Ir al contenido principal

Bollos dulces con pasas nueces y fruta confitada

 


Recuerdo que antes no me atrevía  a amasar y esto me produce un poco de risa. 
Por que sí, querida family, las masas fueron una de mis muchas asignaturas pendientes durante años. Hasta que, de la mano de mi querido y admirado Iban Yarza, me aventure en este loco mundo de los panes y las masas. Metí mis manos en harinas y hasta me atreví a preparar mi propia masa madre, desde entonce no hay masa que se me resista. Mi receta para elaborar la masa madre está aquí.
Hoy vamos a compartir la receta de unos deliciosos bollitos dulces que son ideales para desayunos y meriendas, sobre todo para los más peques de casa... y para los que no también!!!
Este tipo de receta de bollos dulces suelen tener un denominador común, se trata de una masa de brioche que aromatizamos, más o menos, a nuestro gusto. En este caso, en concreto, puse aroma de azahar, porque me encanta el sabor y aroma que aporta, y la ralladura de naranja como complemento. Podeis aromatizar con canela, anís, cardamomo, jengibre o especias, eso lo dejo a  vuestro gusto.
También puse un poco a nueces picadas, algo de pasas y un poco de fruta confitada que tenía por casa.
Se necesita un cierto grado de amasado, hasta conseguir la textura deseada, una textura que sea lo más elástica posible, porque eso favorecerá el desarrollo del gluten. Para ello intercalamos tiempos de amasado y reposo. 
Se necesita un poco de paciencia, eso es todo... pero no es nada difícil, os lo aseguro!!!
Aceptan varios rellenos, mantequilla, queso crema, nata montada, crema de cacao, mermeladas o tomarlos asi, tal cual.
Este tipo de masa tiende a endurecer con facilidad, recordad que son caseros, sin conservantes alguno, por eso aconsejo guardarlo en un envase hermético. 
Pero también os doy otro truquillo que tengo y es ponerlo unos segundo en microondas justo antes de comerlos, asi se vuelve tiernos en un momento, pero no te excedas en el tiempo o lo estropearas.
Así que ya sabes, si eres de los que tienen miedo a las masas anímate a superar eso miedos... los miedos nos impiden avanzar y la vida es un continuo avance y aprendizaje. 
Sé de muchas amigas que empezaron en plena pandemia, ante el confinamiento impuesto, por pura necesidad de relax o de evasión, al dia de hoy son verdadera experta en la materia y hacen pan casi a diario.
Quizás sería un buen comienzo empezar por estos sencillos y delicioso bollitos.
Porque amasar y cantar... todo es empezar!!!


Ingredientes:

  • 550 gramos de harina de fuerza
  • 20 gramos de levadura fresca de panadero (si poneis masa madre poned solo la mitad)
  • 100 gramos de masa madre (es opcional y la receta está aquí)
  • 250 ml de leche templada (sin lactosa para intolerancias)
  • 85 gramos de mantequilla  (sin lactosa para intolerancias)
  • 50 gramos de azúcar
  • 1 huevo batido para la masa
  • 1 huevo batido para pincelar
  • 1 cucharada de agua de azahar (es opcional)
  • Ralladura de naranja (es opcional)
  • Podeis poner otro tipo de aromatizantes 


Elaboración a modo tradicional y en Thermomix:

A modo tradicional:

La receta original no lleva masa madre, pero yo le puse porque me gusta la textura y el sabor que aporta a este tipo de masas.

Derretir la mantequilla en un cazo al baño María o en el microondas y dejar templar.

Disolver la levadura en la leche templada. Añadir la masa madre (si es vuestra elección) y disolver todo con ayuda de unas varillas metálicas.

Poner en un bol la harina y hacer un hueco en el centro. 

Aconsejo poner solo 500 gramos de harina, reservad un poco y si es necesario se la agregamos al final.

Añadir el azúcar, la leche (con la levadura y masa madre disuelta), la cucharada de agua de azahar, la ralladura de limón o naranja y la mantequilla derretida y fría.

Mezclar todo con ayuda de una rasqueta o cuchara de palo.

Pasar a una superficie enharinada y amasar unos minutos con las manos. 

Si veis que necesita más harina añadir la que reservamos.

Haz una bola y deja reposar, en un bol y tapada, unos diez minutos.

Vuelve a amasar otra vez durante unos minutos.

Haz una bola y métela en un bol limpio y ligeramente engrasado. Tápalo con un paño y deja levar hasta que duplique su tamaño, aproximadamente una hora o algo más.

El tiempo dependerá siempre de la temperatura de la cocina, de la harina y de la levadura usada.

Una vez haya duplicado su tamaño, sacamos sobre la encimera ligeramente enharinada. Aplastamos y desgasificamos, o sea quitamos el aire que tenía.

Añadimos las frutas escarchadas, las nueces y las pasas y volvemos a amasar y hacer una bola.

Dejamos reposar unos minutos tapada. Más o menos será el tiempo que tardemos en preparar las bandejas de horno con el papel.

Cortamos porciones de masa del mismo tamaño. 

Hacemos unas pequeñas bolas y ponemos sobre la bandeja del horno con papel de cocina. 

Saldrán unas doce bolas dependiendo del tamaño que pongamos de masa.

Tapamos las bolas con un paño y dejamos levar hasta que nuevamente dupliquen su tamaño.

Con mucho cuidado pincelamos ligeramente nuestros bollos con huevo batido.

Llevamos la bandeja al horno, previamente calentado a 180º / calor arriba abajo / unos 12 / 15 minutos.

La temperatura y el tiempo dependerá siempre de las prestaciones de vuestro horno, asi que en la primera tanda de bollos mejor estar atentos para que no se quemen.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica, para que la base no esté en contacto directo con ninguna superficie, de no ser asi, la base se humedeciera con el vapor que genera.

Los bollitos están listos para degustar.


Aceptan varios rellenos, mantequilla, queso crema, nata montada, crema de cacao, mermeladas o tomarlos asi, tal cual... ñam... ñam!!!


Un truquillo que tengo es ponerlo unos segundo en microondas justo antes de comerlos, asi se vuelve tiernos en un momento, pero no te excedas en el tiempo o lo estropearas.


En Thermomix:

La receta original no lleva masa madre, pero yo le puse porque me gusta la textura y el sabor que aporta a este tipo de masas.

Derretir la mantequilla en un cazo al baño María o en el microondas y dejar templar.

Ponemos en el vaso la leche con la levadura y programamos 1 minuto / 37º / velocidad 2. Será solo para diluir la levadura.

 Añadir al vaso la masa madre (si es vuestra elección), el azúcar, la cucharada de agua de azahar, la ralladura de limón o naranja y la mantequilla derretida y fría. Programamos 4 seg. /velocidad 4 para mezclar todo bien.

Agregamos ahora la harina y amasamos 2 minutos / velocidad espiga.

Aconsejo poner solo 500 gramos de harina, reservad un poco y si es necesario se la agregamos al final.

Dejamos reposar dentro del vaso por diez minutos.

Volvemos a amasar 1 minuto / velocidad espiga.

Sacamos y ponemos sobre una superficie enharinada. 

Damos forma de bola y metemos en un bol ligeramente engrasado. Tapamos y dejamos levar hasta que duplique su tamaño, aproximadamente una hora o algo más.

Hay quien deja levar la masa dentro del vaso, yo prefiero hacerlo asi.

El tiempo dependerá siempre de la temperatura de la cocina, de la harina y de la levadura usada.

Una vez haya duplicado su tamaño, sacamos nuevamente sobre la encimera ligeramente enharinada. Aplastamos y desgasificamos, o sea quitamos el aire que tenía.

Añadimos las frutas escarchadas, las nueces y las pasas y volvemos a amasar y hacer una bola.

Dejamos reposar unos minutos tapada, Será, más o menos, el tiempo que tardemos en preparar las bandejas de horno con el papel.

Cortamos porciones de masa del mismo tamaño. 

Hacemos unas pequeñas bolas y ponemos sobre la bandeja del horno con papel de cocina. 

Saldrán unas doce bolas dependiendo del tamaño que pongamos de masa.

Tapamos las bolas con un paño y dejamos levar hasta que nuevamente dupliquen su tamaño.

Con mucho cuidado pincelamos ligeramente nuestros bollos con huevo batido.

Llevamos la bandeja al horno, previamente calentado a 180º / calor arriba abajo / unos 12 / 15 minutos.

La temperatura y el tiempo dependerá siempre de las prestaciones de vuestro horno, asi que en la primera tanda de bollos mejor estar atentos para que no se quemen.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica, para que la base no esté en contacto directo con ninguna superficie, de no ser asi, la base se humedeciera con el vapor que genera.

Los bollitos están listos para degustar.


Aceptan varios rellenos, mantequilla, queso crema, nata montada, crema de cacao, mermeladas o tomarlos asi, tal cual... ñam... ñam!!!


Un truquillo que tengo es ponerlo unos segundo en microondas justo antes de comerlos, asi se vuelve tiernos en un momento, pero no te excedas en el tiempo o lo estropearas.

Comentarios

  1. T ehan quedado unos bollos deliciosos, para lo que quieras ,solo con mantequilla o aceite para desayunar o relleno de loq eu más te guste
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  2. espectaculares, se ven estupendos!! a mi me encanta amasar, y poco a poco voy aprendiendo cada día más.... Mi masa madre la hice gracias a Iban Yarza, y aunque sigo teniendo fracasos no me da miedo experimentar

    ResponderEliminar
  3. Ummm, que ricos estos bollos y con fruta confitada me encanta la idea!!
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Tarta mousse de limón en horno

Esta es la tarta que me auto-regalé para el dia de la madre. Se trata de una deliciosa tarta de limon con base de pasta flora o masa quebrada. La original lleva base de galletas, pero me gusta más este otro tipo de bases y opté por ella. Las tarta tipo queso o mousse son de mis favoritas, por lo refrescante que suelen ser. Eso las  convierte en postres ideales para finalizar una buena comida familiar...sea ésta especial o no!! El limón es un ingrediente indispensable en mi cocina y está presente en muchas de mis elaboraciones, bien como ingrediente o a modo de aliño. Mi familia suele poner limón a todo y, por supuesto, las tartas elaboradas con éste ingrediente son un éxito asegurado en casa. La verdad es que esta vez no me arriesgué mucho... sabía de antemano que acertaría... y así fue!!!

Tarta fácil de yogur cremoso sin horno

  Me encantan este tipo de tartas porque son ideales como postres y colofón a una buena comida. Esta la hice días pasados, puente de Semana Santa, aprovechando que vino a casa mi hija Noe, mi yerno y mi precioso nieto, lástima que él aún no la puede disfrutar... pero todo se andará!!! La receta la saqué de un libro de repostería que tengo en casa. Se llama Escuela de postres y es de la editorial Larousse.  Por supuesto que, como siempre suelo hacer, la receta la adapté a nuestros gustos y necesidades, pero es que, queridos amigos, esa es la magia de la cocina. También la adapté a Thermomix, que es mi leal y fiel compañera en la cocina desde hace muchos años, me ayuda y agiliza mucho el trabajo, sobre todo en días especiales. Antes, por mi intolerancia a la lactosa y a pesar de lo mucho que me gustan, este tipo de postres y tartas estaban casi prohibidos para mí. Hoy, por suerte, podemos encontrar en el mercado gran variedad de productos e ingredientes exentos de lactosa y, por fin, me

Masa madre para elaborar bizcochos

Son ya varios los bizcochos que hemos publicados con masa madre y sois muchos también los que preguntáis por ella y como conseguirla. Para comenzar os diré que conozco la masa madre desde hace muchos años. Fue mi tía Mari quien me dio a conocer la historia de la masa y quien quiso compartirla conmigo, supongo que por aquello que dicen que da suerte, salud y fortuna a quien la comparte y a quien la recibe. Todos habréis oído hablar del famoso bizcocho elaborado con esta masa madre, conocido como el bizcocho de las madres Carmelitas, bizcocho del padre Pio o bizcocho de la suerte y la fortuna. Si entráis en la red seguro que encontrareis mil y una historias referente a esta leyenda y su cadena.

Tarta mousse de fresas

Llega la primavera y con ella llega la temporada de fresas, una de mis frutas preferidas. Son tantas las recetas que se pueden elaborar partiendo de esta exquisita fruta que seria imposible de enumerar ya que vale tanto para recetas dulces como para saladas. Esta vez me decidí por una tarta tipo mousse, una tarta fresquita, de las que no necesitan horno y con la que triunfaras seguro. Es una de esas tartas que vienen ideal para tomar como postre... un bocado dulce y sabroso con el que poner el punto final a una buena comida!!!

La mejor tarta de queso y yogurt de limón

Hacía tiempo que mi hijo David me estaba pidiendo una tarta de este tipo y estos días, que andaba por casa pachuchilla con la alergia, escogí la ocasión para elaborarla y darle una sorpresa. Con anterioridad hice una, pero francamente no me gustó mucho, y opté por no publicarla. Esta vez usé un poco de mi intuición y me salió mejor, uno de esos "inventos" que salen un poco por experiencia acumulada y otro poco por sentido común. Se trata de una tarta tipo mousse de limón, un poco ácida, refrescante y suave... ideal para postres primaverales!!! Para elaborarla usé productos exentos de lactosa porque ya sabeis que yo soy intolerante. Por suerte ya encontramos una gran variedad de lácteos exentos de lactosa en el mercado y por fin podemos darnos algun caprichito, pero si no lo sois podéis usar otros lácteos. Este tipo de tarta es muy fácil de elaborar ya que no es necesario horno, se hacen rápido, son económicas y además están deliciosas... qué más podemos pedir??? Os

Tarta mousse de chocolate (Sin gluten ni lactosa)

Esta es una de las tartas preferidas en casa y la que suelo elaborar para la cena de fin de año. Es una tarta suave y refrescante, para choco-adictos, y es ideal como postre. La receta la encontré hace muchísimos años en un envoltorio de tableta de chocolate, la adapté un poco a mis necesidades y desde entonces permanece en casa, a buen recaudo.

Postre rico de manzanas con vino dulce de Málaga y aroma de canela

Uno de los postres más tradicionales que quizás conozcamos es nuestra popular compota de frutas. Aunque normalmente suele hacerse triturada, yo las prefiero en trozos grandes y la tomo como postre. Esta vez la probaremos con manzanas, un toque de vino dulce de la zona y un ligero aroma de canela. En invierno suelo elaborarla mucho y es parte de mi cena en más de una ocasión. Si prefieres usarla para rellenos solo tienen que triturar un poco una vez esté hecha. Es una de esas  recetas fáciles y tradicionales, heredadas de madres o abuelas, que suelen traer tantos y tan buenos recuerdos de otros tiempos a nuestra mente. Tiempos donde pocos postres podíamos comer, a menos que no lo elaborasen en casa, y nuestro repertorio o abanico de posibilidades era muy limitado. Fundamentalmente porque no existía la comercialización que hoy conocemos y porque tampoco existían los hornos caseros; asi que todo se preparaba en el fuego o nos limitabamos a comer la fruta de temporada que hubiese en esa es