Ir al contenido principal

Mi versión particular de los famosos espaguetis a la puttanesca

 

Hoy volvemos con otra receta de pasta que espero sea del gusto de todos.
Esta vez se trata de mi versión particular de una famosa y deliciosa receta, los espaguetis a la puttanesca.
Los "descubridores", así como los ingredientes primarios de esta receta, son difusos y se pierden en la noche de los tiempos. Por supuesto, se da por hecho que su origen, es de Italia, donde es una receta muy querida y popular.
Su nombre nunca me ha gustado mucho pero, se supone que, su nombre da pistas de quien fue su "descubridora". Hay múltiples versiones de su procedencia, si entráis por las redes podéis verlas todas. 
Sea como sea, la creencia popular es que las mujeres de "vida alegre", que solían frecuentaban las tabernas de los puertos, y esta deliciosa receta van unidas de la mano. Por lo tanto, es de justicia que debamos estar agradecidos a este colectivo de mujeres, de aquella época, por dejarnos tan sugerente y rica receta en herencia.
El caso es que esta recetilla hace mucho que la compartí con vosotros, fue una de esas recetas que se perdieron las fotos sin saber muy bien por qué. Ahora, que tengo un poco más de tiempo libre, estoy intentando recuperarlas porque son recetas interesantes, son fáciles, económicas y muy resultonas.
A mí, particularmente, me encanta el sabor tan peculiar que las anchoas, las alcaparras y la albahaca aportan a este plato, tanto que puedo decir que es uno de mis favoritos en cuanto a pasta.
 Antes prescindía de las alcaparras, la verdad es que en casa no gustaban mucho pero, con el tiempo, hemos ido acostumbrándonos a su sabor y la verdad es que mejora mucho el plato. Por supuesto podéis incluirla o no si es vuestro gusto, eso lo dejo a vuestra elección
Otra cosa que antes no me gustaba mucho era la albahaca, prefería el orégano en la pasta, pero simplemente era una cuestión de costumbre. Ahora es una de las hierba favorita en casa, me encanta el sabor que aporta a la salsa, sobre todo si lleva tomate incorporada. El sabor de la albahaca fue el mejor regalo que traje de mi viaje a Roma con mi hija Marta, un viaje corto pero muy intenso, donde esta hierba estuvo muy presente en nuestro dia a dia.
Sigo insistiendo en la importancia de un buen aceite de oliva virgen para la elaboración de estas recetas. A mí, particularmente, me gustan los sabores intenso y por eso opté de nuevo por  Oleum Alzay
En cualquiera de sus variedades nunca me defrauda, es mi aceite de confianza... el oro verde de nuestra tierra andaluza!!! 


Ingredientes:

Los ingredientes son para seis personas pero, si sois menos, solo tenéis que adaptar la cantidades.
  • 3 o 4 dientes de ajos
  • 1 cebolla pequeña 
  • 1 pimiento rojo
  • 2 latas de tomate troceado (800 gramos)
  • 2 latas de anchoas en aceite de oliva (escurridas unos 85 gramos cada una)
  • 1 guindilla entera o en polvo (opcional)
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Unas olivas negras (es opcional)
  • Unas alcaparras (opcional)
  • Un ramillete de albahaca
  • 500 gramos de espaguetis (sin gluten para intolerantes) 
  • Aceite de oliva virgen extra (sigo apostando por Oleum Alzay)
  • Sal


Elaboración:

En un bol ponemos un fondo, no muy abundante, de aceite de oliva  virgen extra. Añadimos los ajos pelados y picados y rehogamos un poco.

Incorporamos la guindilla, si es esta nuestra opción, y la cebolla pelada y picada pequeña, volvemos a rehogar.

Ahora, añadiremos el pimiento rojo, picado pequeño también y seguimos rehogando unos minutos más, hasta que  veamos la cebolla y el pimiento un poco "transparente".

En este momento añadiremos el tomate troceado, la cucharadita de azúcar, para quitar acidez al tomate, y la sal, poca porque luego llevará anchoas y aceitunas y ambas son muy saladas. 

Dejamos cocer a fuego suave y tapado.

Una vez esté el tomate hecho, incorporamos las anchoas cortadas, las alcaparras, las aceitunas, si son éstas nuestra opción, y la albahaca picada. Dejamos unos minutos, pocos, para que tome el sabor.


Mientra se cocina nuestra salsa cocemos la pasta como tengamos costumbre.

Yo solo pongo al agua de la olla un poco de sal.

Cuando esté la pasta "al dente" la apartamos y escurrimos.

Una vez la salsa esté lista, probamos y rectificamos de sal si fuese necesario y añadimos la pasta. 

Es aconsejable que la salsa este lista en el momento de sacar la pasta  de la olla. Así la pasta, recién cocida, mantendrá íntegra su calidad.

Mezclamos un poco, para que la pasta tome todo el sabor de la salsa, y apartamos.

Ya solo nos queda servirla y decorarla con unas hojitas de albahaca.


Como siempre te animo a probarla, no tengas miedo de conocer sabores nuevos... todos son enriquecedores!!!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Turrón de nata con nueces... vuelve a casa por Navidad!!!