Ir al contenido principal

Delicioso flan casero de huevos y calabaza

 

 
Esta demostrado que la mejor forma de terminar una buena comida es con algo dulce en forma de postre, ya sean tartas, flanes, helados o fruta fresca de temporada...es el colofón perfecto!!!
Yo, sin duda alguna, me inclino siempre por los flanes caseros, aportan ese toque dulce tan tradicional y hogareño y no suelen ser muy pesados. Mi marido, sin embargo, se inclina más por los helados por acabar con esa sensación refrescante, todo esta permitido porque es cuestión de gustos.
Este que hoy os traigo es un flan casero de huevos, mis favoritos, a los que he añadido un ligero toque de calabaza y especias para aportar un poco de más sabor o, mejor dicho, por aportar un sabor diferente.
La calabaza podéis ponerla cocida o asada, como os venga mejor, yo opté por la asada porque tiene un sabor algo más dulce y almibarado.
Las propiedades de las calabazas son innumerables, especialmente las variedades de otoño invierno, que son las que ahora mismo encontramos en nuestros mercados. Contienen múltiples vitaminas y minerales que son esenciales para nuestro organismo y apenas aportan calorías ya que su mayor composición es agua. La calabaza es rica en fibra, con lo que disminuye el ritmo de la digestión, eso hace sentir más pleno, más satisfecho y ayuda en dietas de bajada o control de peso. Entre sus múltiples beneficios, por su gran cantidad de vitamina A, ayuda a  nuestro cuerpo a combatir virus y enfermedades infecciosas.
Integrarla a un flan la convierte en un postre perfecto para pequeñas celebraciones caseras o para cualquier día del año.
Te dejo dos opciones de elaboración, la tradicional en el horno o la elaborada en Thermomix, para que tengas donde elegir según tu momento o situación.
Os recuerdo que celebrar una festividad, o cualquier otro evento familiar, no tiene por que ser algo caro. 
El mejor regalo que pueden recibir los tuyos es tu cariño y la cocina, la gastronomía, la preocupación por su alimentación, es un buen medio para demostrarlo. 
Ese cariño, ese interés, difícilmente se puede comprar con dinero, sin embargo son esos pequeños detalles los que, veces, los hacen ser felices, sentirse importantes y, a la vez, nos hacen felices a nosotros.
Así que,  de vez en cuando, pon un toque dulce  y especial a tus comidas caseras...los tuyos lo agradecerán!!!


Ingredientes:
  • 150 / 200 gramos de calabaza (ya cocida o asada)
  • 2 vasos de leche (sin lactosa para intolerancias)
  • 1 vaso de azúcar
  • 5 huevos grandes o seis pequeños
  • 1 cucharadita de Maizena (es opcional)
  • Una ramita de canela (es opcional)
  • Un trozo de cascara de limón (es opcional)
  • Unas vainas de cardamomo o cardamomo molido (es opcional)
  • Caramelo liquido para el molde


Elaboración a modo tradicional y en Thermomix:

Modo tradicional:

Lo primero será cocer o asar la calabaza como tengamos costumbre y dejamos enfriar.
Yo prefiero asada porque el sabor es un poco diferente, algo mas dulce.

Ponemos en un cazo la leche con la rama de canela, la cascara de limón y las vainas de cardamomo o un poco de cardamomo molido. 

También podéis cambiar por un poco de vainilla, anís estrellado, jengibre, o lo que os guste, como si no queréis poner nada...eso lo dejo a vuestra elección.

Calentamos unos minutos para infusionar pero sin que llegue a hervir.

Apartamos y dejamos enfriar para que tome todo el sabor.

Mientras tanto haremos un caramelo dorado.

Ponemos dos o tres cucharadas de azúcar en un cazo o sartén al fuego y añadimos dos cucharadas de agua y unas gotas de zumo de limón.

Removemos continuamente hasta conseguir el punto deseado de color. Cuidado de no pasaros porque amargaría mucho.

Llevamos directamente al molde elegido.

Podéis poner caramelo liquido ya comercializado, eso lo dejo también a vuestra elección. Particularmente prefiero hacerlo yo misma porque me gusta más el sabor y el bonito color dorado.

Una vez esté la leche fría, apartamos las especias y colamos.

Ponemos en un bol o vaso de batidora la leche junto con el azúcar, la calabaza troceada y la cucharada de Maizena. Trituramos bien durante unos segundos.

Añadimos los huevos y volvemos a batir unos segundos, no en exceso.

Vertemos en el molde que tenemos escogido con el azúcar caramelizado.

Llevamos al horno al baño María, es decir, el molde dentro de otro recipiente más grande y con un poco de agua en el fondo. Tapamos el molde con papel de cocina y otro de aluminio, para que absorba todo el vapor que genera.

Lo hornearemos a 180 º / calor abajo / aproximadamente unos 45/60 minutos. Todo dependerá del molde que uséis.

Para ver si esta listo, destapar el papel de aluminio y si tiene un bonito color dorado estará listo, aun así podéis hacer la prueba de meter un palito en el centro y ver si éste sale seco.

Sacamos del horno y dejamos enfriar para luego llevar al frigorífico unas horas. Estará mas rico y compacto después de ese reposo en frigorífico.


Sacamos del frigorífico en el momento de servir. Cortamos en porciones y disfrutamos de todo su sabor.

Podéis observar que hice dos y me salió con dos texturas diferentes... pero rico, rico!!!


Elaboración en Thermomix:

Lo primero será cocer o asar la calabaza como tengamos costumbre y dejamos enfriar.

Yo prefiero asada porque el sabor es un poco diferente, algo mas dulce, pero podéis aprovechar que hacéis otra elaboración para cocerla al vapor del Varoma.

Podéis cambiar las especias por un poco de vainilla, anís estrellado, jengibre, o lo que os guste, como si no queréis poner nada...eso lo dejo a vuestra elección.

El paso de infusionar la leche lo podéis hacer en la maquina o en el fuego, como prefiráis.

Ponéis en el vaso la leche, la rama de canela, la cascara de limón y el cardamomo o lo que elijáis. Programáis unos 8 minutos / 100º / velocidad cuchara /giro inverso.

Apagamos y dejamos enfriar para que tome todo el sabor.

Mientras tanto haremos un caramelo dorado.

Las que tenéis el nuevo modelo de Thermomix  (TM6) podéis hacerlo en la maquina, yo no la tengo y la hago a mano.

Ponemos dos o tres cucharadas de azúcar en un cazo o sartén al fuego y añadimos dos cucharadas de agua y unas gotas de zumo de limón.

Removemos continuamente hasta conseguir el punto deseado de color. Cuidado de no pasaros porque amargaría mucho.

Llevamos directamente al molde elegido. Si vas a cocer en Varoma pon uno que se adapte bien al recipiente.

Podéis poner caramelo liquido ya comercializado, eso lo dejo también a vuestra elección. Particularmente prefiero hacerlo yo misma porque me gusta más el sabor y el bonito color dorado.

Una vez esté la leche fría, apartamos las especias y colamos.

Ponemos en el vaso la leche colada  junto con el azúcar, la calabaza cocida y troceada y la cucharada de Maizena. Trituramos unos 8 segundos / velocidad  5. Hasta que veamos que la calabaza está bien triturada.

 Añadimos los huevos y batimos 8 segundos / velocidad 3 para integrar todo.

Vertemos en el molde que tenemos escogido con el azúcar caramelizado.


Ahora os dejo dos opciones de cocción, en horno o en Varoma:

En horno:

Llevamos al horno al baño María, es decir, el molde dentro de otro recipiente más grande y con un poco de agua en el fondo. Tapamos el molde con papel de cocina y otro de aluminio para que absorba el vapor resultante.

Lo hornearemos a 180 º / calor abajo / aproximadamente unos 45/60 minutos. Todo dependerá del molde que uséis.

Para ver si esta listo, destapar el papel de aluminio y si tiene un bonito color dorado estará listo, aun así podéis hacer la prueba de meter un palito en el centro y ver si éste sale seco.

Sacamos del horno y dejamos enfriar, para luego llevar al frigorífico durante unas horas. Estará mas rico y compacto después de ese reposo en frigorífico.

En Varoma:

Para ello  utiliza un molde de 1 litro de aluminio o de silicona.

Llena el vaso con un litro de agua, cierra y coloca el Varoma en su posición.

Pon el molde escogido con el liquido dentro del recipiente Varoma y cubre con papel de cocina ,para que absorba el vapor y luego papel de aluminio.

Coloca la tapadera del Varoma y programamos entre 45 / 60 minutos  / velocidad 1/ temperatura Varoma.

Para ver si esta listo, destapar el papel de aluminio y si tiene un bonito color dorado estará listo, aun así podéis hacer la prueba de meter un palito en el centro y ver si éste sale seco.

Apartamos el molde del Varoma y dejamos enfriar, para luego llevar al frigorífico durante unas horas. Estará mas rico y compacto después de ese reposo en frigorífico.

Sacamos del frigorífico en el momento de servir. Cortamos en porciones y disfrutamos de todo su sabor.

Podéis observar que hice dos y me salió con dos texturas diferentes... pero rico, rico!!!


Comentarios

  1. Que flan tan rico y que bonito color tiene.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Que flan tan rico ,quien pudiera coger un trozo para esta tarde
    besitos¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Bizcocho de mandarinas