lunes, 20 de octubre de 2014

UN PAN PARA UNA EXPOSICIÓN



Buenos dias #queridafamily:
No, no quiero confundiros, no es el pan quien fue a la exposición, fue la fotografía del pan.
Siempre me gustó la fotografía pero nunca tuve la posibilidad de poseer una buena cámara.
De pequeña, me reconozco una "niñapobre", como tantas otras de mi edad y en mis mismas circunstancias. Creo que ya os comenté que tuvimos que emigrar de mi pueblo cuando cerraron la verja de Gibraltar. Estepona nos acogió con cariño, pero fueron tiempos difíciles aquellos, poco trabajo y poco apoyo familiar por estar, estos, en nuestra misma situación. Nos conformábamos con lo que había que no era mucho, la verdad, pero dentro de esa pobreza fueron tiempos felices los de mi infancia.
De joven ya tuve mi primera cámara, una cámara que me trajo mi novio de Ceuta cuando estaba cumpliendo el servicio militar, una cámara muy corriente y de esas que había que poner carretes y revelar. Luego me casé, tuve mis hijos y siempre hubo alguna prioridad, no es que ya fuese "niñapobre" pero tenia cuatro hijos pequeños y siempre había algo pendiente con ellos, luego los niño crecieron y se fueron fuera a estudiar... seguíamos teniendo prioridades!!!
Comencé mi andadura con el blog con una cámara que le regalaron a mi hija para su comunión; como os imaginareis, poca cosa se podía conseguir con ella, la verdad.
Por fin, hace algo más de dos años, mi family unió sus ahorros y me compraron una cámara "medio decente", mi regalo de "Reyes Majos".
Ya tenía una cámara reflex, mi ilusión, pero no sabía sacarle partido, me urgía asistir a un curso y aprender lo básico al menos. Un año después, mi hija Noelia con motivo de mi cumpleaños me regaló un curso de iniciación a la fotografía.
En ese curso aprendí todo lo básico que debía saber sobre mi cámara, palabras como medir la luz, el histograma, el ISO, la abertura del diafragma, el exposímetro, el balance de blancos, etc... ya no eran palabras desconocidas para mí.
Pero lo mejor de todo fue conocer a mis compis de curso, al profe ya lo conocía desde pequeño pero no habíamos tenido la oportunidad de "intimar".
Llegué al curso medio muerta de miedo, con ilusión pero a la vez con dudas, con poca confianza en mi misma. Todos los participantes eran más jóvenes que yo, algunos demasiado jóvenes; el chaval que se sentaba a mi lado tenia 18 años y había una chica de apenas 15 o 16 años... os imaginais??
 ¿¿¿"madredelamorhermoso" pero donde me he metido yo??? ¿¿¿yo me quiero ir a mi casa???
Tengo que reconocer que apenas transcurrió unos día ya me sentí bien con ellos, me sentí una más, me trataron fenomenal, tuvieron mucha paciencia conmigo, me ayudaron mucho, me apoyaron, me trataron con cariño... reconozco que hasta me mimaron un poco!!!
Plantearon que, al finalizar el curso, haríamos una pequeña exposición en la galería de una amiga y participante también del curso. Cada uno podría poner una foto de la que se sintiese, no voy a decir que orgulloso, pero si muy satisfecho.
En principio yo dije que no participaría en la exposición, no me creía cualificada para ello y tampoco tenia ninguna foto de la que me sintiese plenamente satisfecha.
Todos me animaron e insistieron para que participase, mi profe incluso me amenazó (si, si, amenazó) con robarme una foto y exponerla en mi nombre si yo no lo hacía por decisión propia; así que ante esto me planteé participar y decidir que foto podría poner. Al final decidí que, puesto que perfeccionar la fotografía culinaria era lo que me había llevado al curso, lo más lógico era participar con algo representativo. Dudé entre la foto de una riquísima tarta y ésta otra del pan, fueron mi profe y mis compis quienes decidieron que fuese ésta última. Me alegré de que fuese así, no sólo representaba el sentido por el cual había acudido al curso, también en su sencillez, en su simpleza me representaba un poco a mí misma.
Hoy, estás dos primeras fotos que veis, están colgada en la pared de mi cocina y me recuerdan, a cada momento, esos maravillosos días que compartí con mi profe y mis compañeros.
En breve comenzaremos un nuevo curso, esta vez aprenderemos algo más sobre fotografía de estudio, retratos, fotos nocturnas y otras cosillas. Ya estoy deseando comenzar, volver a reencontrarme con ellos, volver a echar esos ratillos de risas, ratillos mágicos para mí.
No se si volveréis todos, tampoco puedo mencionaros a todos porque sois muchos, mi cabeza en estos momentos no me da para mucho y dejar alguno sin mencionar me parecería injusto porque todos sois maravillosos. Así que, desde aquí, quiero dedicaros este pequeño homenaje, quiero agradecer públicamente lo bien que me habéis tratado, como me habéis motivado, la ayuda que recibí cuando me hizo falta y que sigo recibiendo a través del grupo. También aprovecho para deciros que, por siempre, estaréis en mi mente y en mi corazón... sois increíbles y os he llegado a querer un montón queridos compis!!!


Ingredientes:
  • 500 gramos de harina blanca de trigo
  • 200 gramos de masa madre (receta aqui pero esto es opcional)
  • 300 gramos de agua
  • Una cucharadita de sal
  • 1/4 de cubito de levadura fresca (unos 6 gramos)

Aqui os dejo este enlace donde explico todas las técnicas que uso hasta ahora, veréis fotos y algunos vídeos tutoriales. Os dejo, también, esta otra receta donde podéis ver todo el paso a paso, en fotos. La elaboración es muy similar a este y veréis también los moldes que uso.




Elaboración:

En un bol mezclamos la levadura con el agua, disolvemos también  la masa madre (esto es opcional) y añadimos la harina .

Mezclamos con ayuda de una cuchara de palo o rasqueta y dejamos reposar un rato, unos 20/30 minutos, por aquello de la autolisis del pan.

Pasado ese tiempo pondremos la sal y volvemos a mezclar.

Pasamos a otro bol ligeramente engrasado con aceite, dentro del mismo bol estiramos un poco la masa y doblamos o plegamos, estiramos y volvemos a plegar, hasta un total de cinco veces.

Dejamos reposar tapada unos 10 minutos aproximadamente,  volvemos a realizar la misma operación un total de cuatro veces.

Formamos una especie de bola, tapamos el bol con papel film, un trapo o un gorro de baño de esos que se usan para dar tintes. Dejamos levar en lugar seco.

Ahora, vamos con el levado, el formado de hogazas y el horneado:

A medio levado le doy unos pequeños dobleces dentro del bol y vuelvo a tapar hasta que termine su levado y la masa haya doblado su volumen.  Esto es opcional, pero irá muy bien para que la masa coja aire. 

El tiempo de levado dependerá siempre de la cantidad y del tipo de levadura, así como de la temperatura alcanzada en vuestra cocina.

Una vez haya levado, enharinamos un poco la encimera y sacamos la masa, que ya habrá doblado su volumen inicial. Desgasificamos un poco y procedemos a formar nuestras hogazas. 

Cortamos la masa en dos porciones, doblamos varias veces y dejamos reposar unos 10 minutos tapadas con un paño. Yo suelo hacer dos porciones, pero también podéis hacer un sólo pan.

Cogemos de nuevo la bola y doblamos varias veces los picos, como si fuese un pañuelo.

Voleamos y redondeamos haciendo presión.

Engrasamos con un poco de aceite nuestros moldes de cristal con tapadera o una olla con asas aptas para el horno. Ponemos en el molde nuestra bola, yo pongo la parte "fea" hacia arriba, tapamos y dejamos levar de nuevo. 

Una vez haya levado lo suficiente, no es necesario que doble su volumen, daremos unos cortes en la superficie y espolvorearemos  con un poco de harina. Llevaremos al horno a 200º con calor arriba y abajo.

Estaremos atentos al horno y cuando la masa haya subido casi hasta alcanzar la tapa del molde, quitaremos ésta y dejaremos cocer destapada, bajaremos la temperatura a 180º. Esto es en mi horno, pero como siempre digo, todo dependerá de las prestaciones del vuestro.

Una vez horneado sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


 Ahora podemos disfrutar de delicioso y sano pan casero al alcance de cualquiera... ya no tenéis excusa alguna!!!



viernes, 10 de octubre de 2014

PLUM-CAKE DE DÁTILES Y NUECES CON MIEL



Buenas tardes #queridafamily:
Muchos libros y revistas de recetas, ahora muy de moda, no están al alcance de cualquiera, sobre todo no al de ese publico joven, estudiantes, aprendices, que son a quienes van dirigidas especialmente mis recetas.
La verdad es que no por ser caro son mejores sus recetas y doy fe de ello. Yo tengo una colección de revistillas, ya os lo he comentado alguna vez, son antiguas y eran muy baratas pero tienen unas recetas muy fáciles, resultonas  y sobretodo "comibles".
También tengo muchos libros, unos especializados en una materia y otros de especialidades variadas, pero si he de ser sincera, muy pocos son caros porque  mi economía, francamente, no se lo podría permitir por haber siempre otras prioridades en casa.
Esta receta está sacada de uno de esos libros, es pequeño y  no es nada caro, pero todo lo que he probado, hasta ahora, ha resultado ser excelente y cumplir con todas mis expectativas.
El libro se llama 500 pasteles, es de Susannah Blake y es de la editorial Blume.
Esta receta la tenia pendiente hace mucho tiempo y estos días, que salgo poco de casa, me animé  a probarla. Aunque he "tuneado" un poco la receta, el resultado ha sido el esperado... un éxito  total!!
Me gustan mucho este tipo de dulce, el plum-cake, por ser un bizcocho algo más denso, más compacto, más consistente que cualquier otro bizcocho. Admiten frutos secos, fruta escarchada, pasas, dátiles y todo lo que se nos ocurra poner. Son ideales para desayunos y meriendas, con un buen vaso de leche o café, son muy energéticos y sanos si los tomamos en la justa medida, así que es ideal para preparalo los fines de semana... por ejemplo!!!.
Recordad aquello de la dieta mediterránea... de todo un poco, si... pero con moderación!!!


Ingredientes:
  • 225 gramos de harina
  • 1/2 sobre de levadura química
  • 100 gramos de aceite de girasol (la receta original lleva mantequilla)
  • 100 gramos de azúcar moreno
  • 100 gramos de dátiles sin hueso
  • 175 ml. de agua hirviendo
  • 75 gramos de nueces troceadas
  • 1 cucharada de miel
  • 1/2 cucharadita de canela o especias mixtas para dulces (no viene en la receta original)
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal


Elaboración:

No necesitaremos robot ni batidoras, sólo unas simple varillas metálicas manuales.

Troceamos los dátiles y los ponemos en remojo con el agua hirviendo. Reservamos y dejamos enfriar.

Batimos el huevo con una pizca de sal. Añadimos el azúcar y batimos enérgicamente, con ayuda de unas varillas manuales.

Agregamos el aceite y la cucharada de miel, seguimos batiendo hasta conseguir una textura homogénea.

Añadimos los dátiles troceados junto con el agua y mezclamos.

Ahora añadiremos las nueces, pero reservaremos algunas para decorar. Volvemos a mezclar todo.


Cernimos la harina y la levadura encima de la mezcla. Añadimos un poco de canela o media cucharadita de especias mixtas para dulces. Removemos la mezcla con ayuda de las varillas o de una simple cuchara hasta conseguir una mezcla completamente homogénea.

Recordad que llegado a este punto la masa sólo hay que mezclarla, nunca batir en exceso.

Engrasamos un molde silicona con un poco de aceite y vertemos la mezcla en él. Alisamos la superficie y ponemos encima el resto de nueces troceadas.

Llevamos al horno previamente calentado a 180º / calor abajo/ sin ventilador. Una vez suba el bizcocho cambiamos a 160º / calor arriba y abajo.

Transcurrido unos 20 minutos, siempre dependiendo de las prestaciones de cada horno, estará listo. Para cerciorarnos mejor podéis pinchar el centro con un palillo, si sale seco es señal que está cocido.

Una vez cocido, sacamos del horno, esperamos que enfríe un poco, quitamos del molde y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


Y una vez esté completamente frío lo cortamos en rebanadas. El mio no pudo esperar, todavía estaba templado, pero si espero seguro no hay sesión de fotos  jajjajajaaj


Ideal para desayunos y meriendas, con leche, café o infusiones... con que lo tomas tu????


martes, 7 de octubre de 2014

CAZUELA DE PAPAS EN AMARILLO CON GATILLA O PINTAROJA (Tradicional y en Robochef)



Buenas tardes #queridafamily:
Llegó el otoño y aunque el cambio aún no fue drástico en cuanto a las temperaturas, si es verdad que ya se va notando como cambia la climatología. 
Ya sabeis que por aquí, en el sur, los cambios de temperaturas son benignos y por eso nuestra gastronomía no sufre cambios drásticos. Las ensalada y platos ligeros solemos tomarlos casi con asiduidad y dejamos otro tipo de platos, las recetas de cuchara, para más entrado el invierno. 
Pero la primavera, el verano y el otoño, a veces, se funden en una sola estacion, se hace larga, se eterniza y hace que añoremos este tipo de platos. Por eso, el otro día, me decidí a elaborar esta rica recetilla de papas con gatilla, una recetilla rica, sana y económica, muy común y habitual de la zona, por ser precisamente zona costera. 
Los Scyliorhinidae son  una familia de elasmobranquios, conocidos vulgarmente como pintaroja, lijas, peces gatos o gatillas. Es un pequeño pez de la familia de los tiburones que no suele superar los 60 cm de longitud, tienen ojos alargados y piel dura, áspera y manchada. Se capturan especialmente en el Mediterráneo y el Atlántico, tiene una carne blanca pero firme, característica ésta ideal para la elaboración de ricos guisos y adobos. 
Ésta es una de esas recetas que recuerdo con cariño de mi niñez y que he querido transmitir a los míos, son recetas sencillas, quizás hasta simple me atrevería a decir, pero que están llena de ricos y sanos nutrientes.
Os dejo las dos versiones, la tradicional, la de toda la vida y la elaborada en Robochef , mi leal y fiel compañera... mi olla mágica, como dice mi madre!!!



Ingredientes:
  • 2 gatillas o pintarojas (se venden peladas y limpias)
  • 1 patata grande o 2 pequeñas por persona 
  • 2 alcachofas pequeñas
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 pimientos verdes
  • 1 puñadito de guisantes (a gusto)
  • 4 o 5 dientes de ajos pelados
  • 1 puñadito de almendras crudas con piel
  • 1 rebanadita de pan duro
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Azafrán o colorante
  • Sal 

Elaboración a modo tradicional:

En  una olla o cazuela, ponemos un fondo de aceite de oliva virgen extra. Calentamos un poco el aceite y le añadimos la rebanadita de pan duro, los ajos pelados, el laurel y el puñadito de almendras.

Cuando estén dorados apartamos de la olla y reservamos.

En el mismo aceite ponemos los pimientos y la cebolla, rehogamos un poco y sacamos una vez estén pochados.

Ponemos en el vaso de la batidora el sofrito de pimientos y cebolla, el pan, los ajos, las almendras frita y un poco de agua, el laurel lo desechamos.

Dejamos remojar un poco el pan, añadimos algo de sal y trituramos enérgicamente.


Pelamos las patatas, troceamos en cuadrados medianos, las añadimos a la olla junto con las alcachofas peladas y troceadas, los guisantes, las gatillas troceadas, la mezcla triturada y un poco de azafrán o colorante. Añadimos agua hasta cubrir.

Dejamos cocer a fuego suave hasta que las patatas estén tiernas.


Elaboración en Robochef:

Ponemos en la cubeta de la olla un fondo de aceite de oliva virgen extra. Programamos la maquina en el menú SOFREIR - FREIR / 10 minutos/ 135º

Calentamos un poco el aceite y le añadimos la rebanadita de pan duro, los ajos pelados, el laurel y el puñadito de almendras.

Cuando estén dorados, apartamos de la olla y reservamos.

En el mismo aceite, ponemos ahora los pimientos y la cebolla, rehogamos un poco y sacamos una vez estén pochados. Cancelamos la función.

Ponemos en el vaso de la batidora el sofrito de pimientos y cebolla, el pan, los ajos, las almendras frita y un poco de agua, el laurel lo desechamos.

Dejamos remojar un poco el pan, añadimos algo de sal y trituramos enérgicamente.

Pelamos las patatas, troceamos en cuadrados medianos, las añadimos a la olla junto con las alcachofas peladas y troceadas, los guisantes, las gatillas troceadas, la mezcla triturada y un poco de azafrán o colorante. Añadimos agua hasta cubrir.

Cerramos la olla y programamos menú PRESIÓN / 3 minutos /135º.  Le damos a INICIAR COCINADO. 

Una vez transcurrido el tiempo de cocinado, cancelamos la función, abrimos la tapa  y servimos.


Ya sabéis  que también podéis programar la olla para que cocine a la hora indicada o mantener caliente hasta el momento de servir.


lunes, 29 de septiembre de 2014

PAN DE TRIGO CON SEMILLAS DE AMAPOLA Y GIRASOL (Amasado tradicional y en molde con tapadera)



Buenas noches #queridafamily:
Lunes luneros... lunes paneros!!!... ¿¿¿Los recordáis???
No se si podremos seguir con ellos, todo dependerá del tratamiento a seguir. Pero, por lo pronto, hoy vamos  a recordar esos lunes especiales que compartimos con cariño hace unos meses, lunes con sabor a pan casero.
Hace un par de meses que estuvo mi hija Marta aquí... jooo, como corre el tiempo!!! Ya sabeis que se encuentra muy lejos, concretamente en Vancuver (Canadá). Para mi corazón de madre demasiado lejos, más en estos duros momentos; pero es su vida, allí está su presente y, posiblemente, su futuro también sea permanecer por allí... que le vamos a hacer!!!
Estos días con poco que hacer por culpa del brazo "chungui", me dedico mucho a ponerme al día en las redes sociales, no puedo escribir mucho porque me duele, así que entro y  me limito a leer y poner algun me gusta, comentarios pocos, lo siento pero por ahora me es tarea casi imposible comentaros a todos. Pues bien, el otro día leí una especie de chistecillo que decía así:
" Cuando era pequeña mi padre me decía que estudiase para llegar lejos... ahora estoy en Inglaterra!!! jajjaja
Nosotros también decíamos eso a nuestros hijos y ya veis, Marta llegó más lejos aún... hasta Canadá!!!
Allí encuentran poco pan y el poco que encuentran es casi prohibitivo por su elevado precio, la levadura fresca de panadero también es imposible de conseguir y, por eso, quise enseñarle a hacer pan con levadura seca.
A Marta le gusta la cocina, a su chico (mi Javi) también, y la verdad es que no se les da nada mal; bueno, la verdad es que a todos mis hijos y a sus parejas les gusta la cocina... que maravilla verdad???
Esta era la primera vez que hacía pan amasado a mano con levadura seca y tenía mis miedos y dudas, eso es algo normal. Lo hice con harina de trigo y para enriquecerlo un poco añadí algo de semillas de amapola y de girasol... el resultado, como podéis ver en las foto, no pudo ser más satisfactorio!!!


Ingredientes:
  • 500 gramos de harina blanca de trigo
  • 200 gramos de masa madre (receta aqui pero esto es opcional)
  • 300 gramos de agua
  • Una cucharadita de sal
  • 1/2 sobre de levadura seca ( usé marca Maizena para hacer pan)
  • Un puñadito de semillas de amapola
  • Un puñadito de semillas de girasol.

Esta vez con las prisas porque estaba "costureando" no pude hacer fotos al paso a paso, pero aqui os dejo este enlace donde explico todas las técnicas que uso hasta ahora, veréis fotos y algunos vídeos tutoriales. Os dejo, también, esta otra receta donde podéis ver todo el paso a paso, en fotos. La elaboración es muy similar a este y veréis también los moldes que uso.


Elaboración:

Templamos un poco de agua y disolvemos en ella la levadura seca.

La ponemos en un bol con el  resto de agua, disolvemos también  la masa madre (esto es opcional) y añadimos la harina .

Mezclamos con ayuda de una cuchara de palo o rasqueta y dejamos reposar un rato, unos 20/30 minutos, por aquello de la autolisis del pan.

Pasado ese tiempo pondremos la sal y volvemos a mezclar.

Pasamos a otro bol ligeramente engrasado con aceite, dentro del mismo bol estiramos un poco la masa y doblamos o plegamos, estiramos y volvemos a plegar, hasta un total de cinco veces.

Dejamos reposar tapada unos 10 minutos aproximadamente,  volvemos a realizar la misma operación un total de cuatro veces.

Formamos una especie de bola, tapamos el bol con papel film, un trapo o un gorro de baño de esos que se usan para dar tintes. Dejamos levar en lugar seco.

Ahora, vamos con el levado, el formado de hogazas y el horneado:

A medio levado le doy unos pequeños dobleces dentro del bol y vuelvo a tapar hasta que termine su levado y la masa haya doblado su volumen.  Esto es opcional, pero irá muy bien para que la masa coja aire. 

El tiempo de levado dependerá siempre de la cantidad y del tipo de levadura, así como de la temperatura alcanzada en vuestra cocina.

Transcurrido este tiempo, enharinamos un poco la encimera y sacamos la masa, que ya habrá doblado su volumen inicial. Desgasificamos un poco y procedemos a formar nuestras hogazas. 

Cortamos la masa en dos porciones, ponemos las semillas, doblamos varias veces para integrarlas y dejamos reposar unos 10 minutos tapadas con un paño. Yo suelo hacer dos porciones, pero también podéis hacer un sólo pan.

Cogemos de nuevo la bola y doblamos varias veces los picos, como si fuese un pañuelo.

Voleamos y redondeamos haciendo presión.

Engrasamos con un poco de aceite nuestros moldes de cristal con tapadera, o una olla con asas aptas para el horno, y ponemos en él nuestra bola, yo pongo la parte "fea" hacia arriba. Tapamos y dejamos levar de nuevo. 

Una vez haya levado lo suficiente, no es necesario que doble su volumen, daremos unos cortes en la superficie y espolvorearemos  con un poco de harina. Llevaremos al horno a 200º con calor arriba y abajo.

Estaremos atentos al horno y cuando la masa haya subido casi hasta alcanzar la tapa del molde, quitaremos ésta y dejaremos cocer destapada, bajaremos la temperatura a 180º. Esto es en mi horno, pero como siempre digo, todo dependerá de las prestaciones del vuestro.

Una vez horneado sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


Prefiero esta técnica de horneado (en molde con tapa de cristal) porque genera vapor y salen panes más altos y más suaves. Pero también podéis hornear sobre la bandeja del horno, generando vapor con una bandeja puesta debajo con algo de agua.



Como veis el resultado de este tipo de molde, como una olla, es espectacular. Salen panes preciosos y con miga suave, y lo mejor de todo... es pan de verdad!!!


jueves, 25 de septiembre de 2014

TORTILLA DE PATATAS CON CEBOLLA Y CALABACIN



Buenas tardes #queridafamily:
Estos días tengo el brazo un poco "chungui" y tengo que conformarme con hacer poco y descansar mucho, así que voy a echar mano de una de esas recetillas que siempre tengo reservadas para estas ocasiones.
Esta vez, siguiendo nuestra tónica general, se trata de una receta sencilla y económica de tortilla de patata que enriquecí con un poco de cebolla y calabacín.
Las verduras y hortalizas son la base fundamental de nuestra dieta diaria, o por lo menos, deberían serlo, la base la famosa pirámide nutricional.
Cumplen una importante función en nuestro metabolismo, son bajas en calorías y son una importante fuente de vitaminas y minerales. Si la acompañamos de alimentos de otros grupos, por ejemplo el huevo en este caso, se consigue un plato equilibrado y sin carencias nutricionales.
Son ricas en potasio, sodio, hierro, zinc, fósforo, calcio, magnesio y cobre, entre otros.
Su aporte vitaminico es muy importante también y beneficioso para nuestro organismo.
También contienen fibra que nos ayuda a regular el intestino y antioxidantes que nos evitan el envejecimiento precoz de las células y la aparición de ciertos tumores.
Como veis todo son ventajas, así que os animo a  consumir muchas verduras y hortalizas en vuestra dieta diaria... además están deliciosa si le pones un poco de cariño en su elaboración y otro tanto de imaginación!!!



Ingredientes:
  • 3 o 4 patatas dependiendo del tamaño
  • 1 cebolla mediana
  • 1 calabacin pequeño o medio si es más grande
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de sal



Elaboración:

Pelamos, enjuagamos  y laminamos finas las patatas, mejor con mandolina (un cachivache muy útil).

Pelamos la cebolla y laminamos también.

Por último, enjuagamos y laminamos fino el calabacín, yo lo usé sin quitar la piel porque tiene más propiedades.

En una sarten grande ponemos un fondo de aceite de oliva virgen extra y llevamos al fuego para calentar, no mucho, no me gusta "requemar" el aceite.

Ponemos las patatas laminadas, la cebolla y por ultimo el calabacín, ponemos algo de sal.


Freímos a fuego suave y tapadas para que queden un poco cocidas.

Removemos de vez en cuando para evitar que se peguen y ponemos algo de sal... a gusto de cada cual.

Una vez veamos que están listas, apartamos y quitamos el exceso de aceite.

Batimos los huevos en un bol y vertemos en él la  mezcla de patatas, removemos todo y rectificamos de sal si hiciese falta.


Dejamos un poco de aceite en la sarten y ponemos la mezcla en ella.

Ponemos de nuevo a fuego suave para que cuaje y cuando creamos que está lista le damos la vuelta con ayuda de un vuelve tortillas, de un plato o de una tapadera.

Cuajamos de nuevo y pasados unos minutos sacamos y ponemos en un plato... ya tenemos una deliciosa tortilla preparada!!!


Podemos acompañar, como en esta ocasión con una ensalada, pero también podemos tomarla para acompañar carnes... eso lo dejo a vuestra elección!!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...