Ir al contenido principal

Roscos de almendras y vino dulce de Malaga

 

Llega la Navidad, un tanto atípica este año, una Navidad diferente dicen muchos, pero no inexistente... al menos para mi!!
Me gustan estas celebraciones por lo que de familiares entraña. Me trae recuerdos de mi infancia, de mi barrio, de mi familia, de mis amigos. Días de descanso escolar, de comidas familiares, de elaborar dulces caseros, de risas infantiles, de villancicos y tocar la pandereta.... momentos entrañables que recuerdo con cariño y nostalgia!!!
Algunos familiares y amigos ya no están conmigo, sé que es ley de vida y, aunque esto me produce cierta tristeza, valoro mucho el legado que me dejaron. Los sentimientos compartidos, los recuerdos, los momentos vividos con alegría y amor. Por eso no dejo que mi Navidad sea triste... no es lo que ellos me enseñaron.
Yo quise transmitir ese mismo legado a mis hijos desde pequeños, el amor a la Navidad, a la familia, a las tradiciones. Espero haberlo conseguido porque es uno de los mayores regalos que la vida a mí me dio.
Entre esas tradiciones, como ya digo, se encuentran la  de elaborar ricos dulces caseros y navideños. Elaborarlos en familia, en las grises y frías tardes de lluvia. Meternos de lleno las manos en harinas, azúcar, en aroma a canela, a matalahuga o anís... en masas que luego darán forma a estos ricos manjares.
Este es, sin duda alguna, el dulce favoritos de mi hijo Pablo, los roscos de azúcar, como los llama él.
Pablo, mi peque, se encuentra muy lejos, en Canadá concretamente, con su hermana y su cuñado. Pero está bien y es feliz, madura y se me hace un hombre... aunque muy lejos de mamá. 
Quizás por eso, últimamente, no los elaboro mucho, me trae demasiada añoranza. 
Hoy vais a permitirme que dedique esta entrada a mi hijo Pablo, a mi hija Marta y a mi Javi (pareja de Marta) porque llevo muchas Navidades sin ellos. También quiero dedicarla a todos los jóvenes que por una razón u otra se encuentran lejos del hogar familiar. 
Este año, debido a la pandemia, mas que nunca necesitamos los afectos, el calor humano y, por desgracia, no lo tenemos. Para todos ellos y para los que, desde aquí, los queremos y añoramos tanto, vaya mi cariño más sincero y mis mejores deseos para una feliz Navidad.
Estos son los unos de los roscos más tradicionales y conocidos en nuestra provincia y no se por qué aun no estaba publicada su receta. Hace muchos años publiqué una receta pero con avellanas, receta que podéis ver si clicais aquí las fotos son muy malas pero prometo actualizar.
Años mas tarde la publiqué con cacahuetes, podéis ver la receta aquí también, pero los tradicionales, los de almendras nunca los publiqué, como ya digo, no sé por qué.
Están exentos de lactosa y os dejo dos versiones, la tradicional y en Thermomix. 
Os recomiendo hacer ésta cantidad, no son pocos ni demasiados, si os gustan hacéis mas...también  podéis ir probando los otros, a ver cual os gusta mas.
Como podréis observar es la misma receta que adapté a el fruto seco que tenia por casa. Otro día podíamos probarlos con anacardos o nueces de macadamia... claro que si...por que no??

Ingredientes:

  • 600 /700 gramos de harina de trigo normal
  • 250 gramos de manteca de cerdo
  • 125 gramos de azúcar molido
  • 250 gramos de vino dulce tipo Málaga (yo use de Manilva)
  • 125 gramos de almendras crudas (fritas y molidas)
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Azúcar molido para espolvorear


Elaboración a modo tradicional:

Ponemos la harina en la bandeja del horno y tostamos ligeramente, se trata solo de quitar la humedad. 

Damos vueltas con ayuda de una cuchara de palo  para que no se queme. 

Dejamos enfriar.

Una vez fría, con ayuda de las manos, vamos quitando los posibles grumos que se pudieron  formar.

Pulverizamos el azúcar con ayuda de un robot.

Freímos ligeramente las almendras con piel incluida. apartamos sobre papel absorbente y dejamos enfriar.

Pulverizamos el azúcar.

Una vez frías las almendras las trituramos con ayuda de un robot.

Ponemos en un bol grande la harina, ya tostada, en forma de volcán. 

Abrimos un hueco en el centro y añadimos el azúcar, molido previamente, las almendras también molidas, la manteca de cerdo, la canela y el vino.  

Poned solo 600 gramos de harina y segun veas la masa añades o no un poco mas.

Amasamos hasta obtener una masa homogénea, tapamos con un paño o papel film y llevamos al frigorífico durante unas horas.


Estiramos la masa con ayuda de un rodillo y dos trozos de papel vegetal.

Con ayuda de un cortapastas redondo y otro más pequeño haremos nuestros roscos, yo usé un cortapastas ondulado y un tapón de una botella.

 Los restos de masa, los extendemos de nuevo y formamos nuevos roscos.

Ponemos los roscos en la placa del horno, sobre papel vegetal.

Introducimos en el horno, previamente calentado a 180º,  calor arriba/abajo, unos 12 o 15 minutos, hasta que se doren ligeramente. Todo dependerá de las prestaciones de vuestro horno.


Al principio parecerá que aún no están hechos, pero endurecen algo al enfriar, tened cuidado que eso no os confunda y se os quemen.

Sacamos del horno una vez estén hechos, sacamos a una rejilla y  dejamos enfriar ligeramente.

Pasamos por el azúcar molida apenas atemperen. 


Yo suelo darle un primer baño de azúcar recién salen, luego los guardo y al otro día le doy una segunda pasada de azúcar. Si queréis menos azúcar solo tenéis que pasar una vez.

Se conservan bien si lo guardamos en una caja metálica bien abrigados.


Elaboración en Thermomix:

Ponemos la harina en la bandeja del horno y tostamos ligeramente, se trata solo de quitar la humedad. 

Damos vueltas con ayuda de una cuchara de palo  para que no se queme. 

Dejamos enfriar.

Una vez fría, con ayuda de las manos, vamos quitando los posibles grumos que se pudieron  formar.

Freímos ligeramente las almendras con la piel incluida. Apartamos sobre papel absorbente y dejamos enfriar.

Ponemos en el vaso el azúcar y trituramos 7 seg / vel. progresiva 5 - 10. Reservamos.

Ponemos igualmente las almendras y trituramos 7 seg. / vel. progresiva 5 - 10.

Agregamos al vaso, la harina tostada, el azúcar molido, la manteca, las almendras molidas, la canela y el vino. Amasamos 30 sg. / vel.6.

Poned solo 600 gramos de harina y segun veas la masa añades o no un poco mas.

Retiramos la masa del vaso, la envolvemos en papel film y llevamos al frigorífico durante unas horas.

Estiramos la masa con ayuda de un rodillo y dos trozos de papel vegetal.

Con ayuda de un cortapasta redondo y otro más pequeño haremos nuestros roscos, yo usé un cortapastas ondulado y un tapón  botella.

 Los restos de masa, los extendemos de nuevo y formamos nuevos roscos.

Ponemos los roscos en la placa del horno, sobre papel vegetal.

Introducimos en el horno, previamente calentado a 180º,  calor arriba/abajo, unos 12 o 15 minutos, hasta que se doren ligeramente. Todo dependerá de las prestaciones de vuestro horno.

Al principio parecerá que aún no están hechos, pero endurecen algo al enfriar, tened cuidado que eso no os confunda y se os quemen.

Sacamos del horno una vez estén hechos, sacamos a una rejilla y  dejamos enfriar ligeramente.

Pasamos por el azúcar molida apenas atemperen. 


Yo suelo darle un primer baño de azúcar recién salen, luego los guardo y al otro día le doy una segunda pasada de azúcar. Si queréis menos azúcar solo tenéis que pasar una vez.

Se conservan bien si lo guardamos en una caja metálica bien abrigados.



Comentarios

  1. Unos roscos que se salen de la foto de rico y con ese vino más todavía
    Besitos y feliz Navidad¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Que ricos, quien pudiera con lo que me gusta el dulce y no puedo.Felices fiestas y cuidaros mucho.Bsssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Bizcocho de mandarinas