Ir al contenido principal

Yogur natural casero con coco

 


He de reconocer que cuando vi que podía poner mermelada a mis yogures descubrí un paraíso oculto hasta ahora. Después descubrí que podía poner frutos secos y ahora, por fín, me animé a probar con el coco... que gran acierto, un éxito total!!!
Me gusta el coco en todas sus formas y variantes, quizás tenga algo que ver el hecho de que mi padre, cada mañana y después de su trabajo en el mercado de abastos, siempre me trajese un dulce, las famosas sultanas de coco. Te hablo de hace mil años, cuando yo era muy pequeña.
Luego vinimos aquí y hubo un cambio total en nuestras vidas, incluido su trabajo, y aquella costumbre mañanera desapareció. Aún así, cada domingo, solía traerme algún que otro pastelito y entre ellos mi querida sultana de coco. Un dulce que, por cierto, nunca he hecho en casa, quizás porque me recuerda demasiado a mi padre, pero en su honor y su recuerdo tengo que hacerlas un día y publicarla... os lo prometo!!!
Más tarde, ya aquí, de la mano de una señora heladera muy simpática y conocida en el pueblo, descubrí mis primeros helados, mi favorito el de coco por supuesto. Luego llegaron los primeros yogures al mercado y también el de coco estaba entre mis favoritos, claro está. 
En resumidas cuentas, que me encanta el coco... os lo había dicho???😃😂😂😂
Entre los múltiples beneficios del coco destacan sus propiedades antioxidante, su capacidad para regular la presión sanguínea y la disminución de los triglicéridos. Es rico en fibra y minerales, entre ellos el potasio, magnesio, fósforo e hierro y posee vitaminas del grupo E, C y B.
Esta considerado como un potente antibacteriano y es perfecto para restablecer el sistema inmune de nuestro organismo. Es rico en agua, favoreciendo así una correcta hidratación, pero es bastante calórico por lo que recomienda incluirlo de forma moderada en nuestra dieta diaria.
La elaboración de los yogures es muy sencilla si contamos para ello con una yogurtera y, afortunadamente, las hay muy económicas en el mercado. 
Yo siempre los hago en yogurtera, por supuesto hay otras formas  de hacerlo pero no son de mi completa confianza. La yogurtera controla la temperatura que la leche necesita para fermentar y convertirse en yogur sin perder ninguno de sus  beneficio.
El resultado será un yogur muy suave, natural y con múltiples beneficios para nuestro organismo... anímate a elaborarlos, no te defraudarán!!!


Ingredientes:
  • 1 litro de leche entera, a poder ser fresca (sin lactosa para intolerantes)
  • 1 cucharadita pequeña de azúcar por vaso
  • 1 yogur natural  (sin lactosa para intolerantes)
  • 50 gramos de coco rallado y deshidratado

CLICA AQUÍ PARA VER TODOS LOS YOGURES QUE PUBLIQUÉ HASTA AHORA

Elaboración:

Ponemos en un recipiente alto la leche con el  coco para que se hidrate durante un buen rato. 

Mi yogurtera hace siete yogures, por lo tanto, en el recipiente pondremos seis medidas de leche porque para la sexta ya contamos con el yogur. En mi caso es un litro exactamente.

Le pasamos la batidora para que se triture bien el coco y se mezclen mejor los sabores.

Añadimos el azúcar y el yogur natural.

Volvemos a mezclar todo con ayuda de la batidora o de una simple varilla metálica esta vez.

A continuación echamos la mezcla de leche y coco en los recipientes.

Llevamos los vasos, sin tapar, a la yogurtera.

Ponemos la tapa a la yogurtera, enchufamos a la red eléctrica y ponemos a funcionar. 

Serán unas ocho horas aproximadamente, pero dependerá de la temperatura de nuestras cocinas. En verano igual es algo menos.

Transcurrido ese tiempo ya tendremos listos nuestros deliciosos yogures naturales de coco.


Como podéis observar en la foto, queda una ligera capa de coco por encima... ahora sólo queda mezclar y saborear!!!


Algunos de mis trukis:

Yo uso leche entera fresca  porque queda con una textura un poco más densa. La podéis encontrar en supermercados en la zona de neveras.

Siempre tapo la yogurtera con un paño de cocina en forma de abrigo para que guarde más el calor.

Y suelo hacerlos por la mañana temprano, así por la tarde estarán listos, llevaré al frigorífico y de noche podemos tomar. Aunque también podéis hacer de noche y en la mañana ya estarán.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Bizcocho de mandarinas