Ir al contenido principal

Delicioso flan casero de huevos y calabaza

 

 
Esta demostrado que la mejor forma de terminar una buena comida es con algo dulce en forma de postre, ya sean tartas, flanes, helados o fruta fresca de temporada...es el colofón perfecto!!!
Yo, sin duda alguna, me inclino siempre por los flanes caseros, aportan ese toque dulce tan tradicional y hogareño y no suelen ser muy pesados. Mi marido, sin embargo, se inclina más por los helados por acabar con esa sensación refrescante, todo esta permitido porque es cuestión de gustos.
Este que hoy os traigo es un flan casero de huevos, mis favoritos, a los que he añadido un ligero toque de calabaza y especias para aportar un poco de más sabor o, mejor dicho, por aportar un sabor diferente.
La calabaza podéis ponerla cocida o asada, como os venga mejor, yo opté por la asada porque tiene un sabor algo más dulce y almibarado.
Las propiedades de las calabazas son innumerables, especialmente las variedades de otoño invierno, que son las que ahora mismo encontramos en nuestros mercados. Contienen múltiples vitaminas y minerales que son esenciales para nuestro organismo y apenas aportan calorías ya que su mayor composición es agua. La calabaza es rica en fibra, con lo que disminuye el ritmo de la digestión, eso hace sentir más pleno, más satisfecho y ayuda en dietas de bajada o control de peso. Entre sus múltiples beneficios, por su gran cantidad de vitamina A, ayuda a  nuestro cuerpo a combatir virus y enfermedades infecciosas.
Integrarla a un flan la convierte en un postre perfecto para pequeñas celebraciones caseras o para cualquier día del año.
Te dejo dos opciones de elaboración, la tradicional en el horno o la elaborada en Thermomix, para que tengas donde elegir según tu momento o situación.
Os recuerdo que celebrar una festividad, o cualquier otro evento familiar, no tiene por que ser algo caro. 
El mejor regalo que pueden recibir los tuyos es tu cariño y la cocina, la gastronomía, la preocupación por su alimentación, es un buen medio para demostrarlo. 
Ese cariño, ese interés, difícilmente se puede comprar con dinero, sin embargo son esos pequeños detalles los que, veces, los hacen ser felices, sentirse importantes y, a la vez, nos hacen felices a nosotros.
Así que,  de vez en cuando, pon un toque dulce  y especial a tus comidas caseras...los tuyos lo agradecerán!!!


Ingredientes:
  • 150 / 200 gramos de calabaza (ya cocida o asada)
  • 2 vasos de leche (sin lactosa para intolerancias)
  • 1 vaso de azúcar
  • 5 huevos grandes o seis pequeños
  • 1 cucharadita de Maizena (es opcional)
  • Una ramita de canela (es opcional)
  • Un trozo de cascara de limón (es opcional)
  • Unas vainas de cardamomo o cardamomo molido (es opcional)
  • Caramelo liquido para el molde


Elaboración a modo tradicional y en Thermomix:

Modo tradicional:

Lo primero será cocer o asar la calabaza como tengamos costumbre y dejamos enfriar.
Yo prefiero asada porque el sabor es un poco diferente, algo mas dulce.

Ponemos en un cazo la leche con la rama de canela, la cascara de limón y las vainas de cardamomo o un poco de cardamomo molido. 

También podéis cambiar por un poco de vainilla, anís estrellado, jengibre, o lo que os guste, como si no queréis poner nada...eso lo dejo a vuestra elección.

Calentamos unos minutos para infusionar pero sin que llegue a hervir.

Apartamos y dejamos enfriar para que tome todo el sabor.

Mientras tanto haremos un caramelo dorado.

Ponemos dos o tres cucharadas de azúcar en un cazo o sartén al fuego y añadimos dos cucharadas de agua y unas gotas de zumo de limón.

Removemos continuamente hasta conseguir el punto deseado de color. Cuidado de no pasaros porque amargaría mucho.

Llevamos directamente al molde elegido.

Podéis poner caramelo liquido ya comercializado, eso lo dejo también a vuestra elección. Particularmente prefiero hacerlo yo misma porque me gusta más el sabor y el bonito color dorado.

Una vez esté la leche fría, apartamos las especias y colamos.

Ponemos en un bol o vaso de batidora la leche junto con el azúcar, la calabaza troceada y la cucharada de Maizena. Trituramos bien durante unos segundos.

Añadimos los huevos y volvemos a batir unos segundos, no en exceso.

Vertemos en el molde que tenemos escogido con el azúcar caramelizado.

Llevamos al horno al baño María, es decir, el molde dentro de otro recipiente más grande y con un poco de agua en el fondo. Tapamos el molde con papel de cocina y otro de aluminio, para que absorba todo el vapor que genera.

Lo hornearemos a 180 º / calor abajo / aproximadamente unos 45/60 minutos. Todo dependerá del molde que uséis.

Para ver si esta listo, destapar el papel de aluminio y si tiene un bonito color dorado estará listo, aun así podéis hacer la prueba de meter un palito en el centro y ver si éste sale seco.

Sacamos del horno y dejamos enfriar para luego llevar al frigorífico unas horas. Estará mas rico y compacto después de ese reposo en frigorífico.


Sacamos del frigorífico en el momento de servir. Cortamos en porciones y disfrutamos de todo su sabor.

Podéis observar que hice dos y me salió con dos texturas diferentes... pero rico, rico!!!


Elaboración en Thermomix:

Lo primero será cocer o asar la calabaza como tengamos costumbre y dejamos enfriar.

Yo prefiero asada porque el sabor es un poco diferente, algo mas dulce, pero podéis aprovechar que hacéis otra elaboración para cocerla al vapor del Varoma.

Podéis cambiar las especias por un poco de vainilla, anís estrellado, jengibre, o lo que os guste, como si no queréis poner nada...eso lo dejo a vuestra elección.

El paso de infusionar la leche lo podéis hacer en la maquina o en el fuego, como prefiráis.

Ponéis en el vaso la leche, la rama de canela, la cascara de limón y el cardamomo o lo que elijáis. Programáis unos 8 minutos / 100º / velocidad cuchara /giro inverso.

Apagamos y dejamos enfriar para que tome todo el sabor.

Mientras tanto haremos un caramelo dorado.

Las que tenéis el nuevo modelo de Thermomix  (TM6) podéis hacerlo en la maquina, yo no la tengo y la hago a mano.

Ponemos dos o tres cucharadas de azúcar en un cazo o sartén al fuego y añadimos dos cucharadas de agua y unas gotas de zumo de limón.

Removemos continuamente hasta conseguir el punto deseado de color. Cuidado de no pasaros porque amargaría mucho.

Llevamos directamente al molde elegido. Si vas a cocer en Varoma pon uno que se adapte bien al recipiente.

Podéis poner caramelo liquido ya comercializado, eso lo dejo también a vuestra elección. Particularmente prefiero hacerlo yo misma porque me gusta más el sabor y el bonito color dorado.

Una vez esté la leche fría, apartamos las especias y colamos.

Ponemos en el vaso la leche colada  junto con el azúcar, la calabaza cocida y troceada y la cucharada de Maizena. Trituramos unos 8 segundos / velocidad  5. Hasta que veamos que la calabaza está bien triturada.

 Añadimos los huevos y batimos 8 segundos / velocidad 3 para integrar todo.

Vertemos en el molde que tenemos escogido con el azúcar caramelizado.


Ahora os dejo dos opciones de cocción, en horno o en Varoma:

En horno:

Llevamos al horno al baño María, es decir, el molde dentro de otro recipiente más grande y con un poco de agua en el fondo. Tapamos el molde con papel de cocina y otro de aluminio para que absorba el vapor resultante.

Lo hornearemos a 180 º / calor abajo / aproximadamente unos 45/60 minutos. Todo dependerá del molde que uséis.

Para ver si esta listo, destapar el papel de aluminio y si tiene un bonito color dorado estará listo, aun así podéis hacer la prueba de meter un palito en el centro y ver si éste sale seco.

Sacamos del horno y dejamos enfriar, para luego llevar al frigorífico durante unas horas. Estará mas rico y compacto después de ese reposo en frigorífico.

En Varoma:

Para ello  utiliza un molde de 1 litro de aluminio o de silicona.

Llena el vaso con un litro de agua, cierra y coloca el Varoma en su posición.

Pon el molde escogido con el liquido dentro del recipiente Varoma y cubre con papel de cocina ,para que absorba el vapor y luego papel de aluminio.

Coloca la tapadera del Varoma y programamos entre 45 / 60 minutos  / velocidad 1/ temperatura Varoma.

Para ver si esta listo, destapar el papel de aluminio y si tiene un bonito color dorado estará listo, aun así podéis hacer la prueba de meter un palito en el centro y ver si éste sale seco.

Apartamos el molde del Varoma y dejamos enfriar, para luego llevar al frigorífico durante unas horas. Estará mas rico y compacto después de ese reposo en frigorífico.

Sacamos del frigorífico en el momento de servir. Cortamos en porciones y disfrutamos de todo su sabor.

Podéis observar que hice dos y me salió con dos texturas diferentes... pero rico, rico!!!


Comentarios

  1. Que flan tan rico y que bonito color tiene.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Que flan tan rico ,quien pudiera coger un trozo para esta tarde
    besitos¡¡

    ResponderEliminar
  3. What an amazing blog and very well written. It solved all my queries perfectly. mega millions florida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

El año pasado me hice un propósito, tendría que cumplir un reto personal, aprobar mi asignatura pendiente con los panes y las masas. Si miedo me daba amasar pan, esto de amasar galletas y estirar masas me causaba verdadero pánico. Hoy quiero que esta última receta navideña sea, precisamente, una recetilla de galletas. Como un pequeño homenaje a vosotros que me apoyáis y animáis a seguir aprendiendo, a conseguir mis pequeños logros. Aún me queda mucho por aprender, perfeccionar técnicas será mi nuevo reto para este año. Hay muchas masas que aún se me resisten, pero poco a poco sé que seguiré logrando todos mis propósitos.

Turrón de nata con nueces... vuelve a casa por Navidad!!!

Vuelve... a casa, vuelve... por Navidad!!! Algo así dice un  famoso spot publicitario de turrones, uno de los dulces más representativos de la Navidad. La Navidad es tiempo de calor de hogar, de familia, de compañía, de recuerdos de la niñez, de añoranzas de tiempos pasados, de alegría, de ilusión, de esperanza, de paz... es tiempo de AMOR!!!

Roscos tradicionales y caseros de avellanas

Recetas de roscos hay cientos, miles, yo creo que son incontables porque... cada maestrillo tiene su librillo!!!  Esta que hoy traigo es otra más, una de tantas que estos días encontraremos por las redes.    Por suerte contamos con una cultura gastronómica muy rica en contenido en nuestro país y en cada región, ciudad o pueblo encontramos variedad de recetas de roscos típicos  y tradicionales.   Estos son los roscos tradicionales de mi pueblo, los que se solían hacer en cada casa por estas fechas.  Fechas en la que se solían reunir varios miembros de la familia o vecinos, casi siempre mujeres y niños, para elaborar los ricos dulces típicos de la Navidad. Eran otros tiempos y todos colaborábamos en su proceso de elaboración, porque entonces no existían maquinarias, ni robot, que ayudase en estas tareas, como mucho, contábamos con un molinillo manual.  Es cierto que había una cierta precariedad en nuestro entorno, ni tan siquiera existían hornos en las casas del barrio, teníamos que ir a

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Hoy vamos a compartir una receta tradicional, andaluza y malagueña. Una receta de mi precioso pueblo blanco, costero, campero y marinero.  Se trata de la cazuela de "fideos guisaos", una receta tradicional, como ya digo, heredada de madres a hijas durante años. Una receta que nos ha acompañado en el ir y venir de la vida porque, siempre, estuvo presente en nuestro menú semanal. Hay quien la hace con carne pero, normalmente, se elabora con pescado o mariscos... a mi, particularmente, me gusta más así!!! Aunque pueda haber una cierta similitud en cuanto a ingredientes, no tiene nada que ver con la fideuá. Se cocina con una base de pasta, los fideos gordos, y con un buen sofrito al que se le añade pescado, gambas, almejas, calamares o una mezcla de varios. Admite varias verduras, sobre todo patata, guisantes y alcachofas, pero esta vez prescindimos de los guisantes porque no tenía en casa. En mi pueblo, Estepona, también  son muy conocidos  los fideos guisado con "vol

Mermelada casera de mandarinas

Como cada viernes viene siendo habitual, hoy toca publicar una receta dulce. Pero esta vez y por falta de tiempo, tendremos que conformarnos con una rica y sana receta de mermelada de mandarinas. Ya sabéis que suelo hacer poca cantidad, me salen dos botes grandes o tres pequeños y así voy alternando con otras frutas de temporada, de esta forma, me canso mucho menos de los sabores. Esta vez probé con unas ricas mandarinas y el sabor, como siempre, es sensacional. No tienen ni punto de comparación con las comercializadas.

Magdalenas integrales sin azúcar

Hoy quiero dedicar este post a mi madre, presente en mi vida espero que por muchos años aún. Sin ella no sería quien soy, eso está claro, todo cuanto soy se lo debo a ella y a mi padre. Por desgracia éste ya no se encuentra entre nosotros pero ella todavía si. Me cuida y quiere como sólo sabe hacerlo una madre. Sin su ayuda no hubiese podido llevar el ritmo de trabajo que tuve días pasados. Gracias a la labor que hizo en casa y a su apoyo incondicional, a pesar de tener sus añitos, pude desliarme un poco de la casa y dedicarme plenamente a "costurear". Por todo esto, desde aquí y públicamente, quiero decirle gracias mamá y qué mejor forma de hacerlo que con un dulce especial para ella!!!

Bizcocho de mandarinas

Hoy retomamos el blog y vamos a compartir esta nueva receta. Algo dulce, aunque no demasiado, que nos quite el mal sabor de boca si es que existe. Esta es mi adaptación de la receta del bizcocho de naranjas que viene en el libro de Thermomix. Hice varios cambios como podréis comprobar y el resultado mereció la pena.