18 de dic. de 2014

Mantecados de piñones... y un nuevo reto superado!!!


No soy persona de concursos ni sorteos, no me gusta competir con nadie y no me siento cualificada para ello, pero esporádicamente si que participo de algún reto amigo.
Un reto es una forma de motivarnos a aprender, a crecer como personas y como profesionales, un reto es un estimulo, un desafío, una forma de marcarnos objetivos.
Esta vez el reto nos llega desde un grupo de facebook, Reto de cocina Marquesa de Paraberes.
Si quieres saber algo más sobre este reto clickas aqui y Estela, su administradora, os lo explica, mucho mejor que yo en este post.

Estela es amiga mía desde hace muchos años, fue maestra (me gusta más esta definición que profesora) de mis hijos en la guardería y para nosotros siempre será "la seño Estela". Hoy compartimos afición por esto de la cocina y los locos mundos blogueriles. Su blog, si no lo conoces, se llama Mi dornillo, te animo a que entres y le hagas una visita, es un buen blog de recetas variadas, ricas y fáciles de elaborar.
En el reto de este mes teníamos que escoger entre 4 recetas, todas muy buenas; yo me animé a elaborar ésta, quizás, un poco influenciada por la fecha en la que nos encontramos.
Cuando vi que llevaba piñones, ni lo dudé, creo que todos sabeis ya de mi especial debilidad por los frutos secos y además este tipo de dulce tan navideño me encanta.
El resultado ya lo veis, un mantecado suave, con un delicioso sabor a piñones y que fue todo un éxito en casa, tanto que ya no queda ni uno.
Te invito a probarlos para estas fechas que se avecinan... en casa, habrá que pensar en repetir de nuevo!!!


Ingredientes:
  • 250 gramos de manteca de cerdo
  • 250 gramos de azúcar molida
  • 150 gramos de piñones
  • 500 gramos de harina normal
  • 2 huevos pequeños
  • Una pizca de sal
  • Azúcar molida para espolvorear


Elaboración a modo tradicional:

En un bol ponemos la harina, previamente cernida para airearla.

Molemos el azúcar en un robot de cocina, molemos más cantidad para su posterior espolvoreado.

Añadimos la cantidad precisa de azúcar al bol.

Agregamos la manteca de cerdo que debe estar a temperatura ambiente. (foto 1)

Mezclamos un poco con ayuda de una cuchara de palo o silicona.

Batimos ligeramente los huevos con la pizca de sal y se lo agregamos a la masa, mezclamos otro poco. (foto 2)

Trituramos los piñones en un robot de cocina, debe queda una especie de pasta  un poco aceitosa y lo añadimos a la masa. (foto 3)

Mezclamos todo, ahora involucramos las manos para amasar un poco. La masa debe quedar suave, que se desprenda con facilidad del recipiente. (foto 4)

Hacemos dos bolas y llevamos un rato al frigorífico, una media hora sera suficiente. Mientras limpiamos todo y nos preparamos para hornear. (foto 5)


Preparamos los mantecados y horneamos:

Sacamos la masa de frigorífico, cogemos una bola y la ponemos sobre un papel vegetal. Tapamos con otra hoja de papel y pasamos el rodillo por encima para estirar la masa. (foto 6)

Un truki que uso, ya lo veis, es poner dos libros del mismo tamaño  para que nos sirva a modo de medida, así todos los mantecados tendrán el mismo grosor. No se ensuciaran porque no estarán en contacto con la masa.

Con ayuda de un cortapasta vamos cortando porciones de la masa estirada. (foto 7)

Ponemos una hoja de papel vegetal sobre una bandeja de horno y ponemos los mantecados sobre ella.

Llevamos al horno previamente calentado a 180º con calor arriba y abajo. El tiempo dependerá de las prestaciones de vuestro horno, pero no es mucho unos 8/10 minutos. (foto 8)


Estarán listos cuando veamos ligeramente dorados alrededor de la base, estarán tiernos, pero endurecen un poco al enfriar, cuidado con este paso o se os quemaran.

Sacamos y dejamos enfriar un poco, pasamos a una rejilla metálica. (foto 9 )

Ponemos sobre un plato y espolvoreamos con azúcar molido. Fotos (10 y 11)


Como siempre digo, este tipo de dulce se conserva bien y durante días si guardamos en una lata cerrada herméticamente... aunque eso sera si quedan algunos!!!


Elaboración en Termomix:

La elaboración en este robot de cocina es más fácil aun.

Primero pulverizamos el azúcar, ponemos más cantidad para luego poder espolvorear los mantecados con ella.

Ponemos el azúcar en el vaso y programamos unos segundos en velocidad progresiva 5 / 10, estará lista cuando veamos como sale una especie de humo por el bocal.

Sacamos  del vaso y sin lavar, ponemos en el los piñones, trituramos unos segundos en velocidad 5 / 6, quedará una especie de pasta un poco aceitosa, pero tampoco excederos demasiado.

Ahora agregamos el resto de ingredientes y mezclamos, velocidad 5 un minuto aproximadamente.

La masa debe quedar suave pero debe desprenderse de las paredes del vaso.

Hacemos dos bolas y guardamos envueltas en papel film en el frigorífico durante una media hora.

El cortado y horneado de los mantecados lo hacéis según la versión tradicional.


Un bocado delicioso... y un nuevo reto superado!!!



16 de dic. de 2014

Empanadillas de nata rellenas de crema de boniato


Se acerca la Navidad, como siempre ando un poco escasa de tiempo y son muchas las recetas que quiero compartir con vosotros. Esta vez podría justificarme diciendo que estuve "malita" pero sonaría a eso, a excusa, a justificación. Lo cierto es que no hay nada que me obligue a seguir publicando con asiduidad, el blog no es más que un punto de encuentro de amigos; amigos con los que comparto algo más que simples recetillas. Pero, a la vez, también es una terapia, una buena forma de evadirme un poco, de tener la mente "distraida".
Ayer publicamos la receta de la crema de boniatos y os dije que pronto publicaría la receta del dulce para el que la elaboré. Como veis, mas que pronto es prontísimo y ya la tenéis aquí en las dos versiones, la tradicional y la elaborada en Thermomix.
Esta vez la receta también es de un blog amigo, el blog de brujitacocinera y, nuevamente, yo hice alguna modificación... para no perder la costumbre!!!
Todavía quedan varias cositas por publicar y luego quiero descansar un poco, quiero tomarme estos días que se acercan de descanso y de relax.
Estos muñequitos (son renos) que veis en las fotos, y que hoy adornan mi árbol, los trajo mi hija Marta el año pasado desde Vancouver. Este año Marta no viene a casa por Navidad, tampoco lo hace mi hijo David, ni mi "adoptivo" Javi, se quedan todos allí y quiero de alguna forma hacerles llegar mi mensaje de amor. Decirles que estos días estarán muy presentes en nuestras vidas, en nuestro día a día, en nuestros recuerdos y en nuestros corazones. .
Mis hijos están lejos, muy lejos, pero bien, y eso es lo único que verdaderamente me importa; se que nos extrañaran, también nosotros a ellos, pero estarán juntos y de alguna forma lo pasaran bien.
Aquí me quedan otros dos hijos, mi marido, mi madre, mis hermanos, mis sobrinos y mi chuchillo callejero... que más puedo pedir para ser feliz???


Ingredientes:
  • Crema de boniatos (receta aqui)
  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 ml. de nata 
  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 huevo batido para pincelar
  • Un poco de licor de anís para pincelar
  • Azúcar para espolvorear


Elaboración de la masa a modo tradicional:

En un bol ponemos la mantequilla y aplastamos un poco con ayuda de un simple tenedor. (foto 1)

Agregamos la nata y batimos con ayuda de unas varillas metálicas. (fotos 2 y 3)

Añadimos la harina junto con la levadura, previamente cernidas y mezclamos todo con ayuda de una cuchara de palo. (foto 4)

Al final involucramos las manos y amasamos un poco, tiene que quedar una masa suave, que se despegue bien de las paredes del bol. (foto 5)

Hacemos dos bolas, envolvemos en papel film y llevamos al frigorífico durante una media hora, mientras vamos limpiando y preparando todo para hornear. (foto 6)


Elaboramos las empanadillas:

Sacamos la masa del frigorífico y ponemos sobre un papel vegetal, cubrimos con otro y estiramos con ayuda de un rodillo. (foto 7)

Con ayuda de un cortapastas redondo cortamos porciones  y ponemos un poco de crema sobre ellas. (foto 8)

Doblamos y sellamos con ayuda de un tenedor. (foto 9)

Cubrimos con papel vegetal una bandeja de horno y ponemos las empanadillas. Yo pincelé con huevo batido porque en la receta original no lo veía muy claro.


Llevamos al horno, previamente calentado a 180º durante unos 10/12 minutos, con calor arriba y abajo. Siempre dependiendo de las prestaciones de nuestro horno. (foto 10)

Una vez estén doradas sacamos y dejamos enfriar un poco.

Al estar pinceladas con huevo batido no absorben el azúcar, así que con ayuda de un pincel pinté muy ligeramente la empanadilla con licor de anís y luego las pasé por azúcar. Ojo, no pasaros con el anís, pincelar muy poco. (fotos 11 y 12)


La idea del licor fue todo un acierto... le aporta un sabor delicioso!!!


Elaboración de la masa en Thermomix:

Ponemos la mantequilla en el vaso y batimos unos segundos en velocidad 4.

Añadimos la nata y volvemos a batir otros pocos segundos en velocidad 4.

Cuando estén ambas integradas añadimos la harina y la levadura previamente cernida. Amasamos unos segundos en velocidad 7 hasta que veamos que está bien amasada y se despega del vaso.

Sacamos la masa del vaso y hacemos dos bolas, envolvemos en papel film y llevamos al frigorífico durante una media hora, mientras vamos limpiando y preparando todo para hornear.

Para la elaboración de las empanadillas seguís los mismos pasos que en  la forma tradicional.


Y aquí os dejo el corte, o más bien el mordisco, para que veáis que ricas y suaves son.



15 de dic. de 2014

Mermelada o crema de boniatos


Hoy vamos a compartir la receta de esta mermelada o crema de boniato, como queráis llamarle, porque será parte integrante e importante de otra recetilla que publicaré en unos días. Serán las empanadillas caseras de nata, receta que vi el año pasado en el blog de mi amiga Tere y que me quedé con las ganas de probar por falta de tiempo. Este año era uno de los dulces que tenia en mente y que quería elaborar para estos días de fiesta.
Hoy sólo publicare la receta de la crema de boniato, porque creo que es un buen relleno para cualquier tipo de dulce. También tenéis la opción de tomarla como mermelada, untada sobre una tostadita de pan, será una forma ideal de comenzar la mañana con un buen desayuno.
Como siempre suele pasar, y esta vez no iba a ser menos, yo cambié un poco la receta... pero sólo un poco!!!
La receta original lleva canela y yo la sustituí por especias mixtas para dulces, que también lleva algo de canela entre sus componentes, pero lleva otras cosillas y el sabor me gustó mucho; también cambié un poco las cantidades, pero aún así sale bastante.
Os dejo las dos opciones de elaboración, en Thermomix, que es como la hice yo, y en modo tradicional, para quienes no tenéis este magnifico robot de cocina.
La receta original puedes verla en el blog de mi amiga Tere, brujitacocinera.


Ingredientes:
  • 500 gramos de pulpa de boniato una vez asado
  • 400 gramos de azúcar
  • 1/2 cucharadita de especias mixtas para dulces
  • 1 chorrito pequeño de zumo de limón (por aquello de la conservación)


Elaboración en Thermomix:

Lo primero será asar los boniatos como tengamos costumbre, también podéis comprarlos ya asados en un establecimiento de confianza. Dejamos enfriar y pelamos, recordad que la cantidad de boniato es la que tendrán una vez asados y pelados.

Ponemos los boniatos pelados y cortados en trozo en el vaso, añadimos el azúcar y el chorrito de limón.

Programamos 30 minutos / 100º / velocidad 4.

Terminado este tiempo, sacamos del vaso y dejamos enfriar.

Si vais a guardarla como mermelada los metéis en botes, tapáis y hacéis el vacío sumergiendo los botes en agua hirviendo durante unos minutos, luego sacáis y ponéis los botes  boca abajo.

Si vas a usar como relleno, una vez fría estará lista para usar.


 Está deliciosa y tiene un bonito color dorado... te gusta???


Elaboración a modo tradicional:

Lo primero será asar los boniatos como tengamos costumbre, también podéis comprarlos ya asados en un establecimiento de confianza. Dejamos enfriar y pelamos, recordad que la cantidad de boniato es la que tendrán una vez asados y pelados.

Ponemos los boniatos pelados y cortados en trozo en el vaso de la batidora y trituramos un poco o bien aplastamos con la ayuda de un simple tenedor.

En un cazo ponemos los boniatos, añadimos el azúcar y el chorrito de limón, llevamos a fuego suave y removemos todo.

Lo mantendremos al fuego, siempre suave, durante unos 30 minutos, sin parar de remover, para evitar que se nos pegue.

Una vez tengamos la consistencia deseada apartamos y dejamos enfriar.

Si vais a guardarla como mermelada la metéis en botes, tapáis y hacéis el vacío sumergiendo los botes en agua hirviendo durante unos minutos, luego sacáis y ponéis los botes  boca abajo.

Si vas a usar como relleno, una vez fría estará lista para usar.


12 de dic. de 2014

Pestiños tradicionales y caseros con azúcar


Esta es una de las recetas más tradicionales de estas fechas que se aproximan a pasos agigantados, los pestiños caseros.
Solíamos elaborarlos en casa de mi madre, hace ya muchos años, con los más peques de la casa... recuerdos y añoranzas de tiempos pasados!!!
Días pasados también quise hacer unos poquitos, este año me acompañó mi amiga Quina, le gusta la cocina, pero reconoce que hasta ahora no le puso mucho interés, ahora está intentado aprender y la verdad es que es una alumna muy aplicada.
Hice la misma receta que los pestiños con miel, la receta ya la publicamos hace un tiempo, puedes verla y ver el paso a paso de su elaboración si clickas aqui, sólo cambié el ultimo paso, a unos le pusimos miel y otros los "rebozamos" en azúcar.
A mi particularmente es un dulce que me gusta mucho, y aunque reconozco que me gustan más con miel, la verdad es que con azúcar también están muy buenos.
Y es que #queridafamily, hay gustos para todos... a ti, cual te gusta más??


Ingredientes:
  • Un vaso de aceite de oliva
  • Medio vaso de aguardiente seco
  • Medio vaso de vino blanco (común)
  • Dos o tres cucharadas de azúcar
  • Un puñadito de matalahuga (anís)
  • Cascara de naranja mandarina
  • Zumo y ralladura de una naranja
  • Harina la que admita (unos 700 gramos)
  • Una cucharadita de levadura química
  • Aceite de girasol para freírlos
  • Azúcar para "rebozar"


Elaboración:

Ponemos a calentar el aceite con unas cascaras de naranja (para este paso yo uso mandarina).
  
Cuando la cascara se va arriba, es la señal de que el aceite está en su punto.
  
Echamos entonces la matalahuga, removemos un poco y sacamos del fuego, no freír la matalahuga, con el calor que queda se aromatizará.
  
Dejamos enfriar durante unas horas, debe estar bien frío. Lo ideal es hacer este paso por la mañana y así por la tarde lo tendremos en su punto.

Desechamos las cascaras de mandarina y colamos el aceite, esperamos a que haya soltado todo el aceite la matalahuga.

Echamos en un bol (antes se usaba el "lebrillo") la harina cernida junto con la levadura y reservamos.

Cuando veamos que la matalahuga está bien escurrida la echamos en un "mortero" junto con el azúcar y lo molemos un poco. También podéis usar un robot de cocina para triturarla.

Se lo agregamos a la harina junto con la ralladura de naranja y removemos un poco.

Añadimos ahora el aceite, el zumo de naranja, el vino y el  aguardiente (que debe ser seco) .

Amasamos todo con ayuda de una cuchara de palo y finalmente involucraremos las manos. 

Si hiciese falta más harina, la iríamos incorporando poco a poco. La masa debe quedar suelta, sin adherirse a las paredes del bol ni a las manos.

Dejamos reposar unos minutos tapada, pocos, los suficiente para ir recogiendo un poco los "cachivaches" que se estaban utilizando y que ya no hacen falta.

Espolvoreamos ligeramente la  encimera de la cocina, cogemos pequeñas bolas y estiramos con ayuda de un rodillo, hasta dejar una lamina fina que cortamos en  pequeños cuadrados.

 Doblamos dos de los picos y sellamos. (Como ya os dije, si entráis aqui podéis ver el paso a paso de su elaboración)

Freímos en abundante aceite caliente, sacamos una vez estén dorados y ponemos en un escurridor para que suelten un poco de aceite.

Ponemos azúcar en un plato y "rebozamos" los pestiños cuando estén aún calientes.


Dejamos enfriar del todo antes de comerlos, se conservan bien si los guardamos en una lata bien cerrada.


9 de dic. de 2014

Mantecados de avellanas y 4º cumpleaños del blog


Ayer, día 8 de Diciembre, normalmente es cuando en casa se pone el árbol y se decora la casa, dando así comienzo "oficialmente" la Navidad.
Este día coincide con el cumpleaños o aniversario del blog, si amigos... ya cumple 4 añitos!!!
Cuatro años de satisfacciones múltiples, de "bajones blogueriles", de aprendizaje reciproco, de ilusiones cumplidas y de asignaturas pendientes.
No me cansaré nunca de repetir que todo gracias a vosotros, seguidores y compañeros. Habéis estado ahí en cada momento, apoyándome y motivándome a seguir aprendiendo y compartiendo, por todo ello, mi gratitud hacía vosotros será eterna.
Este año no habrá tarta de celebración, tengo poco tiempo libre, todavía me canso un poco y estoy intentando adaptarme a mis nuevas circunstancias. Pero no quería dejar de festejar este día con vosotros, porque todos tenemos muchos y buenos motivos para celebrar... aunque, a veces, las nubes nos impidan ver el cielo azul y el sol radiante!!!
Estos días intentaré, en la medida que pueda, compartir recetillas sencillas y económicas pero que a la vez sean resultonas y os sirvan de inspiración para estos días de celebraciones que se avecinan, no se con que asiduidad, pero intentaré estar ahí... os lo mereceis!!!.
Vamos a comenzar con la receta de un dulce clásico navideño, los mantecados. La receta es una adaptación de otros que hicimos el año pasado y que estaban muy rico, los mantecado casero de almendras, siempre digo que cuando una receta es buena hay que sacarle provecho. Esta vez cambié las almendras por avellanas, ya sabeis que los frutos secos me encantan, y además le aporté un poco de sabor a anís, también cambié un poco la forma de elaborarlos.
El resultado ha sido muy satisfactorio, de sabor increíbles y de forma y textura ya lo veis en la fotos. Aprovechando que estábamos decorando el árbol hice la decoración para las fotos... quedaron chulis verdad???
Querida family, con esta receta damos el "pistoletazo" de salida hacia la Navidad... tiempo de paz, de amor y de buenos deseos compartidos!!!


Ingredientes:
  • 500 gramos de harina
  • 250 gramos de manteca de cerdo
  • 250 gramos de azúcar
  • 150 gramos de avellanas
  • 1 copita de licor de anís
  • 1 cucharadita de canela molida
  • Semillas de sésamo o ajonjolí para espolvorear


Elaboración:

Ponemos la harina en la bandeja del horno a fuego suave para secar un poco. Iremos abriendo el horno y removiendo con una cuchara para que no se pegue, se trata sólo de secar no de tostar. Dejamos enfriar y reservamos. (foto 1)

Si veis que la harina una vez seca tiene grumos los aplastáis con las manos. (foto 2)

Trituramos el azúcar y reservamos.

Trituramos las avellanas bien, que quede una especie de pasta aceitosa pero sin pasarse. Las mías eran tostadas, si utilizáis crudas primero las tostáis un poco.

En un bol ponemos la harina cernida, el azúcar molido, la canela y la manteca. (foto 3)

Añadimos por último la copita de licor de anís, mezclamos con ayuda de una cuchara de palo. (foto 4)

Ahora añadiremos las avellanas trituradas, seguimos mezclando con la cuchara, al final involucramos las manos, hasta obtener una masa homogénea.

Hacemos dos bolas y envolvemos en papel film, llevamos unos minutos al frigorífico. (foto 5)


Ahora vamos a formar nuestros mantecados:

Esta vez utilicé la misma técnica que utilizo con las galletas.

Ponemos un trozo de la masa sobre una hoja de papel vegetal. (foto 7)

Tapamos con otra hoja de papel y pasamos el rodillo por encima. Un trukillo para que queden de igual tamaño es poner a los lados dos "palitos" de la misma medida, 1´50 o 2 cm, pero como tenia de esa medida puse dos libros. Los libros no se ensuciaran ni la masa los tocará porque tendremos un papel encima. (foto 8)


Con ayuda de un cortapasta circular vamos cortando porciones. Los restos vamos guardando, luego estiramos y cortamos de nuevo. (foto 9)

Llevamos a una bandeja de horno con papel vegetal, ponemos un poco de semillas de sésamo encima y apretamos ligeramente con el dedo. (foto 10)

Llevamos al horno, previamente calentado a 180º / 160º con calor arriba y abajo, durante unos 10 / 12 minutos o hasta que veamos que están dorados. Este paso siempre dependiendo de las prestaciones de nuestro horno, en el mio es a 160º. (foto 11)

Al igual que pasa con las galletas, puede parecer que están algo tiernos, pero endurecen algo al enfriar, tened cuidado en este paso no se os vayan a quemar.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica. (foto 12)


Son tiernos y delicioso, se conservan bien durante días si los guardamos en una lata bien cerrada.


Espero que os guste la receta, la verdad es que he recibido elogios de aquellos que los probaron y a mi, particularmente, me han encantado... te animas a probarlos tu????


Como dije antes, con esta receta celebramos el cumpleaños del blog e inauguramos la Navidad... muchas gracias a todos!!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...