madre. Tiene una pinta deliciosa. ¡Qué rico!
    Nosotros somos más de carne pero bueno en cuestión de arroces nos encanta todo.
    Feliz tarde. Espero que todo esté tranquilo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Choni....... que maravilloso arroz yo soy de bacalao y con el resto de ingredientes que le has puesto me encantan,seguro que no quedo ni un granito
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  3. Creo que es el único arroz que nunca he preparado: el arroz con bacalao. Y sinceramente "babeando" me tienes. Las fotos lo dicen todo y más, reflejas no sólo tu buen hacer en la cocina, sino también tu arte innato, porque lo tuyo es puro arte, en la fotografía. Te admiro, te sigo y te agradezco tus enseñanzas, tus consejos, tu amistad.
    Un fuerte abrazo siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Tarta mousse de fresas

Llega la primavera y con ella llega la temporada de fresas, una de mis frutas preferidas. Son tantas las recetas que se pueden elaborar partiendo de esta exquisita fruta que seria imposible de enumerar ya que vale tanto para recetas dulces como para saladas. Esta vez me decidí por una tarta tipo mousse, una tarta fresquita, de las que no necesitan horno y con la que triunfaras seguro. Es una de esas tartas que vienen ideal para tomar como postre... un bocado dulce y sabroso con el que poner el punto final a una buena comida!!!

Roscos fritos de Semana Santa con naranja y aroma a azahar

Quienes me conocen saben que no soy persona de hermandades, cofradías, tronos ni imágenes. Vivo mi religión a mi manera, no mejor ni peor que otros, siempre consecuente con mis ideas y mi forma de ser. Pero tengo mucho respeto a las tradiciones, la cultura de nuestro pueblo, y la Semana Santa es una muestra de ellas. Me gusta ver las procesiones, los tronos por las calles, el esfuerzo y el sudor de esos costaleros o portadores. Me gusta por todo lo que conlleva consigo en cuanto a sentimientos. Me encanta ver las calles llenas de gente en la noche, los olores a incienso y cera sobre el asfalto. El olor que desprende los naranjos que se alzan erguidos enfilando las calles por donde pasarán nuestros titulares. El clima cálido que se respira en sus calles, a pesar de que algunas veces haga un poco de frío. El silencio solo perturbado por el sonido de los tambores, las campanas o la voz del capataz dando ánimos a sus hombres al grito de : ¡¡Al cielo con el!!! Son tradiciones qu

Tarta mousse de limón en horno

Esta es la tarta que me auto-regalé para el dia de la madre. Se trata de una deliciosa tarta de limon con base de pasta flora o masa quebrada. La original lleva base de galletas, pero me gusta más este otro tipo de bases y opté por ella. Las tarta tipo queso o mousse son de mis favoritas, por lo refrescante que suelen ser. Eso las  convierte en postres ideales para finalizar una buena comida familiar...sea ésta especial o no!! El limón es un ingrediente indispensable en mi cocina y está presente en muchas de mis elaboraciones, bien como ingrediente o a modo de aliño. Mi familia suele poner limón a todo y, por supuesto, las tartas elaboradas con éste ingrediente son un éxito asegurado en casa. La verdad es que esta vez no me arriesgué mucho... sabía de antemano que acertaría... y así fue!!!

Postre rico de manzanas con vino dulce de Málaga y aroma de canela

Uno de los postres más tradicionales que quizás conozcamos es nuestra popular compota de frutas. Aunque normalmente suele hacerse triturada, yo las prefiero en trozos grandes y la tomo como postre. Esta vez la probaremos con manzanas, un toque de vino dulce de la zona y un ligero aroma de canela. En invierno suelo elaborarla mucho y es parte de mi cena en más de una ocasión. Si prefieres usarla para rellenos solo tienen que triturar un poco una vez esté hecha. Es una de esas  recetas fáciles y tradicionales, heredadas de madres o abuelas, que suelen traer tantos y tan buenos recuerdos de otros tiempos a nuestra mente. Tiempos donde pocos postres podíamos comer, a menos que no lo elaborasen en casa, y nuestro repertorio o abanico de posibilidades era muy limitado. Fundamentalmente porque no existía la comercialización que hoy conocemos y porque tampoco existían los hornos caseros; asi que todo se preparaba en el fuego o nos limitabamos a comer la fruta de temporada que hubiese en esa es

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Esta es otra tradicional receta andaluza y malagueña, una receta de mi precioso pueblo blanco, costero, campero y marinero. Hoy voy a hablaros de  la cazuela de "fideos guisaos", una receta tradicional, como ya digo, heredada de madres a hijas durante años, una receta que nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas porque estaba presente en nuestro menú diario. Hay quien la hace con carne pero, normalmente, se elabora con pescado o mariscos... a mi, particularmente, me gusta más así!!!

Masa madre para elaborar bizcochos

Son ya varios los bizcochos que hemos publicados con masa madre y sois muchos también los que preguntáis por ella y como conseguirla. Para comenzar os diré que conozco la masa madre desde hace muchos años. Fue mi tía Mari quien me dio a conocer la historia de la masa y quien quiso compartirla conmigo, supongo que por aquello que dicen que da suerte, salud y fortuna a quien la comparte y a quien la recibe. Todos habréis oído hablar del famoso bizcocho elaborado con esta masa madre, conocido como el bizcocho de las madres Carmelitas, bizcocho del padre Pio o bizcocho de la suerte y la fortuna. Si entráis en la red seguro que encontrareis mil y una historias referente a esta leyenda y su cadena.

Delicioso flan casero de huevos y calabaza

    Esta demostrado que la mejor forma de terminar una buena comida es con algo dulce en forma de postre, ya sean tartas, flanes, helados o fruta fresca de temporada...es el colofón perfecto!!! Yo, sin duda alguna, me inclino siempre por los flanes caseros, aportan ese toque dulce tan tradicional y hogareño y no suelen ser muy pesados. Mi marido, sin embargo, se inclina más por los helados por acabar con esa sensación refrescante, todo esta permitido porque es cuestión de gustos. Este que hoy os traigo es un flan casero de huevos, mis favoritos, a los que he añadido un ligero toque de calabaza y especias para aportar un poco de más sabor o, mejor dicho, por aportar un sabor diferente. La calabaza podéis ponerla cocida o asada, como os venga mejor, yo opté por la asada porque tiene un sabor algo más dulce y almibarado. Las propiedades de las calabazas son innumerables, especialmente las variedades de otoño invierno, que son las que ahora mismo encontramos en nuestros mercados. Contienen