Ir al contenido principal

Bollos dulces con pasas nueces y fruta confitada

 


Recuerdo que antes no me atrevía  a amasar y esto me produce un poco de risa. 
Por que sí, querida family, las masas fueron una de mis muchas asignaturas pendientes durante años. Hasta que, de la mano de mi querido y admirado Iban Yarza, me aventure en este loco mundo de los panes y las masas. Metí mis manos en harinas y hasta me atreví a preparar mi propia masa madre, desde entonce no hay masa que se me resista. Mi receta para elaborar la masa madre está aquí.
Hoy vamos a compartir la receta de unos deliciosos bollitos dulces que son ideales para desayunos y meriendas, sobre todo para los más peques de casa... y para los que no también!!!
Este tipo de receta de bollos dulces suelen tener un denominador común, se trata de una masa de brioche que aromatizamos, más o menos, a nuestro gusto. En este caso, en concreto, puse aroma de azahar, porque me encanta el sabor y aroma que aporta, y la ralladura de naranja como complemento. Podeis aromatizar con canela, anís, cardamomo, jengibre o especias, eso lo dejo a  vuestro gusto.
También puse un poco a nueces picadas, algo de pasas y un poco de fruta confitada que tenía por casa.
Se necesita un cierto grado de amasado, hasta conseguir la textura deseada, una textura que sea lo más elástica posible, porque eso favorecerá el desarrollo del gluten. Para ello intercalamos tiempos de amasado y reposo. 
Se necesita un poco de paciencia, eso es todo... pero no es nada difícil, os lo aseguro!!!
Aceptan varios rellenos, mantequilla, queso crema, nata montada, crema de cacao, mermeladas o tomarlos asi, tal cual.
Este tipo de masa tiende a endurecer con facilidad, recordad que son caseros, sin conservantes alguno, por eso aconsejo guardarlo en un envase hermético. 
Pero también os doy otro truquillo que tengo y es ponerlo unos segundo en microondas justo antes de comerlos, asi se vuelve tiernos en un momento, pero no te excedas en el tiempo o lo estropearas.
Así que ya sabes, si eres de los que tienen miedo a las masas anímate a superar eso miedos... los miedos nos impiden avanzar y la vida es un continuo avance y aprendizaje. 
Sé de muchas amigas que empezaron en plena pandemia, ante el confinamiento impuesto, por pura necesidad de relax o de evasión, al dia de hoy son verdadera experta en la materia y hacen pan casi a diario.
Quizás sería un buen comienzo empezar por estos sencillos y delicioso bollitos.
Porque amasar y cantar... todo es empezar!!!


Ingredientes:

  • 550 gramos de harina de fuerza
  • 20 gramos de levadura fresca de panadero (si poneis masa madre poned solo la mitad)
  • 100 gramos de masa madre (es opcional y la receta está aquí)
  • 250 ml de leche templada (sin lactosa para intolerancias)
  • 85 gramos de mantequilla  (sin lactosa para intolerancias)
  • 50 gramos de azúcar
  • 1 huevo batido para la masa
  • 1 huevo batido para pincelar
  • 1 cucharada de agua de azahar (es opcional)
  • Ralladura de naranja (es opcional)
  • Podeis poner otro tipo de aromatizantes 


Elaboración a modo tradicional y en Thermomix:

A modo tradicional:

La receta original no lleva masa madre, pero yo le puse porque me gusta la textura y el sabor que aporta a este tipo de masas.

Derretir la mantequilla en un cazo al baño María o en el microondas y dejar templar.

Disolver la levadura en la leche templada. Añadir la masa madre (si es vuestra elección) y disolver todo con ayuda de unas varillas metálicas.

Poner en un bol la harina y hacer un hueco en el centro. 

Aconsejo poner solo 500 gramos de harina, reservad un poco y si es necesario se la agregamos al final.

Añadir el azúcar, la leche (con la levadura y masa madre disuelta), la cucharada de agua de azahar, la ralladura de limón o naranja y la mantequilla derretida y fría.

Mezclar todo con ayuda de una rasqueta o cuchara de palo.

Pasar a una superficie enharinada y amasar unos minutos con las manos. 

Si veis que necesita más harina añadir la que reservamos.

Haz una bola y deja reposar, en un bol y tapada, unos diez minutos.

Vuelve a amasar otra vez durante unos minutos.

Haz una bola y métela en un bol limpio y ligeramente engrasado. Tápalo con un paño y deja levar hasta que duplique su tamaño, aproximadamente una hora o algo más.

El tiempo dependerá siempre de la temperatura de la cocina, de la harina y de la levadura usada.

Una vez haya duplicado su tamaño, sacamos sobre la encimera ligeramente enharinada. Aplastamos y desgasificamos, o sea quitamos el aire que tenía.

Añadimos las frutas escarchadas, las nueces y las pasas y volvemos a amasar y hacer una bola.

Dejamos reposar unos minutos tapada. Más o menos será el tiempo que tardemos en preparar las bandejas de horno con el papel.

Cortamos porciones de masa del mismo tamaño. 

Hacemos unas pequeñas bolas y ponemos sobre la bandeja del horno con papel de cocina. 

Saldrán unas doce bolas dependiendo del tamaño que pongamos de masa.

Tapamos las bolas con un paño y dejamos levar hasta que nuevamente dupliquen su tamaño.

Con mucho cuidado pincelamos ligeramente nuestros bollos con huevo batido.

Llevamos la bandeja al horno, previamente calentado a 180º / calor arriba abajo / unos 12 / 15 minutos.

La temperatura y el tiempo dependerá siempre de las prestaciones de vuestro horno, asi que en la primera tanda de bollos mejor estar atentos para que no se quemen.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica, para que la base no esté en contacto directo con ninguna superficie, de no ser asi, la base se humedeciera con el vapor que genera.

Los bollitos están listos para degustar.


Aceptan varios rellenos, mantequilla, queso crema, nata montada, crema de cacao, mermeladas o tomarlos asi, tal cual... ñam... ñam!!!


Un truquillo que tengo es ponerlo unos segundo en microondas justo antes de comerlos, asi se vuelve tiernos en un momento, pero no te excedas en el tiempo o lo estropearas.


En Thermomix:

La receta original no lleva masa madre, pero yo le puse porque me gusta la textura y el sabor que aporta a este tipo de masas.

Derretir la mantequilla en un cazo al baño María o en el microondas y dejar templar.

Ponemos en el vaso la leche con la levadura y programamos 1 minuto / 37º / velocidad 2. Será solo para diluir la levadura.

 Añadir al vaso la masa madre (si es vuestra elección), el azúcar, la cucharada de agua de azahar, la ralladura de limón o naranja y la mantequilla derretida y fría. Programamos 4 seg. /velocidad 4 para mezclar todo bien.

Agregamos ahora la harina y amasamos 2 minutos / velocidad espiga.

Aconsejo poner solo 500 gramos de harina, reservad un poco y si es necesario se la agregamos al final.

Dejamos reposar dentro del vaso por diez minutos.

Volvemos a amasar 1 minuto / velocidad espiga.

Sacamos y ponemos sobre una superficie enharinada. 

Damos forma de bola y metemos en un bol ligeramente engrasado. Tapamos y dejamos levar hasta que duplique su tamaño, aproximadamente una hora o algo más.

Hay quien deja levar la masa dentro del vaso, yo prefiero hacerlo asi.

El tiempo dependerá siempre de la temperatura de la cocina, de la harina y de la levadura usada.

Una vez haya duplicado su tamaño, sacamos nuevamente sobre la encimera ligeramente enharinada. Aplastamos y desgasificamos, o sea quitamos el aire que tenía.

Añadimos las frutas escarchadas, las nueces y las pasas y volvemos a amasar y hacer una bola.

Dejamos reposar unos minutos tapada, Será, más o menos, el tiempo que tardemos en preparar las bandejas de horno con el papel.

Cortamos porciones de masa del mismo tamaño. 

Hacemos unas pequeñas bolas y ponemos sobre la bandeja del horno con papel de cocina. 

Saldrán unas doce bolas dependiendo del tamaño que pongamos de masa.

Tapamos las bolas con un paño y dejamos levar hasta que nuevamente dupliquen su tamaño.

Con mucho cuidado pincelamos ligeramente nuestros bollos con huevo batido.

Llevamos la bandeja al horno, previamente calentado a 180º / calor arriba abajo / unos 12 / 15 minutos.

La temperatura y el tiempo dependerá siempre de las prestaciones de vuestro horno, asi que en la primera tanda de bollos mejor estar atentos para que no se quemen.

Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica, para que la base no esté en contacto directo con ninguna superficie, de no ser asi, la base se humedeciera con el vapor que genera.

Los bollitos están listos para degustar.


Aceptan varios rellenos, mantequilla, queso crema, nata montada, crema de cacao, mermeladas o tomarlos asi, tal cual... ñam... ñam!!!


Un truquillo que tengo es ponerlo unos segundo en microondas justo antes de comerlos, asi se vuelve tiernos en un momento, pero no te excedas en el tiempo o lo estropearas.

Comentarios

  1. T ehan quedado unos bollos deliciosos, para lo que quieras ,solo con mantequilla o aceite para desayunar o relleno de loq eu más te guste
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
  2. espectaculares, se ven estupendos!! a mi me encanta amasar, y poco a poco voy aprendiendo cada día más.... Mi masa madre la hice gracias a Iban Yarza, y aunque sigo teniendo fracasos no me da miedo experimentar

    ResponderEliminar
  3. Ummm, que ricos estos bollos y con fruta confitada me encanta la idea!!
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

El año pasado me hice un propósito, tendría que cumplir un reto personal, aprobar mi asignatura pendiente con los panes y las masas. Si miedo me daba amasar pan, esto de amasar galletas y estirar masas me causaba verdadero pánico. Hoy quiero que esta última receta navideña sea, precisamente, una recetilla de galletas. Como un pequeño homenaje a vosotros que me apoyáis y animáis a seguir aprendiendo, a conseguir mis pequeños logros. Aún me queda mucho por aprender, perfeccionar técnicas será mi nuevo reto para este año. Hay muchas masas que aún se me resisten, pero poco a poco sé que seguiré logrando todos mis propósitos.

Mermelada casera de mandarinas

Como cada viernes viene siendo habitual, hoy toca publicar una receta dulce. Pero esta vez y por falta de tiempo, tendremos que conformarnos con una rica y sana receta de mermelada de mandarinas. Ya sabéis que suelo hacer poca cantidad, me salen dos botes grandes o tres pequeños y así voy alternando con otras frutas de temporada, de esta forma, me canso mucho menos de los sabores. Esta vez probé con unas ricas mandarinas y el sabor, como siempre, es sensacional. No tienen ni punto de comparación con las comercializadas.

Tarta mousse de chocolate (Sin gluten ni lactosa)

Esta es una de las tartas preferidas en casa y la que suelo elaborar para la cena de fin de año. Es una tarta suave y refrescante, para choco-adictos, y es ideal como postre. La receta la encontré hace muchísimos años en un envoltorio de tableta de chocolate, la adapté un poco a mis necesidades y desde entonces permanece en casa, a buen recaudo.

Roscos fritos de Semana Santa con naranja y aroma a azahar

Quienes me conocen saben que no soy persona de hermandades, cofradías, tronos ni imágenes. Vivo mi religión a mi manera, no mejor ni peor que otros, siempre consecuente con mis ideas y mi forma de ser. Pero tengo mucho respeto a las tradiciones, la cultura de nuestro pueblo, y la Semana Santa es una muestra de ellas. Me gusta ver las procesiones, los tronos por las calles, el esfuerzo y el sudor de esos costaleros o portadores. Me gusta por todo lo que conlleva consigo en cuanto a sentimientos. Me encanta ver las calles llenas de gente en la noche, los olores a incienso y cera sobre el asfalto. El olor que desprende los naranjos que se alzan erguidos enfilando las calles por donde pasarán nuestros titulares. El clima cálido que se respira en sus calles, a pesar de que algunas veces haga un poco de frío. El silencio solo perturbado por el sonido de los tambores, las campanas o la voz del capataz dando ánimos a sus hombres al grito de : ¡¡Al cielo con el!!! Son tradiciones qu

Masa madre para elaborar bizcochos

Son ya varios los bizcochos que hemos publicados con masa madre y sois muchos también los que preguntáis por ella y como conseguirla. Para comenzar os diré que conozco la masa madre desde hace muchos años. Fue mi tía Mari quien me dio a conocer la historia de la masa y quien quiso compartirla conmigo, supongo que por aquello que dicen que da suerte, salud y fortuna a quien la comparte y a quien la recibe. Todos habréis oído hablar del famoso bizcocho elaborado con esta masa madre, conocido como el bizcocho de las madres Carmelitas, bizcocho del padre Pio o bizcocho de la suerte y la fortuna. Si entráis en la red seguro que encontrareis mil y una historias referente a esta leyenda y su cadena.

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Me reconozco una defensora de nuestra cultura y tradiciones, pero también es verdad que soy una persona capaz de convivir con otras tradiciones porque creo que la diversidad siempre es enriquecedora. Los tiempos cambian y nos vemos en la "obligación" de cambiar con ellos si queremos seguir avanzado. Desde hace unos años, la fiesta de Hallowen está tomando auge y esplendor y se ha convertido en una de las fiestas más esperadas por los niños que, para mi modo de ver, son para quienes está dedicada en la actualidad y quienes más la disfrutan. Es una fiesta de origen celta, está vinculada a la conmemoración del Samhain, palabra derivada del irlandés antiguo y que significa algo así como fin del verano. Era la festividad más importante del periodo pagano que domino Europa hasta su conversión al cristianismo. Se celebraba la noche del 31 de Octubre al 1 de Noviembre y servia como broche para festejar el final de la temporada de cosechas. En 1840 y de la mano de los irlandese

Magdalenas integrales sin azúcar

Hoy quiero dedicar este post a mi madre, presente en mi vida espero que por muchos años aún. Sin ella no sería quien soy, eso está claro, todo cuanto soy se lo debo a ella y a mi padre. Por desgracia éste ya no se encuentra entre nosotros pero ella todavía si. Me cuida y quiere como sólo sabe hacerlo una madre. Sin su ayuda no hubiese podido llevar el ritmo de trabajo que tuve días pasados. Gracias a la labor que hizo en casa y a su apoyo incondicional, a pesar de tener sus añitos, pude desliarme un poco de la casa y dedicarme plenamente a "costurear". Por todo esto, desde aquí y públicamente, quiero decirle gracias mamá y qué mejor forma de hacerlo que con un dulce especial para ella!!!