03 agosto 2018

Helado cremoso de cerezas de la Alta Axarquía malagueña


Nada mejor para despedir esta semana que con una nota dulce y refrescante... la que nos proporciona este rico helado cremoso y casero cien por cien!!!
Este helado lo hice días pasados que estuvo mi hija por aquí, llevaba un año sin venir y sin poder degustar ricos helados caseros.
Lo hice partiendo de la rica mermelada que elaboré con estas cerezas de mi tierra, concretamente de Alfarnate, un precioso pueblo blanco situado en la comarca de la Alta Axarquía malagueña.
No quiero repetirme mucho así que, si echas una miradita a este enlace, podrás leer todo lo relativo al cultivo y explotación de esta deliciosa fruta ácida que ha encontrado su hábitat perfecto en nuestra zona.
Este helado ya lo publiqué en su día y el resultado fue optimo, puedes verlo si clickas aquí.
Repetí la misma receta porque era buena, pero utilicé cerezas de la zona y quise enriquecer agregando un poco de queso crema para conseguir una consistencia más cremosa, en cocina todo está permitido y sólo es cuestión de experimentar. Acerté plenamente como podéis ver, aunque no degustar... para eso tendrás que animarte a hacerlo!!!
Los beneficios de los helados caseros superan con creces a los comercializados. Su calidad debe medirse tanto  por sus ingredientes como por su proceso de de elaboración.
Normalmente se elaboran partiendo de leche, nata, huevos, frutas y algo de azúcar o miel... materias primas siempre de primera calidad.
Su elaboración es fácil, bastará con triturar la fruta, mezclar los ingredientes, montar o no la nata según nuestra opción y batir para agregar aire a la mezcla. Luego llevaremo al congelador... y en unas horas listo!!!
Los helados aportan proteínas de alto poder biológico, gran cantidad de calcio presente en la leche y la nata, aportan minerales y vitaminas gracias a la fruta y proporcionan energía debido al azúcar o miel presente en ellos. Contribuyen a refrescarnos e hidratarnos en días de calor excesivo y hasta dicen que ayudan a reducir el nivel de estrés.
Además, están hechos sin lactosa para que puedan degustar todos aquellos que son intolerantes.
Con todos estos beneficios... quien se resiste a ellos???


Ingredientes:
  • 250 gramos de mermelada de cerezas (receta personal aquí)
  • 100 gramos de queso crema (sin lactosa para intolerantes)
  • 400 gramos de nata (sin lactosa para intolerantes)
  • 200 ml. de leche (sin lactosa para intolerantes)
  • 1 cucharadas de miel (opcional pero evita que se cristalice el helado)


Elaboración a modo tradicional:

Ponemos la mermelada en un cazo y le agregamos la leche y la cucharada de miel. 

Llevamos al fuego, suave para que no se pegue.

Una vez esté disuelta la mermelada y la miel apartamos y dejamos enfriar. (foto 1)

Añadimos el queso crema y mezclamos con ayuda de una cuchara de palo o unas varillas. (fotos 2 y 3)

Montamos la nata como tengamos costumbre. Ya sabéis que para que monte bien debe estarla nata y el recipiente, muy frío. (foto 4)


Ponemos en un bol la mezcla de leche y mermelada y le vamos agregando, poco a poco la nata, con suave movimiento envolvente para evitar que se nos baje la nata. (foto 5)

Tapamos el bol con papel film y llevamos al congelador durante una hora. (foto 6)

Pasado ese tiempo lo sacamos y batimos con batidora de varillas.  (Este paso olvidé fotografiar)

Volvemos a llevar al congelador, volvemos a sacar cuando pase otra hora y volvemos a batir.

Este paso es importante puesto que se consigue airear la mezcla y que no se cristalice el helado. Es el paso que conseguimos si utilizamos la heladera.

Una vez hayamos seguido estos pasos por tres veces, dejamos durante unas horas en el congelador, hasta el momento de tomar.


Elaboración en heladera:

Ponemos la mermelada en un cazo y le agregamos la leche y la cucharada de miel. 

Llevamos al fuego, suave para que no se pegue.

Una vez esté disuelta la mermelada y la miel apartamos y dejamos enfriar. (foto 1)

Añadimos el queso crema y mezclamos con ayuda de una cuchara de palo o unas varillas. (fotos 2 y 3)

Montamos la nata como tengamos costumbre. Ya sabéis que para que monte bien debe estarla nata y el recipiente, muy frío. (foto 4)

Ponemos en un bol la mezcla de leche y mermelada y le vamos agregando, poco a poco la nata, con suave movimiento envolvente para evitar que se nos baje la nata. (foto 5)

Tapamos el bol con papel film y llevamos al congelador durante una hora. (foto 6)

Transcurrido este tiempo, sacamos y seguimos las instrucciones del fabricante de nuestra heladera:

La mía debe estar la cubeta bien fría, en el congelador desde 24 horas antes.

Echamos la mezcla en la cubeta y ponemos la heladera en marcha por un periodo de 30/40 minutos.

El sonido de la maquina te dirá cuando está listo.
Recomiendo no forzar mucho la maquina porque las palas podrían romperse, es preferible sacar un poco antes.

Una vez transcurrido este tiempo, llevamos al congelador hasta la hora de tomar.

Sacamos y decoramos a gusto... aunque no hace falta mucha decoración.


Entendéis ahora por qué dejé pequeños trocitos en la mermelada... me encanta la textura conseguida!!!




3 comentarios :

  1. que rico, tiene muy buena pinta, te quedado perfecto.
    saludossss

    ResponderEliminar
  2. Qué rico tiene que estar, bsts

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pintaza increible que rico!1beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme, contribuyendo así al beneficio de todos.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...