Ir al contenido principal

Bund cake de batata o boniato y nueces


Los viernes normalmente son los días escogidos para hornear algo dulce para el fin de semana.
Hace mucho tiempo era mi día preferido de la semana, sobre todo por la tarde / noche. 
Ese día había catequesis para mis hijas y luego salíamos a dar una vuelta y comernos alguna chuchería porque el resto de la semana estaban vedadas. Los dulces que normalmente comían eran caseros, como podréis adivinar, pero ese día les permitía un pequeño capricho en forma de chocolatina, bombón o unas ricas patatas fritas de bolsa. 
Mas tarde después de una cena especial, ese día comíamos sándwiches, nos sentábamos en el salón para ver juntos la tele y tomarnos un trocito de bizcocho o tarta. Sin presiones de trabajo, sin tener que madrugar para el colegio, sin deberes por hacer, disfrutando de la compañía... solo puro placer!!!
Los sábados y domingos solíamos ir a visitar a las abuelas, pero esas tardes / noches eran solo y exclusivamente nuestras.
Pero antes, por la mañana, mientras ellos estaban en el colegio, yo elaboraba siempre un rico bizcocho de chocolate y coco, el preferido de todos, o una rica tarta de manzanas. (Si clicas en las letras naranjas te llevaran a las recetas)
Pero no creáis que solo elaboraba bizcocho o tarta ese día, en casa se hacían un día si y un día no. Siempre llevaban un trozo al colegio y hasta tenían que llevar para compartir con los amigos. 
Pero estos eran diferente, eran especiales, era el colofón perfecto para esas maravillosas veladas familiares de los viernes por la noche.
Luego se hicieron mayores y se fueron marchando, primero para estudiar y mas tarde para trabajar. Cambiaron las cosas, cambiaron las circunstancias, cambió el momento, cambió el lugar... y ese cambio afectó a todos y a todo... hasta a la forma de cocinar de mamá!!!
Ahora no hay un día concreto para hacer el bizcocho de chocolate y coco, la tarta de manzanas o cualquier otra cosa que se me pase por la cabeza. Ahora, aún más con la pandemia que nos asola, todos los días son iguales, aunque también todos tienen algo de diferentes.
Hace unos días tenia un boniato en el cesto de la fruta a punto de estropearse, tenia un molde nuevo y muchas ganas de estrenarlo, tenia este bizcocho en mi mente desde hace mucho y tenia tiempo mucho libre... así que no lo pensé, me lancé y me fui a por él. 
Es prácticamente la misma receta que elaboré hace un tiempo con  calabaza y chocolate, por eso sabia que no me fallaría. Está exento de lactosa y os dejo la forma de elaboración tradicional y en Thermomix.
No dejes que las circunstancias, los problemas o las vicisitudes de la vida te alejen de los pequeños placeres de la vida, disfruta con los tuyos del momento y date un pequeño capricho de vez en cuando... aunque sea en forma de bizcocho!!!

Ingredientes:

  • 150 /200 gramos de batata o boniato (ya cocido o asado)
  • 150 gramos de aceite de girasol 
  • 150 gramos de azúcar
  • 150 gramos de harina
  • 3 huevos tamaño L
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de bicarbonato
  • 1/2 sobre de levadura química
  • 50 /75 gramos de nueces troceadas


Elaboración a modo tradicional y en Thermomix:

Modo tradicional:

Podéis asar o cocer el boniato en casa, pero también podéis comprarlo, en muchas panaderías y pastelerías podéis encontrarlos ya asados. Recomiendo asado porque aporta mas sabor.

Se puede poner un poco de aromatizante, canela, limón o especias. Yo preferí no poner nada para no camuflar el sabor del boniato.

Lo primero es asar el boniato. Untamos con unas gotas de aceite y envolvemos en papel de aluminio. 

Ponemos sobre una bandeja y llevamos al horno con calor arriba y abajo /180º / durante unos 30 /40  minutos dependiendo siempre del tamaño. 

También podéis cocer, el resultado es el mismo, aunque el asado aporta un poco de más sabor.

Una vez asado sacamos y dejamos enfriar.

Una vez esté frío, cogemos la porción deseada y aplastaremos ligeramente con ayuda de un simple tenedor. Reservamos.

Ponemos los huevos en un bol con una pizca de sal y batimos enérgicamente unos minutos. 

Añadimos el azúcar y seguimos batiendo unos minutos más, hasta conseguir una mezcla espumosa, esta acción es mejor hacerla con batidora eléctrica de varillas. 

Añadimos el aceite y el boniato que tenemos reservado y batimos de nuevo hasta que quede una mezcla homogénea y de un bonito tono anaranjado. 

Mezclamos la harina, el bicarbonato, la levadura.

Cernimos la mezcla de harina sobre la mezcla que tenemos en el bol y removemos para aunar todo, con paleta de silicona o cuchara de palo, ya no necesitamos batidora.

Añadimos las nueces troceadas y removemos con una simple cuchara o paleta.

Engrasamos y molde y ponemos la mezcla en él. 

Llevamos al horno, previamente calentado a 180º con calor abajo. 

Una vez haya subido el bizcocho cambiamos a 170º y ponemos calor arriba y abajo para terminar de hornear.

El tiempo dependerá siempre de las prestaciones de nuestro horno, el mio es bastante potente y no es más de 30 minutos.

Terminada la cocción del bizcocho, sacamos y dejamos enfriar un poco. Ya sabéis que podéis pinchar con un palillo en el centro, si sale seco está listo.

Sacamos del molde y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


El resultado era el esperado, sabia que no  me podía fallar. Es un bizcocho suave y esponjoso con el toque crujiente de la nuez. El molde, como podéis observar es precioso.
Anímate  aprobarlo...sé que te gustará!!!


En Thermomix:

La elaboración es muy fácil y podéis aprovechar la cocción de otro plato para cocer el boniato al vapor o bien lo asáis en el horno. Yo recomiendo asado porque aporta más sabor. También podéis comprarlo ya asado.

Podéis poner un poco de aromatizante, canela, limón o especias. Yo preferí no poner nada para no camuflar el sabor del boniato.


Una vez cocido o asado y ya frío, cogemos la porción deseada y aplastaremos ligeramente con ayuda de un simple tenedor. Reservamos.

Ponemos en el vaso los huevos con una pizca de sal y el azúcar. Programamos 4 minutos / 37 º / velocidad 3 con mariposa.

Añadimos el aceite y el boniato reservado y batimos. Programamos 10 segundos / velocidad 4. 
Quedará una mezcla homogénea y con un bonito tono anaranjado.

Mezclamos la harina, el bicarbonato, la levadura y cernimos todo para airear.

Echamos al vaso la mezcla de harina. Programamos 10 segundos / velocidad 3 para mezclar. Esta vez sin mariposa.

Yo prefiero echar la mezcla en un bol y añadir la harina poco a poco, sin batir para que no se baje la mezcla, pero este paso lo dejo a vuestra elección.

Añadimos las nueces troceadas y removemos ligeramente.

Engrasamos y molde y ponemos la mezcla en él. 

Llevamos al horno, previamente calentado a 180º con calor abajo. 

Una vez haya subido el bizcocho cambiamos a 170º y ponemos calor arriba / abajo para terminar de hornear.

El tiempo dependerá siempre de las prestaciones de nuestro horno, el mio es bastante potente y no es más de 30 minutos.

Terminada la cocción del bizcocho, sacamos y dejamos enfriar un poco. Ya sabéis que podéis pinchar con un palillo en el centro, si sale seco está listo.

Sacamos del molde y dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.


El resultado era el esperado, sabia que no me podía fallar. Es un bizcocho suave y esponjoso con el toque crujiente de la nuez. El molde, como podéis observar es precioso.
Anímate  aprobarlo...sé que te gustará!!!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Galletas navideñas de mantequilla con sabor a mazapan

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Tarta de calabaza con chocolate y nueces para Hallowen

Roscos tradicionales de almendras de mi pueblo

Turrón de nata con nueces... vuelve a casa por Navidad!!!