Ir al contenido principal

Empanadillas tradicionales y caseras rellenas de calabaza y almendras


Tengo que reconocer que, desde que conozco esta receta de masa de empanadilla, es rara la vez que hago otra. Eso sí, suelo cambiar el relleno para ir probando otras opciones, como esta que hoy os traigo.
Esta vez utilicé estas calabazas que veis en la foto por tres razones. Porque fue un regalo de una amiga, porque tenía en mente, desde hace tiempo, probar con esta receta y porque pienso que, este tipo de calabazas, son más aptas para elaborar dulces. 
La  receta es prácticamente igual a la que ya compartí hace un tiempo, sólo que aquella estaba rellena de boniato, la receta podéis verla si clicais aquí.
La calabaza no es una  verdura, como muchos piensan, es una fruta con semillas en su interior.
Tiene una pulpa carnosa, con una piel firme, tersa y de un bonito color naranja en toda su amplia gama.
Contienen vitamina A, vitamina C, vitamina B, vitamina E y es rica en potasio. Es baja en calorías y rica en agua, apenas contiene hidratos de carbono, pero en cambio tiene poder saciante. Por todo ello es apta para dietas, para niños, para ancianos, para deportista y para todos en general.
Las calabazas pueden ser silvestres o cultivadas y, ambas, son de tamaño grande. Presentan una gran variedad de formas y tamaños, texturas, olores, colores y sabores. 
Como hay tantas variedades podemos decir que se cosechan a nivel mundial, aunque es en los climas cálidos y templados donde abundan más.
Hay dos tipos de calabaza, la de verano y la de invierno. 
La calabaza que podemos encontrar ahora es la de invierno, empezó su cosecha en octubre aproximadamente, y los tipos más destacados son la confitera, de zapallo y la banana entre otras. Por tener una piel algo más gruesa estas son las que más y mejor se conservan. 
Las de verano tienen la piel algo más suave al tacto y más brillante también y los tipos más destacados son la rondín, la bonetera y la espagueti, entre otras.
Su cáscara, una vez vaciada, se puede secar para, posteriormente, utilizar en ornamentación y también como utensilios. Su contenido, pulpa y semillas, se usa con fines gastronómicos, en elaboraciones saladas o dulces, en forma de bebidas e incluso para cosmética... como veis es un fruto muy versátil!!!
Volviendo a la receta, reconozco que jugué con ventaja, porque sabía que acertaría; el boniato y la calabaza son de sabor y texturas muy similares. Efectivamente asi fué, acerté plenamente, ha sido todo un éxito y para muestra basta con un botón. En este caso el botón viene en forma de fotos que siempre  dicen mucho de una receta, lastima que, por aquí, no podáis disfrutar de su olor y su sabor.
Aunque el invierno ya toca a su fin, aún podemos encontrar este tipo de calabaza en el mercado, y todavía se apetece encender horno, sobre todo si el día está como hoy, frío y lluvioso. Os dejo dos versiones de esta receta, la tradicional y la elaborada en Thermomix.
Así que, desde este humilde ricon de mi blog, te animo a que las pruebes... ya veras que te gustaran y serán un éxito también en tu casa!!!

Ingredientes para las empanadillas:

  • 250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 ml. de nata para repostería 
  • 500 gramos de harina común
  • 1 cucharadita de levadura química
  • Azúcar glas o molida para espolvorear
Ingredientes para el relleno:
  • 150 /200 gramos de calabaza cocida o asada 
  • 150 gramos de azúcar molida
  • 150 gramos de almendras crudas, con o sin piel, y molidas
  • Ralladura de limón (a gusto)
  • Un poco de canela (es opcional, yo no puse) 
Te dejo otras opciones de relleno, solo tiene que clicar en las letras naranjas y te llevara a ellas.




Elaboración tradicional y en Thermomix:

A modo tradicional elaboramos primero el relleno:

Lo primero será pelar la calabaza, trocearla y cocerla, también pueden ser asada. Yo opté por asarla porque creo que aporta más sabor.

Una vez cocida o asada (troceada) y ya fría trituramos con ayuda de un  simple tenedor.

En un bol ponemos el azúcar molido, las almendras también molidas y la ralladura de limón (sólo la parte amarilla, nada de blanco porque amargaría), podeis añadir algo de canela si es vuestra opción.

Esta vez usé almendras crudas con piel porque tenia muchas en casa, pero podéis poner sin piel también. 

Mezclamos todo y agregamos la calabaza ya triturada, volvemos a mezclar todo (con ayuda del mismo tenedor o bien involucramos directamente las manos) hasta obtener una masa homogénea.

Llevamos un rato al frigorífico para que endurezca un poco y tome más sabor.


Ahora viene la elaboración de la masa y el final del proceso:

En un bol ponemos la mantequilla, debe estar a temperatura ambiente, y aplastamos un poco con ayuda de un simple tenedor.

Agregamos la nata y batimos con ayuda de unas varillas metalicas o eléctricas.

Añadimos la harina junto con la levadura, previamente cernidas y mezclamos todo con ayuda de una cuchara de palo o silicona.

Al final involucramos las manos y amasamos un poco, tiene que quedar una masa suave, que se despegue bien de las paredes del bol.

Hacemos dos bolas, envolvemos en papel film y llevamos al frigorífico durante una media hora, mientras vamos limpiando y preparando todo para hornear.

Sacamos la masa del frigorífico y ponemos sobre un papel vegetal, cubrimos con otro y estiramos con ayuda de un rodillo.


Con ayuda de un cortapastas redondo cortamos porciones  y ponemos un poco de relleno sobre ellas.

Doblamos y sellamos las empanadillas, podéis hacerlo con ayuda de un tenedor.

Cubrimos con papel vegetal una bandeja de horno y ponemos las empanadillas.

Llevamos al horno, previamente calentado a 180º durante unos 10/12 minutos, con calor arriba y abajo. Siempre dependiendo de las prestaciones de nuestro horno.

Una vez estén doradas sacamos y dejamos enfriar un poco. No importa si las veis tiernas, endurecen un poco al enfriar, pero no pasaros con el horneado o se endurecerán demasiado.

Ponemos el azúcar molida en un plato y espolvoreamos las empanadillas con ella.


Un relleno delicioso con un sabor increíble, un éxito total... prueba superada!!!


En Thermomix elaboramos primero el relleno:

En el modo tradicional teneis un pequeño paso a paso, en fotos, que espero os sea de utilidad.

Lo primero será cocer la calabaza en el varoma aprovechando cualquier otra elaboración. Yo la puse asada porque creo que aporta más sabor.

Reservar y dejar que enfríe.

Ahora vamos a pulverizar el azúcar. El vaso debe estar bien seco y bastarán unos 20 /30 segundos en  velocidad progresiva 5-10.  Se nota cuando está lista porque sale una especie de polvillo por el bocal. Apartamos del vaso y reservamos.

Pulverizad tanto el azúcar que lleva el relleno como el que vais a necesitar para espolvorear las empanadillas. Esta última cantidad la puse un poco a ojo, unos 200 gramos, porque si me queda siempre la guardo para otras elaboraciones.

Sin lavar el vaso trituramos ahora las almendras, 15 segundos /velocidad progresiva 5-10. Si necesitase más tiempo podéis añadir unos segundos más, pero no triturar en exceso porque se forma una especie de pasta aceitosa.

Ponemos la calabaza troceada (cocida o asada) en el vaso junto con las almendras, el azúcar molido, la ralladura de limón, (solo la parte amarilla) y un poco de canela si es vuestra opción. Mezclamos todo 10 segundos / velocidad 4.

Sacamos del vaso, ponemos en un bol y llevamos un rato al frigorífico para que endurezca un poco y tome más sabor.

Ahora vamos con la masa y el final del proceso:

Ponemos la mantequilla en el vaso y batimos unos 10 segundos / velocidad 4.

Añadimos la nata y volvemos a batir otros 10 segundos /  velocidad 4.

Cuando estén ambas integradas añadimos la harina y la levadura previamente cernida. 
Amasamos unos 10 segundos / velocidad 7 o hasta que veamos que está bien amasada y se despega del vaso. Quedan como bolitas de masa.

Sacamos la masa del vaso y hacemos dos bolas, envolvemos en papel film y llevamos al frigorífico durante una media hora, mientras vamos limpiando y preparando todo para hornear.

Sacamos la masa del frigorífico y ponemos sobre un papel vegetal, cubrimos con otro y estiramos con ayuda de un rodillo.

Con ayuda de un cortapastas redondo cortamos porciones  y ponemos un poco de relleno sobre ellas.

Doblamos y sellamos las empanadillas, podéis hacerlo con ayuda de un tenedor.

Cubrimos con papel vegetal una bandeja de horno y ponemos las empanadillas.

Llevamos al horno, previamente calentado a 180º durante unos 10/12 minutos, con calor arriba y abajo. Siempre dependiendo de las prestaciones de nuestro horno.

Una vez estén doradas sacamos y dejamos enfriar un poco. No importa si las veis tiernas, endurecen un poco al enfriar, pero no pasaros con el horneado o se endurecerán demasiado.

Ponemos el azúcar molida en un plato y espolvoreamos las empanadillas con ella.


Anímate a hacerlas... te garantizo el resultado!!!



Comentarios

  1. Buenos días Choni
    No acostumbro a hacer empanadillas, creo recordar que una o dos veces las habré hecho.
    Leyendo tu entrada y viendo las fotografías, la verdad que me han entrado ganas de ponerme a hacer empanadillas. Veo que eres fiel a la masa, eso es que es la mejor. Así que ya he guardado la receta, seguro que encontraré el momento para hacerlas.
    El relleno es delicioso, imagino el festín que fue probar estas empanadillas.
    Gracias por las recetas, tanto en Thermomix y tradicionalmente.
    Un saludo,
    Que pases un bonito fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Buenas tarde Choni,te aseguro que las voy hacer ,te han quedado unas maravillosas empanadillas y el relleno me disloca
    besitos miles bonita ¡¡

    ResponderEliminar
  3. madre mía, no he hecho nunca empanadillas dulces pero de verdad que estas tengo que hacerlas, menuda maravilla!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios, me motivan y animan a superarme.
Puede que no responda a todos vuestros comentarios, lo siento, pero es sólo por falta de tiempo.
Acepto con gusto tus críticas... siempre y cuando sean constructivas!!!

Entradas populares de este blog

Tarta mousse de fresas

Llega la primavera y con ella llega la temporada de fresas, una de mis frutas preferidas. Son tantas las recetas que se pueden elaborar partiendo de esta exquisita fruta que seria imposible de enumerar ya que vale tanto para recetas dulces como para saladas. Esta vez me decidí por una tarta tipo mousse, una tarta fresquita, de las que no necesitan horno y con la que triunfaras seguro. Es una de esas tartas que vienen ideal para tomar como postre... un bocado dulce y sabroso con el que poner el punto final a una buena comida!!!

Roscos fritos de Semana Santa con naranja y aroma a azahar

Quienes me conocen saben que no soy persona de hermandades, cofradías, tronos ni imágenes. Vivo mi religión a mi manera, no mejor ni peor que otros, siempre consecuente con mis ideas y mi forma de ser. Pero tengo mucho respeto a las tradiciones, la cultura de nuestro pueblo, y la Semana Santa es una muestra de ellas. Me gusta ver las procesiones, los tronos por las calles, el esfuerzo y el sudor de esos costaleros o portadores. Me gusta por todo lo que conlleva consigo en cuanto a sentimientos. Me encanta ver las calles llenas de gente en la noche, los olores a incienso y cera sobre el asfalto. El olor que desprende los naranjos que se alzan erguidos enfilando las calles por donde pasarán nuestros titulares. El clima cálido que se respira en sus calles, a pesar de que algunas veces haga un poco de frío. El silencio solo perturbado por el sonido de los tambores, las campanas o la voz del capataz dando ánimos a sus hombres al grito de : ¡¡Al cielo con el!!! Son tradiciones qu

Tarta mousse de limón en horno

Esta es la tarta que me auto-regalé para el dia de la madre. Se trata de una deliciosa tarta de limon con base de pasta flora o masa quebrada. La original lleva base de galletas, pero me gusta más este otro tipo de bases y opté por ella. Las tarta tipo queso o mousse son de mis favoritas, por lo refrescante que suelen ser. Eso las  convierte en postres ideales para finalizar una buena comida familiar...sea ésta especial o no!! El limón es un ingrediente indispensable en mi cocina y está presente en muchas de mis elaboraciones, bien como ingrediente o a modo de aliño. Mi familia suele poner limón a todo y, por supuesto, las tartas elaboradas con éste ingrediente son un éxito asegurado en casa. La verdad es que esta vez no me arriesgué mucho... sabía de antemano que acertaría... y así fue!!!

Postre rico de manzanas con vino dulce de Málaga y aroma de canela

Uno de los postres más tradicionales que quizás conozcamos es nuestra popular compota de frutas. Aunque normalmente suele hacerse triturada, yo las prefiero en trozos grandes y la tomo como postre. Esta vez la probaremos con manzanas, un toque de vino dulce de la zona y un ligero aroma de canela. En invierno suelo elaborarla mucho y es parte de mi cena en más de una ocasión. Si prefieres usarla para rellenos solo tienen que triturar un poco una vez esté hecha. Es una de esas  recetas fáciles y tradicionales, heredadas de madres o abuelas, que suelen traer tantos y tan buenos recuerdos de otros tiempos a nuestra mente. Tiempos donde pocos postres podíamos comer, a menos que no lo elaborasen en casa, y nuestro repertorio o abanico de posibilidades era muy limitado. Fundamentalmente porque no existía la comercialización que hoy conocemos y porque tampoco existían los hornos caseros; asi que todo se preparaba en el fuego o nos limitabamos a comer la fruta de temporada que hubiese en esa es

Cazuela malagueña de fideos con almejas y gambas

Esta es otra tradicional receta andaluza y malagueña, una receta de mi precioso pueblo blanco, costero, campero y marinero. Hoy voy a hablaros de  la cazuela de "fideos guisaos", una receta tradicional, como ya digo, heredada de madres a hijas durante años, una receta que nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas porque estaba presente en nuestro menú diario. Hay quien la hace con carne pero, normalmente, se elabora con pescado o mariscos... a mi, particularmente, me gusta más así!!!

Masa madre para elaborar bizcochos

Son ya varios los bizcochos que hemos publicados con masa madre y sois muchos también los que preguntáis por ella y como conseguirla. Para comenzar os diré que conozco la masa madre desde hace muchos años. Fue mi tía Mari quien me dio a conocer la historia de la masa y quien quiso compartirla conmigo, supongo que por aquello que dicen que da suerte, salud y fortuna a quien la comparte y a quien la recibe. Todos habréis oído hablar del famoso bizcocho elaborado con esta masa madre, conocido como el bizcocho de las madres Carmelitas, bizcocho del padre Pio o bizcocho de la suerte y la fortuna. Si entráis en la red seguro que encontrareis mil y una historias referente a esta leyenda y su cadena.

Delicioso flan casero de huevos y calabaza

    Esta demostrado que la mejor forma de terminar una buena comida es con algo dulce en forma de postre, ya sean tartas, flanes, helados o fruta fresca de temporada...es el colofón perfecto!!! Yo, sin duda alguna, me inclino siempre por los flanes caseros, aportan ese toque dulce tan tradicional y hogareño y no suelen ser muy pesados. Mi marido, sin embargo, se inclina más por los helados por acabar con esa sensación refrescante, todo esta permitido porque es cuestión de gustos. Este que hoy os traigo es un flan casero de huevos, mis favoritos, a los que he añadido un ligero toque de calabaza y especias para aportar un poco de más sabor o, mejor dicho, por aportar un sabor diferente. La calabaza podéis ponerla cocida o asada, como os venga mejor, yo opté por la asada porque tiene un sabor algo más dulce y almibarado. Las propiedades de las calabazas son innumerables, especialmente las variedades de otoño invierno, que son las que ahora mismo encontramos en nuestros mercados. Contienen