Ir al contenido principal

Carrilleras de cerdo con salsa de cebollas y zanahorias

 

Hoy os traigo una nueva propuesta de elaboración de carnes. 
Se trata de unas deliciosas carrilleras de cerdo con una rica salsa de cebollas y zanahorias, aromatizadas con una mezcla de vino dulce y blanco y un poco de romero y tomillo.
Las carrilleras son la parte del cerdo que más me gusta, quizás sea porque su textura y sabor están muy unidos a mis recuerdos de pequeña. Esos recuerdos de los que tantas veces os hablo... será que me estoy haciendo mayor???.
Pertenecen a lo que comúnmente denominamos como casquería y era una de las partes más humildes y económicas que las amas de casa podían encontrar en el mercado. Que fuese económica no significaba que fuese menos rica, esto lo habréis podido observar si la habéis probado alguna vez, que estoy segura que si. 
Fijaos que nuevamente os estoy hablando en pasado porque, actualmente, se han popularizado y encarecido mucho. Aun así es un acierto apostar por ella, porque nunca nos va a defraudar. 
Posiblemente fue esa apuesta, la de incluirlas algunos grandes chef en sus cartas o menús, la causante de su popularización. Tanto es asi que ha pasado a convertirse en un plato imprescindible en las cocinas de bares y restaurantes... fuese como fuese, lo cierto es que llegaron para quedarse!!!
No solo hay carrilleras de cerdo, también podemos encontrar carrilleras de ternera e incluso de buey. 
Corresponde a las partes grasas que se encuentran a ambos lados de la cara, junto al hueso de la mandíbula. Al ser un músculo muy ejercitado durante la alimentación del animal, esta pieza de carne es muy magra; está compuesta por fibras, tejido adiposo y grasa entrevetada. Su estructura es gelatinosa, por el contenido de colágeno que poseen, y eso la hace ideal para guisos y elaboraciones en salsas.
Como ya digo, en mi casa siempre estuvo presente y la suelo elaborar de diferentes formas.
Hoy os dejo esta receta que es muy habitual en casa... espero os guste tanto, como nos gusta a nosotros!!!


Ingredientes:
  • 1 kilo de carrilleras de cerdo
  • 1 cebolla grandecita o dos más pequeñas
  • 3 zanahorias medianas
  • 3 o 4 dientes de ajos
  • un poco de romero (si e sposible fresco) 
  • un poco de tomillo (si es possible fresco)
  • 2 hojas de laurel
  • 1 vaso de caldo de carne (o un vaso de agua con una pastilla de caldo concentrado)
  • Medio vaso de vino blanco 
  • Medio vaso de vino dulce (tipo moscatel de Málaga)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal
  • Unas patatas para guarnición


Elaboración:

Limpiamos bien la carne de grasitas, podéis corta en trozos si lo preferís.

La lavamos y secamos. No poner sal en principio.

La pasamos por un poco de harina, muy poca.

Ponemos aceite en una cacerola y freímos ligeramente la carne por ambos lados. 

Retiramos la carne y reservamos.

En ese mismo aceite ponemos los ajos y la cebolla. Pochamos un poco.

Una vez esté la cebolla transparente, desglasar el fondo.

Para ello añadimos el vino blanco y el vino dulce. Desprendemos toda lo que se haya adherido al fondo de la cazuela con una cuchara de palo o silicona.

Dejamos evaporar el vino y volvemos a meter la carne dentro.

Agregamos el laurel, el tomillo y el romero. Si lo tienes frescos hacer un manojito y liar con hilo de cocina, si es seco echar directamente.

Ponemos el vaso de caldo o un vaso de agua caliente donde habremos diluido una pastilla de caldo concentrado.

Añadimos un poco de sal y pimienta, a gusto.

Tapamos y llevamos a ebullición, una vez este hirviendo bajamos y ponemos calor medio/suave para que cueza todo. Será aproximadamente una hora o poco mas de cocción.

Si tienes olla a presion este tiempo será mas reducido, aproximadamente unos 20 minutos.

A media cocción añadimos las zanahorias. Rectificamos de caldo o agua caliente si es menester. Si ponemos de primera hora las zanahorias , estas se pueden deshacer.

Probamos y rectificamos la salsa de sal.

También podemos poner todo junto y luego pasar la salsa por la batidora. Me gustan de las dos formas, pero esta vez preferí esta opción.

Una vez esté tierna la carne la apartamos.


Podemos acompañar de patatas cocidas como fue mi elección, pero también con patatas fritas o arroz blanco...a gusto del consumidor!!


Comentarios

  1. Las haré. Me ha parecido una salsa estupenda, y yo soy como tú, me encanta la carne de las carrilleras, además, por suerte, a los niños también es una carne que les gusta

    ResponderEliminar
  2. Que manera de sacar partido al máximo a esa maravillosa carne del cerdo ,me quedo con la receta
    Muchos besitos y feliz fin de semana ¡¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Mermelada tradicional y casera de higos negros

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Mermelada casera de mandarinas

Magdalenas integrales sin azúcar

Helado de cremoso de coco con heladera o sin ella