28 de junio de 2020

Helado cremoso de mermelada de higos


Los helados son una deliciosa forma de refrescarnos en los calurosos días de verano, sobre todo aquí en el sur, donde los termómetros alcanzan temperaturas  muy elevadas. También es una buena y deliciosa forma de  alimentarnos... quien dice que no???
Ningún alimento  puede considerarse beneficioso o perjudicial para la salud. Será la cantidad y la frecuencia, presente en nuestra dieta, las que determinarán si son más o menos favorables.
Particularmente pienso que todo lo que elaboremos en casa es sano... si se toma en la justa medida, claro!!!
Son pocos los helados que puedo disfrutar fuera de casa por mi intolerancia a la lactosa y por eso, desde que puedo encontrar productos exento de ella en establecimientos, yo misma me hago mis propios helados. Aunque no soy la única que los disfruta en casa porque a todos nos encantan.
Hay dos tipos de helados, los que están elaborados con base acuosa y los que están elaborados con base láctea.
Los helados de base acuosa contiene más agua, no contienen grasas, pero sí un elevado contenido en azúcares de absorción rápida.
Los helado de crema o base láctea si contienen grasa, pero tambien proteinas y aminoacidos esenciales, como el triptofano. Son una fuente de calcio, fósforo, magnesio, sodio y potasio y también contiene vitaminas del grupo A, B2 y B6.
Durante mucho tiempo, los helados, fueron considerados alimentos de poco valor nutritivo. Por fortuna se demostró que esto no era asi y, actualmente, están considerados como un complemento excelente en la dieta habitual. Por supuesto, como ya dije al principio, hay que tomarlos en su justa medida y nunca debemos abusar de ellos.
Hoy traigo la receta del un helado riquísimo que hice partiendo de una mermelada de higos que yo misma elaboré, pero la podéis adaptar a cualquier mermelada que tengáis en casa.
Me gusta hacer mermeladas con las frutas de temporada, solemos tomarla en tostadas para desayunos o para acompañar a los yogures naturales que también suelo elaborar. No acostumbro a hacer grandes cantidades, asi la ingesta de fruta es más variada.
Os dejo dos tipos de elaboración, la tradicional, a mano y con batidora de varillas, o usando nuestra querida y útil Thermomix.
También os dejo la opción de usar la heladera, aquellos que la podéis disfrutar, o sin ella, porque también podemos hacer ricos helados sin heladera.
Aunque, si no la tenéis, os la recomiendo... para hacer helados caseros, hay varias en el mercado... y a muy buenos precios!!!!


Ingredientes:
  • 250 gramos de mermelada de higos (mi receta personal puedes verla aquí)
  • 100 gramos de queso crema (sin lactosa para intolerantes)
  • 400 gramos de nata (sin lactosa para intolerantes)
  • 200 ml. de leche (sin lactosa para intolerantes)
  • 1 cucharadas de miel (opcional pero evita que se cristalice el helado)


Elaboración a modo tradicional:

Ponemos la mermelada en un bol y le agregamos la leche y la cucharada de miel, batimos para  incorporar ingredientes, bastará con unas simples varillas metálicas.

Añadimos el queso crema  y mezclamos con ayuda de las varillas.

El queso debe estar a temperatura ambiente. Así que sacaremos del frigorífico un rato antes de empezar.

Una vez esté disuelta la mermelada, el queso y la miel en la leche, reservamos la mezcla.

Montamos la nata como tengamos costumbre, yo utilizo batidora de varillas.

Ya sabéis que para que monte bien deben estar, la nata y el recipiente, muy fríos. 

En el bol, donde tenemos la mezcla, vamos agregando, poco a poco, la nata. Lo haremos con ayuda de una paleta de silicona o unas varillas metálicas. Lo haremos con suaves movimientos envolventes para evitar que se nos baje la nata.

Una vez esté todo mezclado tapamos el bol con papel film y llevamos al congelador durante una hora. 

Pasado ese tiempo lo sacamos y batimos con unas varillas metálicas o un simple tenedor. 

Volvemos a llevar al congelador, volvemos a sacar cuando pase otra hora y volvemos a batir.

Haremos este paso un total de tres veces o cuatro veces.

Este paso es importante puesto que se consigue airear la mezcla y que no se cristalice el helado. Es el paso que conseguimos si utilizamos la heladera.

Una vez hayamos seguido estos pasos lo dejamos en el congelador, hasta el momento de tomar.


Elaboración en Thermomix:

Ponemos en vaso la mermelada, la leche y la miel. Programamos 20 segundos / velocidad 2.
(Se trata de mezclar, no de batir.)

Añadimos el queso crema y volvemos a mezclar 20 segundos / velocidad 2.

El queso debe estar a temperatura ambiente. Así que sacaremos del frigorífico un rato antes de empezar.

Sacamos la mezcla del vaso, llevamos a un bol grande y reservamos. Lavamos el vaso.

Montad la nata como tengáis costumbre. 

Ya sabeis que la nata  debe tener un mínimo de 35% de materia grasa.

 El vaso y la nata deben estar bien fríos, recomiendo meter el vaso en el frigorífico o congelador durante unos minutos.

Se recomienda poner la mariposa en el vaso y verter la nata en él.
Programando velocidad 3 y medio /sin tiempo.

En mi caso estoy pendiente y cuando cambia el sonido es señal de que está lista.

Miramos por el bocal y vemos si es la consistencia deseada.

En el bol donde tenemos la mezcla de mermelada y el queso crema, vamos agregando, poco a poco, la nata.

Lo haremos con ayuda de una paleta de silicona o con unas varillas metálicas, y con suaves movimiento envolvente para evitar que se nos baje la nata. 

Una vez esté todo mezclado tapamos el bol con papel film y llevamos al congelador durante una hora. 

Pasado ese tiempo lo sacamos y batimos con unas varillas metálicas o un simple tenedor. 

Volvemos a llevar al congelador, volvemos a sacar cuando pase otra hora y volvemos a batir.

Haremos este paso un total de tres o cuatro veces.

Este paso es importante puesto que se consigue airear la mezcla y que no se cristalice el helado. Es el paso que conseguimos si utilizamos la heladera.

Una vez hayamos seguido estos pasos lo dejamos en el congelador, hasta el momento de tomar.



Si utilizamos heladera:

Una vez hayamos seguido los pasos anteriores (tanto en forma tradicional como en Thermomix) y tengamos lista la mezcla, tapamos el bol con papel film y llevamos al frigorífico durante cuatro horas.

Transcurrido este tiempo, sacamos y seguimos las instrucciones del fabricante de nuestra heladera.

La mía debe estar la cubeta bien fría, en el congelador, desde 24 horas antes.

Ponemos la heladera en marcha y vertemos la mezcla en la cubeta, por el bocal, un periodo de 30/40 minutos.

El sonido de la máquina te dirá cuándo está listo.

Recomiendo no forzar mucho la maquina porque las palas, que son de plástico, podrían romperse. Es preferible sacar un poco antes que arriesgarnos a que se rompa.

Una vez transcurrido este tiempo, el helado estará listo para tomar... o bien llevamos al congelador hasta la hora de tomarlo.


5 comentarios:

  1. Se ve delicioso Chony y la presentación que le has dado me encanta.
    Feliz comienzo de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, por compartir con COCINA MEDITERRÁNEA RECETAS, voy a intentar otra vez, comparto el resultado 🍦🍧🍦, je je, si me sale🙃

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta tan rica tiene, de buenas ganas me tomaba una copita de estas ahora mismo.

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa!!!, que ricura, con esos calores apetecen un montón !!!!!
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Una presentación muy profesional. Nunca he probado los higos, espero algún día llegar a probarlos. La receta se ve deliciosa.
    Saludos.

    Mi blog con recetas: https://ahomewithcare.blogspot.com

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!