Ir al contenido principal

Tarta fácil de yogur cremoso sin horno

 

Me encantan este tipo de tartas porque son ideales como postres y colofón a una buena comida.
Esta la hice días pasados, puente de Semana Santa, aprovechando que vino a casa mi hija Noe, mi yerno y mi precioso nieto, lástima que él aún no la puede disfrutar... pero todo se andará!!!
La receta la saqué de un libro de repostería que tengo en casa. Se llama Escuela de postres y es de la editorial Larousse. 
Por supuesto que, como siempre suelo hacer, la receta la adapté a nuestros gustos y necesidades, pero es que, queridos amigos, esa es la magia de la cocina. También la adapté a Thermomix, que es mi leal y fiel compañera en la cocina desde hace muchos años, me ayuda y agiliza mucho el trabajo, sobre todo en días especiales.
Antes, por mi intolerancia a la lactosa y a pesar de lo mucho que me gustan, este tipo de postres y tartas estaban casi prohibidos para mí. Hoy, por suerte, podemos encontrar en el mercado gran variedad de productos e ingredientes exentos de lactosa y, por fin, me puedo dar algun que otro capricho como este.
Es una tarta de yogur cremoso, era el que tenía por casa, pero podéis hacerlo con cualquier otro tipo, desnatados, griegos, naturales, incluso podéis probar a poner yogures de sabores... si lo hacéis ya me contáis, vale?
Es una tarta muy suave que así, tal cual, está deliciosa, pero la quise enriquecer con unas fresas que tenía desde hacía días por el frigorífico. Para ello elaboré una especie de compota que se hace de forma rápida y fácil también. También enriquecí la base aportándole unas nueces troceadas y unas ciruelas secas que tenía en casa...la cosa no está para tirar nada!!!
A todos nos encantó tal cual pero, para algunos, la cobertura le aportó ese sabor, un poco ácido, que igual necesitaba. 
Anímate a probarla.... con cobertura o sin ella... está deliciosa de todas maneras!!!


Ingredientes para la base:

  • 1 paquetes de galletas tipo María o a elegir (sin gluten  ni lactosa para intolerancias)
  • 75 gramos de mantequilla (sin lactosa para intolerancias)
  • Un puñadito de nueces troceadas
  • 5 o 6 ciruelas secas
Ingredientes para el relleno:
  • 200 ml de nata para repostería (sin lactosa para intolerancias)
  • 250 gramos de yogur tipo cremoso (sin lactosa para intolerancias)
  • 75 ml de leche entera (sin lactosa para intolerancias)
  • 75 gramos de azúcar glas o pulverizada
  • 4 láminas de gelatina neutra
Ingredientes para para la cobertura:
  • Un puñado de fresas (a gusto)
  • 2 o 3 cucharadas de azúcar (a gusto)
  • 2 o 3 cucharadas de agua
  • Un poco de zumo de limón
  • Hojas de hierbabuena para decorar (opcional)


Elaboración a modo tradicional y en Thermomix:

A modo tradicional:

Lo primero será elaborar la base de galletas como tengáis costumbre:

Yo trituro las galletas unos segundos en el robot de cocina hasta que estén medio trituradas. 

Luego pongo algo de azúcar y la mantequilla que debe estar tierna, a temperatura ambiente, pero no suelo derretir. En esta ocasión puse unas nueces que tenía por casa y unas ciruelas secas.

Vuelvo a triturar todo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Vertemos la mezcla de galletas sobre el fondo del molde escogido y recubierto con papel de hornear. 

Esparcimos  la mezcla y aplastamos con ayuda de la base de un vaso. Reservamos en el frigorífico.

Ahora haremos el relleno:

Primero vamos a pulverizar el azúcar con ayuda de una batidora, robot o molinillo. Reservamos.

En un  bol con agua ponemos las láminas de gelatina a hidratar.

Montamos la nata como tengamos costumbre.

Yo pongo la nata bien fría en un bol limpio y bato con batidora eléctrica de varillas. A medio montar vamos agregando el azúcar pulverizado. Reservamos.

Agregamos los yogures cremosos y removemos con movimientos suaves para que no se baje la nata.

Ponemos la leche a calentar e incorporamos las láminas de gelatina escurridas. Removemos para desleir y apartamos. 

Dejamos enfriar un poco y la agregamos a la mezcla de nata y yogur que teníamos reservada.

Volvemos a remover, con cuidado, para integrar todo.

Vertemos esta mezcla en el molde que tenemos reservado en el frigorífico. Damos unos golpecitos suaves para que se esparza bien la mezcla y llevamos al frigorífico durante varias horas.

Transcurrido ese tiempo desmoldamos y emplatamos.

Así, tal cual, esta muy rica, pero tienes la opción de poner cobertura de fresas o frutas del bosque, la que prefieras.


Pasos a seguir si quieres hacer la cobertura:

Las cantidades podrán variar un poco dependiendo de la cantidad de fresas que quieras o uses.

Poned en una sarten dos o tres cucharadas de azúcar, dos o tres de agua y un poco de zumo de limón. 

Hacer una especie de almíbar y agregar las fresas cortadas por la mitad.

Solo damos un poco de cocción a la fresas, el suficiente para que evapore un poco el líquido pero que queden enteras.

Quedará una especie de compota, con menos azúcar y más tropezones, pero es justo lo que quería.

Recomiendo hacer mejor de un día para otro, pero si no es posible ponlo un poco al congelador una vez haya cuajado, pero sin que llegue a congelar... de esta forma desmolda mucho mejor.


Aquí está con menos cobertura...o con más cobertura... a tu gusto y elección!!!


Y abajo te dejo el corte... es muy fácil y está espectacular!!!


Elaboración en Thermomix:

Base de galletas:

Ponemos las galletas en el vaso y trituramos  6 segundos  /velocidad 5

Añadimos la mantequilla, las nueces y las ciruelas secas. Volvemos a triturar 6 segundos  / velocidad 5

Vertemos la mezcla de galletas sobre el fondo del molde escogido y recubierto con papel de hornear. 

Esparcimos  la mezcla y aplastamos con ayuda de la base de un vaso. Reservamos en el frigorífico.

Elaboración del relleno:

Ponemos la gelatina a hidratar en en un bol con agua fría.

Pulverizamos el azúcar. Seran unos 20 o 30 segundos en velocidad progresiva 5-10. 

Aprovecha para pulverizar más, asi siempre tendras lista. Guardada en un bote hermético dura bastante.  

Montamos la nata como tengamos costumbre.


Normalmente será colocar la mariposa en las cuchillas y verter la nata bien fría en el vaso.

Yo monto a velocidad 3 y después subo a 3 y 1/2. Sin programar tiempo, sólo prestando atención para que no se nos pase. A medio montar vamos agregando el azúcar pulverizado.

Reservamos unos minutos la nata en el vaso y en el frigorífico.

Calentamos la leche en un cazo y ponemos las láminas de gelatina hidratadas. Removemos para disolver y dejamos enfriar un poco.

Añadimos al vaso los yogures cremosos y la leche con la gelatina hidratada.

Mezclamos unos 10/15 segundos / velocidad 3. Se trata solo de mezclar con cuidado que la nata no llegue a bajarse ni cortarse.

Yo prefiero  sacar la nata a un bol grande y allí mezclar con los yogures y la leche, para que la nata no se baje ni corte... pero eso lo dejo a tu elección.

Vertemos esta mezcla en el molde que tenemos reservado en el frigorífico. Damos unos golpecitos suaves para que se esparza bien la mezcla y llevamos al frigorífico durante varias horas.

Transcurrido ese tiempo desmoldamos y emplatamos.

Así, tal cual, esta muy rica, pero tienes la opción de poner cobertura de fresas o frutas del bosque, la que prefieras.



Pasos a seguir si quieres hacer la cobertura:

Aquí recomiendo hacer más cantidad porque, en el vaso, cantidades tan pequeñas se pierden.

Ponemos en vaso 300 /400  gramos de fresas con 100 de azúcar, cuatro o cinco cucharadas de agua y un chorrito de limón.

 Programamos 10 minutos / 100º / velocidad cuchara / giro izquierda.

Quedará una especie de compota, con menos azúcar y más tropezones que una mermelada. 

Este paso es orientativo porque, la verdad sea dicha, yo preferí hacerlo manualmente para que las fresas quedasen enteras.


Recomiendo hacer mejor de un día para otro, pero si no es posible ponlo un poco al congelador una vez haya cuajado, pero sin que llegue a congelar... de esta forma desmolda mucho mejor.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

El año pasado me hice un propósito, tendría que cumplir un reto personal, aprobar mi asignatura pendiente con los panes y las masas. Si miedo me daba amasar pan, esto de amasar galletas y estirar masas me causaba verdadero pánico. Hoy quiero que esta última receta navideña sea, precisamente, una recetilla de galletas. Como un pequeño homenaje a vosotros que me apoyáis y animáis a seguir aprendiendo, a conseguir mis pequeños logros. Aún me queda mucho por aprender, perfeccionar técnicas será mi nuevo reto para este año. Hay muchas masas que aún se me resisten, pero poco a poco sé que seguiré logrando todos mis propósitos.

Turrón de nata con nueces... vuelve a casa por Navidad!!!

Vuelve... a casa, vuelve... por Navidad!!! Algo así dice un  famoso spot publicitario de turrones, uno de los dulces más representativos de la Navidad. La Navidad es tiempo de calor de hogar, de familia, de compañía, de recuerdos de la niñez, de añoranzas de tiempos pasados, de alegría, de ilusión, de esperanza, de paz... es tiempo de AMOR!!!

Roscos tradicionales y caseros de avellanas

Recetas de roscos hay cientos, miles, yo creo que son incontables porque... cada maestrillo tiene su librillo!!!  Esta que hoy traigo es otra más, una de tantas que estos días encontraremos por las redes.    Por suerte contamos con una cultura gastronómica muy rica en contenido en nuestro país y en cada región, ciudad o pueblo encontramos variedad de recetas de roscos típicos  y tradicionales.   Estos son los roscos tradicionales de mi pueblo, los que se solían hacer en cada casa por estas fechas.  Fechas en la que se solían reunir varios miembros de la familia o vecinos, casi siempre mujeres y niños, para elaborar los ricos dulces típicos de la Navidad. Eran otros tiempos y todos colaborábamos en su proceso de elaboración, porque entonces no existían maquinarias, ni robot, que ayudase en estas tareas, como mucho, contábamos con un molinillo manual.  Es cierto que había una cierta precariedad en nuestro entorno, ni tan siquiera existían hornos en las casas del barrio, teníamos que ir a

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Hoy vamos a compartir una receta tradicional, andaluza y malagueña. Una receta de mi precioso pueblo blanco, costero, campero y marinero.  Se trata de la cazuela de "fideos guisaos", una receta tradicional, como ya digo, heredada de madres a hijas durante años. Una receta que nos ha acompañado en el ir y venir de la vida porque, siempre, estuvo presente en nuestro menú semanal. Hay quien la hace con carne pero, normalmente, se elabora con pescado o mariscos... a mi, particularmente, me gusta más así!!! Aunque pueda haber una cierta similitud en cuanto a ingredientes, no tiene nada que ver con la fideuá. Se cocina con una base de pasta, los fideos gordos, y con un buen sofrito al que se le añade pescado, gambas, almejas, calamares o una mezcla de varios. Admite varias verduras, sobre todo patata, guisantes y alcachofas, pero esta vez prescindimos de los guisantes porque no tenía en casa. En mi pueblo, Estepona, también  son muy conocidos  los fideos guisado con "vol

Mermelada casera de mandarinas

Como cada viernes viene siendo habitual, hoy toca publicar una receta dulce. Pero esta vez y por falta de tiempo, tendremos que conformarnos con una rica y sana receta de mermelada de mandarinas. Ya sabéis que suelo hacer poca cantidad, me salen dos botes grandes o tres pequeños y así voy alternando con otras frutas de temporada, de esta forma, me canso mucho menos de los sabores. Esta vez probé con unas ricas mandarinas y el sabor, como siempre, es sensacional. No tienen ni punto de comparación con las comercializadas.

Magdalenas integrales sin azúcar

Hoy quiero dedicar este post a mi madre, presente en mi vida espero que por muchos años aún. Sin ella no sería quien soy, eso está claro, todo cuanto soy se lo debo a ella y a mi padre. Por desgracia éste ya no se encuentra entre nosotros pero ella todavía si. Me cuida y quiere como sólo sabe hacerlo una madre. Sin su ayuda no hubiese podido llevar el ritmo de trabajo que tuve días pasados. Gracias a la labor que hizo en casa y a su apoyo incondicional, a pesar de tener sus añitos, pude desliarme un poco de la casa y dedicarme plenamente a "costurear". Por todo esto, desde aquí y públicamente, quiero decirle gracias mamá y qué mejor forma de hacerlo que con un dulce especial para ella!!!

Bizcocho de mandarinas

Hoy retomamos el blog y vamos a compartir esta nueva receta. Algo dulce, aunque no demasiado, que nos quite el mal sabor de boca si es que existe. Esta es mi adaptación de la receta del bizcocho de naranjas que viene en el libro de Thermomix. Hice varios cambios como podréis comprobar y el resultado mereció la pena.